SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cromo (Cr)

Cromo (Cr)

Resumen:

El cromo es un elemento de traza esencial que existe naturalmente en estados trivalentes y hexavalentes. El cromo trivalente (cromo/Cr III), comúnmente presente en alimentos y suplementos, parece tener muy baja toxicidad y un amplio margen de seguridad. Por otra parte se sabe que el cromo hexavalente (óxido de cromo, cromato) es una toxina conocida y la exposición ocupacional en el largo plazo al mismo puede acarrear problemas de la piel, perforación del septum nasal y cáncer de pulmón.

Aunque se ha indicado el cromo como tratamiento contra muchas afecciones, no existe información suficiente para ofrecer recomendaciones firmes en este momento. El cromo se encuentra disponible en múltiples formas tales como levadura enriquecida con cromo o el picolinato de cromo. Los efectos del cromo se han estudiado tanto en el corto, como en el largo plazo. El picolinato de cromo es el producto sintético de cromo que más se ha estudiado y comúnmente se promueve para disminuir de peso, aunque no existe evidencia que respalde este uso.

Las personas con diabetes deben recibir vigilancia estricta cuando toman cromo porque puede alterar los niveles de azúcar en la sangre.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acné, antioxidante, desempeño atlético, hipotiroidismo, glaucoma, migrañas, síndrome premenstrual, psoriasis, síndrome de Turner.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre) (B)

    Se ha estudiado el cromo para el tratamiento de la diabetes y el azúcar alto en la sangre. También puede ayudar a regular el azúcar en la sangre en pacientes con trastornos de azúcar bajo en la sangre. Se requiere investigación adicional en esta área para ofrecer recomendaciones definitivas.

  • Síndrome de ovario poliquístico (tolerancia a la glucosa) (B)

    El picolinato de cromo puede ayudar a mejorar la tolerancia a la glucosa en mujeres con síndrome de ovario poliquísitico. Sin embargo, el cromo no parece alterar las hormonas. Se requiere investigación adicional para confirmar tales hallazgos.

  • Trastorno bipolar (C)

    La evidencia es insuficiente para recomendar el cromo para el trastorno bipolar.

  • Pérdida ósea (mujeres post-menopáusicas) (C)

    La evidencia es insuficiente para ofrecer recomendaciones a favor o en contra del uso del cromo para el tratamiento de la reabsorción ósea en mujeres post-menopáusicas.

  • Enfermedad cardiovascular (C)

    Se ha establecido una relación entre los niveles altos de cromo en la sangre y un menor riesgo de enfermedad de la arteria coronaria (taponamiento de arterias en el corazón). Debe usarse el cromo con precaución debido al posible aumento en la presión arterial. Se requiere investigación adicional para ofrecer respuestas definitivas.

  • Función cognitiva (C)

    La evidencia preliminar indica que el picolinato de cromo puede mejorar la función cognitiva en los ancianos. Se requiere investigación adicional en esta área.

  • Depresión (C)

    La evidencia preliminar demuestra que el picolinato de cromo puede mejorar los síntomas de depresión en personas con depresión atípica. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer una recomendación.

  • Diabetes mellitus (C)

    Se ha estudiado el cromo para anormalidades del azúcar en personas con diabetes tipo 1 y 2, así como en poblaciones de riesgo. Algunos estudios indican que la ingestión de cromo por boca puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre, mientras que otros estudios no muestran efectos. Algunas investigaciones indican que el cromo puede mejorar los síntomas de hipoglucemia (azúcar bajo en la sangre). Se requieren mejores estudios para ofrecer recomendaciones en firme.

  • Colesterol alto (C)

    Los estudios indican resultados contradictorios en el uso del cromo para el tratamiento del colesterol alto. Unos pocos estudios indican que el cromo puede disminuir el colesterol, mientras que otros no muestran efectos. Muchos textos y expertos en medicina natural no recomiendan el cromo para el tratamiento del colesterol alto, en lugar de otras terapias más probadas.

  • Inmunosupresión (C)

    La combinación de cromo y cobre puede tener efectos potenciales en la supresión del funcionamiento inmunológico. Se requiere investigación adicional para confirmar estos resultados.

  • Enfermedad de Parkinson (C)

    Se ha estudiado el cromo en relación a sus efectos protectores contra la enfermedad de Parkinson; se le utiliza en multivitamínicos antioxidantes. Sin embargo, la evidencia científica en humanos en esta área es escasa por lo que se requieren estudios adicionales.

  • Esquizofrenia (C)

    La evidencia preliminar indica que la suplementación de cromo no tiene efectos en el estado mental y peso corporal de personas con esquizofrenia. Se requiere investigación adicional.

  • Obesidad/pérdida de peso (F)

    Se ha estudiado el cromo por su capacidad para el tratamiento de la obesidad pero en general, los resultados no demuestran beneficios. Aunque el cromo puede ayudar a mejorar la masa muscular del cuerpo (al reducir la grasa y aumentar el músculo), no parece tener efectos en la pérdida de peso en general.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en pacientes con alergia o hipersensibilidad conocidas al cromo. Las personas con alergias al cromato o al cuero pueden ser más propensas a desarrollar alergias al cromo.

Pueden ocurrir reacciones alérgicas al manipular cromo o al utilizarlo en dispositivos médicos (prótesis ortopédicas o restauraciones dentales).

Efectos secundarios y advertencias

El cromo en su forma trivalente parece ser bien tolerado, con efectos adversos poco frecuentes o poco comunes. Sin embargo, en su forma hexavalente no es bien tolerado y puede ser tóxico. Aparentemente existe relación entre el cromo hexavalente y el cáncer de pulmón. También se sabe que la exposición ocupacional de largo plazo al cromo hexavalente puede causar problemas de la piel y perforación del septum nasal.

Las quejas más comunes se refieren a molestias estomacales, náuseas y vómito. En contadas ocasiones pueden ocurrir brotes en la piel, insomnio o trastornos del sueño, dolores de cabeza, cambios en el estado de ánimo, lesión muscular o anemia.

Es posible que el cromo disminuya los niveles de azúcar en la sangre; como resultado de ello, debe tenerse precaución en pacientes que toman medicamentos para la diabetes.

Es posible que el cromo tenga efectos adversos en el corazón, sangre, riñones o hígado. También existen algunos reportes poco frecuentes de efectos respiratorios tales como tos, falta de aliento, jadeos, rinitis, asma y dolor de cabeza, luego de inhalación de cromo.

También pueden ocurrir cambios cognitivos, motrices y de percepción, aunque son poco probables.

La evidencia preliminar indica que el cromo en combinación con el cobre puede tener efectos supresorios potenciales en el sistema inmunológico; se recomienda precaución en personas con sistema inmunológico deprimido tales como pacientes con trasplantes o VIH.

Embarazo y lactancia

Muchos expertos en medicina natural y libros en la materia indican que el cromo es seguro para mujeres embarazadas o lactantes en cantidades de 45 microgramos al día, ingeridos por boca. Sin embargo, los estudios científicos no han comprobado claramente su efectividad y seguridad.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El cromo puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se toman medicamentos que pueden disminuir tales niveles. Los pacientes que toman medicamentos orales para la diabetes o que toman insulina deben recibir vigilancia estricta por parte de un profesional de la salud mientras usan cromo.

El litio y el ácido nicotínico también pueden aumentar la tendencia a la baja de los niveles de azúcar en la sangre. En contraste, cuando se utiliza cromo con corticosteroides tales como prednisona, puede ocurrir aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Puede ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos.

El cromo puede modificar el funcionamiento de la serotonina en el cerebro y por tanto, interactuar con antidepresivos que se venden bajo receta médica, tales como sertralina (Zoloft®) y fluoxetina (Prozac®).

En teoría, algunos medicamentos pueden disminuir los niveles de cromo en el cuerpo e interferir con las actividades del cromo. Dentro de los ejemplos se encuentran medicamentos que reducen el ácido en el estómago tales como esomeprazol (Nexium®), ranitidina (Zantac®), antiácidos y corticosteroides (por ejemplo prednisona). En contraste, la aspirina y los medicamentos anti-inflamatorios no esteroides tales como ibuprofeno (Motrin® o Advil®) y naproxeno (Naprosyn®, Aleve® o Anaprox®), pueden aumentar los niveles de cromo en el cuerpo y por tanto, ocasionar efectos secundarios acumulativos.

El ácido picolínico, un componente que a menudo se encuentra con el cromo puede alterar el metabolismo de ciertos químicos en el cerebro. Si estos químicos se alteran, podría ser necesario cambiar las dosis de algunos medicamentos para el tratamiento de afecciones tales como depresión o enfermedad de Parkinson.

El cromo puede interactuar con drogas que alteran la respuesta inmunológica del cuerpo. Se recomienda precaución en pacientes con compromiso del sistema inmunológico.

Los corticosteroides pueden aumentar la cantidad de cromo excretada en la orina, lo cual puede ocasionar deficiencia de cromo o aumento de los niveles de azúcar en la sangre.

El uso crónico de alcohol puede aumentar la probabilidad de lesión del hígado y riñón cuando se ingiere o se está expuesto a una forma del cromo conocida como cromo hexavalente.

La suplementación con cromo puede aumentar las concentraciones de colesterol (HDL) entre los pacientes que toman betabloqueadores. Se recomienda precaución en pacientes que toman medicamentos para trastornos cardiacos en conjunto con cromo.

El cromo puede aumentar la presión arterial, por lo que se recomienda precaución en pacientes que toman medicamentos que pueden alterar la presión arterial.

El cromo puede interferir con la manera como el cuerpo procesa ciertas drogas utilizando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450". Como resultado de ello, los niveles de estas drogas pueden aumentarse en la sangre y reducir los efectos esperados; los pacientes que toman cualquier medicamento deben revisar el inserto del paquete y consultar con un profesional de la salud o farmaceuta acerca de las posibles interacciones.

La evidencia disponible es insuficiente para respaldar el uso del cromo en el tratamiento para bajar de peso; se recomienda precaución cuando se usa el cromo en conjunto con agentes para bajar de peso.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El cromo puede alterar los niveles de azúcar en la sangre. Las personas que usan hierbas u otros suplementos que pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre, tales como melón amargo (Momordica charantia), deben recibir estricta vigilancia por parte de un profesional de la salud mientras usan cromo. Puede ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos.

La ingestión de cromo junto con otros suplementos puede alterar la cantidad de cromo en el cuerpo. En teoría, las hierbas y suplementos anti-inflamatorios pueden aumentar los niveles de cromo en el cuerpo, lo cual puede crear una tendencia de aumentar los efectos secundarios. En teoría, el cinc puede disminuir los niveles de cromo en el cuerpo e interferir con las actividades del cromo. Es posible que la vitamina C también altere los niveles del cromo. Cuando se toma conhierro puede afectar la manera como se procesa el hierro en el cuerpo. Por otra parte, cuando se utiliza el picolinato de cromo con biotina pueden ocurrir efectos favorables al regular el azúcar en la sangre; sin embargo, se requieren estudios adicionales en esta área.

El cromo ha demostrado disminuir los niveles de serotonina e interactuar con hierbas y suplementos que afectan la serotonina.

El cromo puede interactuar con hierbas y suplementos que alteran la respuesta inmunológica del cuerpo; se recomienda precaución en pacientes con compromiso del sistema inmunológico.

Aunque no se ha estudiado adecuadamente en humanos, la suplementación con cromo puede aumentar las concentraciones de colesterol (HDL) cuando se toma con otras hierbas o suplementos que se utilizan para el tratamiento de trastornos del corazón; se recomienda precaución.

El cromo puede aumentar la presión arterial; se recomienda precaución en pacientes que toman hierbas o suplementos que alteran la presión arterial.

El cromo puede interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos utilizando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450". Como resultado de ello, los niveles de otras hierbas o suplementos pueden llegar a ser muy altos en la sangre. También puede alterar los efectos de otras hierbas o suplementos en el sistema P450.

La evidencia disponible es insuficiente para respaldar el uso del cromo para el tratamiento para bajar de peso. Se recomienda precaución cuando se utiliza el cromo en conjunto con hierbas y suplementos para bajar de peso.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

El cromo se encuentra disponible en varias formas tales como cromo trivalente, levadura enriquecida con cromo y picolinato de cromo. Se ha estudiado el efecto de corto y largo plazo del cromo y aunque existen muchos estudios, la evidencia es contradictoria en general. No existe una dosis comprobada como efectiva para el uso de cualquiera de los tipos del cromo en ninguna afección. Los estudios en humanos han usado dosis de 200-1,000 microgramos de picolinato de cromo al día ingerido por boca en forma de cápsulas o tabletas. También es común el estudio de levadura enriquecida con cromo, en dosis de 150-400 microgramos. Como picolinato de cromo, se han usado dosis más bajas de 200-250 microgramos. No obstante debe aclararse que algunos expertos en medicina natural consideran que la ingesta diaria adecuada de cromo es únicamente 24-45 microgramos diarios, aunque otros recomiendan 50-200 microgramos diarios.

Niños (menores de 18 años)

La dosis y seguridad de uso del cromo en niños no se ha estudiado rigurosamente y en general, no se recomiendan dosis altas. Algunos profesionales recomiendan una ingesta adecuada de cromo de 0.2-35 microgramos diarios, dependiendo de la edad.

Referencias:

  • Amann BL, Mergl R, Vieta E, et al. A 2-year, open-label pilot study of adjunctive chromium in patients with treatment-resistant rapid-cycling bipolar disorder. J Clin Psychopharmacol 2007 Feb;27(1):104-6.
  • Anderson RA. Chromium in the prevention and control of diabetes. Diabetes Metab 2000;26(1):22-27.
  • Bahijri SM, Mufti AM. Beneficial effects of chromium in people with type 2 diabetes, and urinary chromium response to glucose load as a possible indicator of status. Biol Trace Elem Res 2002;85(2):97-109.
  • Balk EM, Tatsioni A, Lichtenstein AH, et al. Effect of chromium supplementation on glucose metabolism and lipids: a systematic review of randomized controlled trials. Diabetes Care 2007 Aug;30(8):2154-63.
  • Campbell WW, Joseph LJ, Anderson RA, et al. Effects of resistive training and chromium picolinate on body composition and skeletal muscle size in older women. Int J Sport Nutr Exerc Metab 2002:12(2):125-135.
  • Davidson JR. Abraham K, Connor KM, et al. Effectiveness of chromium in atypical depression: a placebo-controlled trial. Biol Psychiatry 2003;53(3):261-264.
  • Fowler JF. Systemic contact dermatitis caused by oral chromium picolinate. Cutis 2000;65(2):116.
  • Hockney RA, Montgomery P, Williams C, et al. Lack of effect of chromium supplementation on mental state and body weight in people with schizophrenia. J Clin Psychopharmacol 2006 Oct;26(5):544-5.
  • Hoeger WW, Harris C, Long EM, et al. Four-week supplementation with a natural dietary compound produces favorable changes in body composition. Adv Ther 1998 Sep-Oct;15(5):305-14.
  • Jovanovic L, Gutierrez M, Peterson CM. Chromium supplementation for women with gestational diabetes mellitus. J Trace Elem Exp Med 1999;12(2):91-97.
  • Kleefstra N, Houweling ST, Bakker SJ, et al. Chromium treatment has no effect in patients with type 2 diabetes in a Western population: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Diabetes Care 2007 May;30(5):1092-6.
  • Lenz TL, Hamilton WR. Supplemental products used for weight loss. J Am Pharm Assoc (Wash DC) 2004;Jan-Feb, 44(1):59-67; quiz, 67-68.
  • Lydic ML, McNurlan M, Bembo S, et al. Chromium picolinate improves insulin sensitivity in obese subjects with polycystic ovary syndrome. Fertil Steril 2006 Jul;86(1):243-6.
  • Pei D, Hsieh CH, Hung YJ, et al. The influence of chromium chloride-containing milk to glycemic control of patients with type 2 diabetes mellitus: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Metabolism 2006 Jul;55(7):923-7.
  • Pittler MH, Ernst E. Dietary supplements for body-weight reduction: a systematic review. Am J Clin Nutr 2004;Apr, 79(4):529-536.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad