SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cardo bendito (Cnicus benedictus L.)

Cardo bendito (Cnicus benedictus L.)

Resumen:

Los tallos, hojas, y flores del cardo bendito han sido tradicionalmente utilizados en bebidas tónicas "amargas" y en otras preparaciones tomadas por vía oral para mejorar el apetito y la digestión. El cardo bendito puede también incluirse en el remedio herbal no comprobado contra cáncer, Essiac®. Esta hierba ha sido probada en estudios de laboratorio por sus propiedades contra las infecciones, el cáncer y la inflamación con resultados prometedores. Sin embargo, no se han hecho estudios de alta calidad que hayan mostrado beneficios en humanos.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Abortante, anorexia, estimulante del apetito, astringente, sangrados, purificador de la sangre, diviesos, estimulante de leche materna, plaga bubónica, cáncer, displasia cervical, colerético (estimulante de la corriente biliar), catarros, contraceptivo (control de la natalidad), diaforético (estimulante de sudor), diarrea, mejora la digestión, diurético (incrementa la cantidad de orina), expectorante, reductor de fiebre, enfermedad de la vesícula biliar, trastornos del hígado, inflamación, ictericia, malaria, mejoría de la memoria, estimulante del sangrado menstrual, menstruación dolorosa, rabia, estimulante de la salivación, úlceras de la piel, cicatrización de heridas, infecciones de levadura.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Infecciones bacterianas (C)

    Hay estudios de laboratorio que reportan que el cardo bendito (y productos químicos que contienen cardo bendito como cnicina y poliacetileno) tienen actividad contra varios tipos de bacteria y sin efecto en otros tipos. No hay estudios confiables en humanos. Es necesario tener más evidencia en esta área antes de que puedan sacarse conclusiones concretas.

  • Indigestión y flatulencia (gas) (C)

    Tradicionalmente se ha creído que el cardo bendito estimula la secreción de ácido estomacal, y se ha utilizado como tratamiento para la indigestión o gas. Sin embargo, hay estudios científicos limitados en estas áreas. Es necesario hacer más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

  • Infecciones virales (C)

    Los estudios de laboratorio no reportan ninguna actividad del cardo bendito contra herpes, influenza o poliovirus. Los efectos del cardo bendito (o los compuestos químicos en el cardo bendito llamados lignanos) contra el virus VIH no son claros. No hay investigación confiable del cardo bendito como tratamiento para infecciones virales.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Reacciones alérgicas al cardo bendito (incluyendo dermatitis por contacto) pueden ocurrir, así como una reactividad cruzada a la artemisa o equinácea. Una reacción cruzada también puede ocurrir con amargosa, gaillardia, crisantemo, tusílago, margarita, diente de león, girasol enano, vara de oro, caléndula, salvia silvestre, ambrosía y otras plantas de la familia de las Asteráceas/Compuestas.

Efectos secundarios y advertencias

El cardo amargo se considera ser generalmente seguro cuando se usa por vía oral en las dosis recomendadas por periodos cortos de tiempo, con pocos efectos secundarios reportados. El contacto directo con cardo amargo puede causar irritaciones de la piel (dermatitis por contacto) o irritación de los ojos.

El cardo tomado en altas dosis puede causar irritación estomacal y vómito. Se cree tradicionalmente que el cardo amargo incrementa la secreción de ácidos estomacales, y puede no ser recomendable en pacientes con úlceras estomacales, o trastornos de reflujo (acidez estomacal), hernia hiatal o esófago de Barrett.

El cardo amargo contiene taninos. La ingestión a largo plazo de plantas que contienen taninos, puede causar malestares gastrointestinales, enfermedades del hígado, toxinas en los riñones, o un riesgo elevado de desarrollar cáncer de esófago o de nariz. No se conocen los efectos de los taninos del cardo bendito en humanos.

Estudios de laboratorio sugieren que el cardo bendito puede incrementar el riesgo de sangrado, aunque no se conocen los efectos en humanos. Se sugiere tener precaución con pacientes que tengan trastornos de sangrados o que estén tomando agentes que pudieran aumentar el riesgo de sangrado. Puede ser necesario ajustar la dosis.

Muchos tintes contienen niveles elevados de alcohol y deben evitarse cuando se conduce o se opera maquinaria pesada.

Embarazo y lactancia

El cardo amargo se ha utilizado tradicionalmente para estimular la menstruación o el aborto, y por lo tanto, debe evitarse durante el embarazo. Aunque el cardo bendito ha sido utilizado tradicionalmente para estimular la circulación de leche maternal, no se recomienda tomar durante la lactancia debido a que la información sobre su seguridad es limitada. No hay investigación confiable disponible en estas áreas.

Muchos tintes contienen altos niveles de alcohol y por lo tanto deben evitarse durante el embarazo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Tradicionalmente se ha creído que el cardo bendito estimula la secreción del ácido estomacal, y como consecuencia puede reducir la efectividad de drogas como cimetidina (Tagamet®), famotidina (Pepcid®), nizatidina (Axid®), o ranitidina (Zantac®).

Basado en estudios de laboratorio, el cardo bendito puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con drogas que también incrementan el riesgo de sangrado (aunque no se conocen los efectos en humanos). Algunos ejemplos incluyen aspirina, anticoagulantes (agentes que adelgazan la sangre), como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas que actúan contra las plaquetas, como clopidogrel (Plavix®), y drogas anti inflamatorias que no tiene esteroides (NSAIDs) como el ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

Muchos tintes contienen altos niveles de alcohol y pueden causar nausea o vómito cuando se toman con metronidazol (Flagyl®) o disulfiram (Antabuse®).

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

En base a estudios de laboratorio, el cardo bendito puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con hierbas o suplementos que se cree que incrementan el riesgo de sangrado (aunque no se conocen los efectos en humanos). Múltiples casos de sangrado se han reportado por el uso de Ginkgo biloba, y menos casos se han reportado con apio y palma enana americana. Otros numerosos agentes pueden teóricamente incrementar el riesgo de sangrado, a pesar de que esto no haya sido comprobado en la mayoría de los casos.

Dosificación:

Adultos (mayores a 18 años)

Se encuentra disponible en presentaciones como té, tinturas y extractos líquidos. Las dosis tradicionales incluyen de 1.5 a 3 gramos de flores secas de cardo amargo hervidas en 150 mililitros de agua hervida tomado tres veces al día, o de 1 a 3 cucharaditas de hierba seca de cardo bendito en una taza de agua hirviendo durante 5 a 15 minutos y se toma tres veces al día (algunas veces se recomienda que se tome 30 minutos antes de las comidas). Se han tomado de 1.5 a 10 mililitros de otros preparados por boca hasta tres veces al día. Puede tener un sabor amargo.

Niños (menores a 18 años)

No se recomienda su uso debido a la falta de información confiable.

Referencias:

  • Cobb E. Antineoplastic agent from Cnicus benedictus. Patent Brit 1973;335:181.
  • Eich E, Pertz H, Kaloga M, et al. (-)-Arctigenin as a lead structure for inhibitors of human immunodeficiency virus type-1 integrase. J Med Chem 1996;39(1):86-95.
  • Kataria H. Phytochemical investigation of medicinal plant Cnicus wallichii and Cnicus benedictus L. Asian J Chem 1995;7:227-228.
  • May G, Willuhn G. [Antiviral effect of aqueous plant extracts in tissue culture]. Arzneimittelforschung 1978;28(1):1-7.
  • Novitch M, Schweiker R. Orally administered menstrual drug products for over-the-counter human use. Federal Register 1982;47:55076-55101.
  • Perez C, Anesini C. In vitro antibacterial activity of Argentine folk medicinal plants against Salmonella typhi. J Ethnopharmacol 1994;44(1):41-46.
  • Perez C, Anesini C. Inhibition of Pseudomonas aeruginosa by Argentinean medicinal plants. Fitoterapia 1994;65(2):169-172.
  • Ryu SY, Ahn JW, Kang YH, et al. Antiproliferative effect of arctigenin and arctiin. Arch Pharm Res 1995;18(6):462-463.
  • Schimmer O, Kruger A, Paulini H, et al. An evaluation of 55 commercial plant extracts in the Ames mutagenicity test. Pharmazie 1994;49(6):448-451.
  • Schneider G, Lachner I. [Analysis and action of cnicin]. Planta Med 1987;53(3):247-251.
  • Vanhaelen-Fastre R. [Constitution and antibiotical properties of the essential oil of Cnicus benedictus]. Planta Med 1973;24(2):165-175.
  • Vanhaelen-Fastre R. [Polyacetylen compounds from Cnicus benedictus]. Planta Medica 1974;25:47-59.
  • Yang L, Lin S, Yang T, et al. Synthesis of anti-HIV activity of dibenzylbutyrolactone lignans. Bioorg Med Chem Lett 1996;6(8):941-944.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad