SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Peyote (Lophophora spp.)

Peyote (Lophophora spp.)

Resumen:

Lophophora williamsii, conocido también como peyote, se encuentra principalmente en las regiones secas desde el centro de México, hasta Texas, especialmente en regiones a lo largo del Río Grande. El peyote se utiliza comúnmente en rituales y como un alucinógeno (debido a su contenido de mescalina). En 1990, la Corte Suprema de EE.UU. emitió un fallo en el que los estados podían prohibir el uso del peyote para propósitos religiosos. Aunque el peyote es ilegal, el cactus Doña Ana y las variedades Coryphantha macromeris (Engelm.) Br. y R. y su variedad runyonii (Br. y R.) L. Benson se promueven como agentes naturales y sicodélicos legales, los cuales tienen alrededor de una quinta parte de la potencia del peyote.

A la fecha no existen ensayos clínicos disponibles que investiguen el uso del peyote para cualquier indicación; sin embargo, las investigaciones preliminares sobre el peyote no han encontrado deficiencias cognitivas de largo plazo, aunque se requieren estudios adicionales para ofrecer conclusiones definitivas sobre la seguridad del peyote.

Algunos expertos creen que el uso apropiado de una sustancia sicoactiva como el peyote, dentro de un contexto espiritual o clínico, ayuda a liberar a una persona de los efectos adversos de su adicción a otras sustancias y por tanto, los restituye como miembros funcionales de su comunidad o grupo.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Alcoholismo, alucinógeno, inmunomodulador, tumor.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en personas con alergias reconocidas o hipersensibilidad al peyote, la mescalina o a los miembros de la familia de las cactáceas.

Efectos secundarios y advertencias

La evidencia disponible es limitada para describir los efectos adversos del peyote. Debido a la actividad alucinógena del peyote, se han reportado casos de sicosis. El uso ritualístico del peyote no parece causar deficiencias cognitivas de largo plazo, aunque se requieren mayores estudios para aclarar tales hallazgos.

Debe utilizarse con precaución en pacientes con trastornos mentales porque el peyote puede inducir episodios sicóticos.

Debe utilizarse con precaución en pacientes con presión arterial alta o baja, debido al efecto potencial de la mescalina de alterar la presión arterial.

Debe evitarse en pacientes embarazadas o lactantes debido a que puede causar anormalidades fetales.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso del peyote en mujeres embarazadas o lactantes debido a la insuficiencia de datos en humanos. La mescalina, un ingrediente del peyote que ha sido asociada a malformaciones congénitas, puede traspasar la placenta.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Se considera que los alcaloides bioquímicos comunes en los cactus peyote son similares farmacológicamente a los alcaloides derivados de la neuroamina que se encuentran en el cerebro durante una intoxicación con alcohol; se recomienda precaución cuando se toma peyote con alcohol.

Los extractos de peyote pueden regular la presión arterial, aunque el significado clínico de esto aún no se conoce; se recomienda precaución en pacientes que toman agentes que pueden alterar la presión arterial.

El peyote puede estimular los linfocitos y los leucocitos; se recomienda precaución cuando se toma con inmunomoduladores debido a los posibles efectos acumulativos.

La cloropromazina puede afectar la disposición de la 8- 14 C-mescalina en el cerebro fetal y materno, así como en el hígado. Se recomienda precaución a las personas que toman peyote junto con fenotiazinas.

Debido a los efectos alucinógenos del peyote, su uso combinado con otros sicoactivos pueden causar efectos acumulativos; se recomienda precaución en pacientes con trastornos mentales.

El peyote puede aumentar la somnolencia que causan algunos medicamentos.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

En teoría y debido a los efectos alucinógenos del peyote, su uso combinado con otras hierbas o suplementos sicoactivos puede causar efectos acumulativos; se recomienda precaución en pacientes con trastornos mentales.

Los extractos de peyote pueden regular la presión arterial, aunque el significado clínico de esto aún no se conoce; se recomienda precaución en pacientes que toman hierbas o suplementos que también puedan alterar la presión arterial.

El peyote puede estimular los linfocitos y los leucocitos; se recomienda precaución cuando se toma peyote junto con hierbas o suplementos inmunomoduladores debido a los posibles efectos acumulativos.

El peyote puede aumentar la somnolencia que causan algunas hierbas o suplementos.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso del peyote en adultos.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso del peyote en niños.

Referencias:

  • Bullis RK. Swallowing the scroll: legal implications of the recent Supreme Court peyote cases. J Psychoactive Drugs 1990;22(3):325-332.
  • Calabrese JD. Spiritual healing and human development in the Native American church: toward a cultural psychiatry of peyote. Psychoanal Rev 1997;84(2):237-255.
  • Carod Artal FJ. [Neurological syndromes associated with the ingestion of plants and fungi with a toxic component (II). Hallucinogenic fungi and plants, mycotoxins and medicinal herbs]. Rev Neurol 5-16-2003;36(10):951-960.
  • de Rios MD, Grob CS, Baker JR. Hallucinogens and redemption. J Psychoactive Drugs 2002;34(3):239-248.
  • Fickenscher A, Novins DK, Manson SM. Illicit peyote use among American Indian adolescents in substance abuse treatment: a preliminary investigation. Subst Use Misuse. 2006;41(8):1139-1154.
  • Franco-Molina M, Gomez-Flores R, Tamez-Guerra P, et al. In vitro immunopotentiating properties and tumour cell toxicity induced by Lophophora williamsii (peyote) cactus methanolic extract. Phytother Res 2003;17(9):1076-1081.
  • Gilmore HT. Peyote use during pregnancy. S D J Med 2001;54(1):27-29.
  • Halpern JH, Sherwood AR, Hudson JI, et al. Psychological and cognitive effects of long-term peyote use among Native Americans. Biol Psychiatry 10-15-2005;58(8):624-631.
  • Hashimoto H, Clyde VJ, Parko KL. Botulism from peyote. N Engl J Med 7-16-1998;339(3):203-204.
  • Henry JL, Epley J, Rohrig TP. The analysis and distribution of mescaline in postmortem tissues. J Anal Toxicol 2003;27(6):381-382.
  • Huttlinger KW, Tanner D. The Peyote way: implications for Culture Care theory. J Transcult Nurs 1994;5(2):5-11.
  • Lu BY, Woofter C, Escalona R. A case of prolonged peyote-induced psychosis resolved by sleep. J.Clin Psychiatry 2004;65(10):1433-1434.
  • Nolte KB, Zumwalt RE. Fatal peyote ingestion associated with Mallory-Weiss lacerations. West J Med 1999;170(6):328.
  • Padula PA, Friedmann LW. Acquired amputation and prostheses before the sixteenth century. Angiology 1987;38(2 Pt 1):133-141.
  • Schwartz RH. Mescaline: a survey. Am Fam Physician 1988;37(4):122-124.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad