Quantcast

Publicidad

Editar mi perfil

DMSO (dimetil sulfóxido)

Resumen:

El dimetil sulfóxido (C2H6OS), o DMSO, es un compuesto orgánico que contiene sulfuro. El DMSO ocurre de forma natural en vegetales, frutas, granos y productos animales. Se sintetizó por primera vez en 1866 como un sub-producto de la manufactura del papel. El interés terapéutico en el producto empezó en 1963. Se reportó que el DMSO penetra a través de la piel y produce analgesia, disminuye el dolor y promueve la cicatrización del tejido. El DMSO está disponible tanto para uso medicinal como no medicinal. El uso clínico más importante del DMSO es para aliviar los síntomas de la cistitis intersticial.

Se han reportado efectos tóxicos potenciales para el lente del ojo en animales aunque no se han observado efectos en humanos. La aplicación tópica se ha asociado con rojez e inflamación de la piel y se ha reportado un sabor y olor a ajo en el aliento.

Se ha usado el DMSO para tratar la amiloidosis, úlceras diabéticas, extravasación, gastritis erosiva y prevención de isquemia en colgajos quirúrgicos, pero se carece de ensayos clínicos bien diseñados. Dada la evidencia científica limitada, se requiere más investigación para saber si el DMSO proporciona un tratamiento efectivo de pacientes con lesión cerrada en la cabeza, herpes zoster, tendopatías y síndrome de dolor regional complejo.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Infección de herpes aguda, enfermedad de Alzheimer, quemaduras, cáncer, lesión cerrada en la cabeza, colitis, síndrome complejo de dolor regional, fibromialgia, cálculos en la vesícula, colesterol alto, dolor muscular, pancreatitis, esquizofrenia, lupus sistémico eritematoso, tuberculosis.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Cistitis intersticial (infección crónica de la vejiga) (B)

    El DMSO intravesical está aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) para la cistitis intersticial cuando lo administra un profesional de la salud calificado. El DMSO puede funcionar cuando otros tratamientos han fallado.

  • Amiloidosis (C)

    El DMSO podría cambiar el curso de la amiloidosis si el tratamiento inició temprano. Sin embargo, no hay mucho apoyo científico para esta afirmación.

  • Anestesia (para remoción de cálculos en el riñón y la vesícula) (C)

    La litotripsia extracorporal por onda de choque (ESWL, en inglés) se usa algunas veces para desintegrar los cálculos del riñón o de la vesícula de manera que puedan eliminarse en la orina. El tratamiento con DMSO puede ayudar a reducir el dolor del tratamiento ESWL. Igualmente, los efectos diuréticos, anti-inflamatorios, de relajante muscular y de eliminación del radical hidróxilo también pueden ser benéficos para pacientes sometidos a ESWL. Sin embargo, se requiere más investigación en esta área.

  • Úlceras diabéticas (C)

    Actualmente, no existe suficiente evidencia científica disponible para recomendar, a favor o en contra, el uso tópico del DMSO para las úlceras diabéticas.

  • Extravasación (medicamento que se sale fuera de la vena) (C)

    El DMSO aplicado a la piel puede prevenir la muerte del tejido después de la extravasación de agentes anti-cáncer. Se puede aplicar solo o con esteroides. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

  • Gastritis (C)

    Cuando se usa con medicamentos que bloquean el ácido (como la ranitidina), el DMSO puede ayudar a tratar la gastritis. Se necesita más investigación antes de poder recomendar este tratamiento.

  • Herpes zoster (culebrilla) (C)

    El DMSO puede ayudar a tratar el herpes zoster. Este tratamiento puede funcionar incluso mejor cuando se usa con el medicamento idoxuridina. Se necesita más investigación antes de poder hacer una recomendación.

  • Enfermedad inflamatoria de la vejiga (C)

    El DMSO puede aliviar los síntomas de la enfermedad inflamatoria de la vejiga. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

  • Presión intracraneal (C)

    El DMSO puede ayudar a tratar la presión alta en el cráneo (aumento de presión intracraneal), pero la mayoría de las investigaciones son vagas y con resultados contradictorios. Los riesgos podrían ser mayores que los beneficios potenciales.

  • Úlceras por presión (prevención) (C)

    Con base en investigaciones iniciales, la terapia de masaje con una crema de DMSO no parece prevenir de manera efectiva las úlceras por presión (también llamadas úlceras de decúbito). Se necesita más investigación con DMSO usado de manera Independiente.

  • Distrofia simpática refleja (C)

    Se han realizado pocas investigaciones para ver si el DMSO ayuda a la distrofia simpática refleja. Se necesitan más estudios en esta área antes de poder tomar una decisión.

  • Artritis reumatoide (C)

    Aplicar DMSO a la piel puede ayudar con la artritis reumatoide. Se necesitan más estudios antes de poder sacar una conclusión.

  • Isquemia de colgajo quirúrgico cutáneo (C)

    Un ensayo indica que el DSMO mejora la falta de flujo sanguíneo (isquemia) en los colgajos quirúrgicos. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

  • Tendinopatías (C)

    Un ensayo doble ciego, aleatorio, controlado que evaluó el DMSO para las tendinopatías agudas encontró un efecto positivo. No se pueden hacer conclusiones sin ensayos adicionales.

  • Escleroderma (D)

    El DMSO no parece ayudar a tratar la escleroderma y por lo tanto no se recomienda.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Las personas con alergia o hipersensibilidad conocidas al DMSO deben evitar su uso.

Efectos secundarios y advertencias

Las reacciones de la piel son los efectos secundarios más comunes con la administración tópica (aplicada en la piel) y por lo general son reversibles después de descontinuar el medicamento. Se ha reportado eritema (enrojecimiento de la piel), prurito (picazón), ardor, sequedad, escamas, ampollas, dermatitis y ronchas. Se han reportado también casos de dolor de cabeza, mareo, sedación y agitación. Se han reportado encefalopatía, apoplejía y ataque al corazón después de que se usara DMSO en transplantes de células madre.

Se recomienda usarse con precaución en pacientes con malignidades del tracto urinario y disfunción hepática (hígado) y renal (riñón). Un ensayo clínico reportó una mayor urgencia de orinar, disuria (dificultad o dolor al orinar), hematuria (sangre en la orina) y decoloración de orina roja.

Se han reportado casos de náuseas, vómito, estreñimiento, halitosis (mal aliento), sabor a ajo y diarrea. Se han reportado otros efectos adversos que incluyen anorexia, síntomas similares a la influenza, enrojecimiento facial por la administración intravenosa y presión arterial baja resultante del uso tópico. Se han reportado efectos negativos en los conteos de células sanguíneas como eosinofilia y hemólisis como resultado de la administración intravenosa (dentro de la vena). Según el reporte de un caso, se padeció una convulsión después de una infusión de células madre preservadas con dimetil sulfóxido.

Embarazo y lactancia

No se recomienda debido a la falta de datos disponibles.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El uso de DMSO con sulindac (Clinoril®) puede causar neuropatía periférica. Los estudios en animales han reportado que la acción del sulindac podría disminuir con DMSO. Aunque se carece de datos en humanos, se debe evitar esta combinación de medicamentos.

Interacciones con hierbas y suplementos

Información insuficiente disponible.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

La administración de DMSO en la vejiga (intravesical) está aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) para la cistitis intersticial cuando la realiza un profesional de la salud calificado.

No existe una dosis efectiva probada del DMSO para otras afecciones. El DMSO se ha tomado por boca en dosis entre 7 y 15 gramos diarios. Se han aplicado sobre la piel varias soluciones que oscilan entre 10-100% de DMSO. También se han usado cremas y geles de DMSO.

Niños (menores de 18 años)

No existe suficiente información científica disponible para recomendar el uso seguro de DMSO en niños.

Referencias:

  • Barker SB, Matthews PN, Philip PF, et al. Prospective study of intravesical dimethyl sulphoxide in the treatment of chronic inflammatory bladder disease. Br J Urol 1987;59(2):142-144.
  • Bauwens D, Hantson P, Laterre PF, et al. Recurrent seizure and sustained encephalopathy associated with dimethylsulfoxide-preserved stem cell infusion. Leuk Lymphoma 2005 Nov;46(11):1671-4.
  • Bertelli G, Gozza A, Forno GB, et al. Topical dimethylsulfoxide for the prevention of soft tissue injury after extravasation of vesicant cytotoxic drugs: a prospective clinical study. J Clin Oncol 1995;13(11):2851-2855.
  • Chen-Plotkin AS, Vossel KA, Samuels MA, et al. Encephalopathy, stroke, and myocardial infarction with DMSO use in stem cell transplantation. Neurology 2007 Mar 13;68(11):859-61.
  • Dawson TE, Jamison J. Intravesical treatments for painful bladder syndrome/ interstitial cystitis. Cochrane Database Syst Rev 2007 Oct 17;(4):CD006113.
  • Demir E, Kilciler M, Bedir S, et al. Comparing two local anesthesia techniques for extracorporeal shock wave lithotripsy. Urology 2007 Apr;69(4):625-8.
  • Duimel-Peeters IG, J G Halfens R, Ambergen AW, et al. The effectiveness of massage with and without dimethyl sulfoxide in preventing pressure ulcers: a randomized, double-blind cross-over trial in patients prone to pressure ulcers. Int J Nurs Stud 2007 Nov;44(8):1285-95.
  • Karaca M, Bilgin UY, Akar M, et al. Dimethly sulphoxide lowers ICP after closed head trauma. Eur J Clin Pharmacol 1991;40(1):113-114.
  • Kingery WS. A critical review of controlled clinical trials for peripheral neuropathic pain and complex regional pain syndromes. Pain 1997;73(2):123-139.
  • Kneer W, Kuhnau S, Bias P, et al. [Dimethylsulfoxide (DMSO) gel in treatment of acute tendopathies. A multicenter, placebo-controlled, randomized study]. Fortschr Med 1994;112(10):142-146.
  • Olver IN, Aisner J, Hament A, et al. A prospective study of topical dimethyl sulfoxide for treating anthracycline extravasation. J Clin Oncol 1988;6(11):1732-1735.
  • Ozkaya-Bayazit E, Kavak A, Gungor H, et al. Intermittent use of topical dimethyl sulfoxide in macular and papular amyloidosis. Int J Dermatol 1998;37(12):949-954.
  • Rademaker-Lakhai JM, van den BD, Pluim D, et al. A Phase I and pharmacological study with imidazolium-trans-DMSO-imidazole-tetrachlororuthenate, a novel ruthenium anticancer agent. Clin Cancer Res 2004;10(11):3717-3727.
  • Takeda T, Kozakai N, Ikeuchi K. Localized amyloidosis of the bladder treated effectively by occlusive dressing technique therapy using Dimethyl sulfoxide (DMSO): two case reports] ippon Hinyokika Gakkai Zasshi 2005 Nov;96(7):705-8.
  • Zuurmond WW, Langendijk PN, Bezemer PD, et al. Treatment of acute reflex sympathetic dystrophy with DMSO 50% in a fatty cream. Acta Anaesthesiol Scand 1996;40(3):364-367.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo