SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cártamo (Carthamus tinctorius)

Cártamo (Carthamus tinctorius)

Resumen:

De la planta cártamo, las dos partes que se utilizan principalmente son la flor y las semillas. Existen dos clases de aceite de cártamo con sus correspondientes variedades: unos tienen alto contenido de ácido graso (oleico), mientras que los otros tienen alto contenido de ácido graso poli-insaturado (linoleico). Actualmente, las variedades de las semillas que producen aceite rico en ácido oleico y con poco contenido de ácidos grasos saturados predominan en el mercado de Estados Unidos. El aceite de cártamo con alto contenido oleico tiene contenido más bajo de grasas saturadas y más alto de grasas monoinsaturadas que el aceite de oliva.

En la dieta de Estados Unidos, con frecuencia se utiliza el aceite de cártamo para sustituir aceites con un contenido más alto de grasas saturadas, ya que las grasas monoinsaturadas pueden tener un efecto benéfico contra el riesgo de cardiopatía coronaria.

Algunos estudios clínicos han demostrado que la suplementación con aceite de cártamo puede ser útil en pacientes con fibrosis quística, ataxia de Friedreich y neurotoxicidad por litio. No obstante, se requiere mayor investigación en dichas áreas antes de ofrecer conclusiones definitivas.

En la medicina tradicional china, el cártamo se utiliza para revigorizar la sangre, disipar la estasis, amenorrea (ausencia de menstruación), dolor y lesiones con trauma. También se le usa para "calmar" al feto vivo o para abortar un feto muerto, por lo que se recomienda cautela cuando se usa durante el embarazo.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Abortifaciente (inductor de abortos), prevención de la enfermedad de Alzheimer, amenorrea (ausencia de menstruación), antienvejecimiento, anticoagulante (adelgazante de la sangre), anti-inflamatorio, antioxidante, antiperspirante, supresor del apetito, estancamiento de la sangre, irritación bronquial, cardiovascular, catártico, trastornos circulatorios o del flujo sanguíneo (hiperemia en mujeres), afecciones, conocimiento, estreñimiento, coloración cosmética, tos, diaforético (promueve sudoración), dismenorrea (menstruación dolorosa), emenagogo (estimulación de la menstruación), trastornos neuromusculares (tremor esencial), expectorante, tintura de telas, fiebre, usos alimenticios, crecimiento del cabello, VIH, inmunomodulación, inflamación posterior a extracción dental (alvéolo seco), laxante, memoria, dolor, solventes de pinturas, cáncer de próstata, estimulante, trauma, tumores, estimulación uterina, sequedad vaginal (lubricante), trastornos venosos (flebitis).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Deficiencia (ácido graso) (B)

    La ingesta de ácido graso es necesaria para muchos procesos fisiológicos tales como el mantenimiento celular para reparación de la piel y la producción de prostaglandinas. El aceite de cártamo puede mejorar la deficiencia de ácido graso, especialmente los niveles de los ácidos oleico, linoleico y araquidónico. Se requiere investigación adicional en esta área antes de ofrecer recomendaciones.

  • Angina pectoris / cardiopatía coronaria (C)

    La medicina occidental y la medicina tradicional china concuerdan en que las inyecciones de cártamo amarillo pueden mejorar los síntomas de angina pectoris y de cardiopatía coronaria. Se requieren estudios de mayor calidad para establecer los efectos de las inyecciones de cártamo amarillo.

  • Ateroesclerosis (peroxidación lipídica) (C)

    Existe evidencia limitada disponible que indica que el aceite de cártamo puede aumentar la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad y disminuir las sustancias reactivas al ácido tiobarbitúrico (TBARS) en comparación al aceite de pescado. Se recomienda investigación adicional en esta área.

  • Trastornos cardiovasculares (cor pulmonale crónica) (C)

    Aunque la evidencia limitada indica que el aceite de cártamo ha causado disminución en la presión arterial y la coagulación en pacientes con cor pulmonale crónica, se requiere investigación adicional en el área.

  • Hepatitis crónica (hepatitis C) (C)

    EH0202 es una terapia tradicional Kampo japonesa que incluye en sus ingredientes el extracto de las semillas de cártamo y se usa para la estimulación inmunológica. El tratamiento con EH0202 puede disminuir los niveles del virus ARN de la hepatitis C en pacientes con títulos virales altos. Se requieren estudios adicionales sobre la efectividad del cártamo considerado de manera independiente para definir su efecto sobre la hepatitis C.

  • Fibrosis quística (C)

    Los pacientes con fibrosis quística frecuentemente padecen de deficiencia en ácidos grasos, debido a la absorción reducida de nutrientes. Los resultados investigativos sobre el efecto de los suplementos de aceite de cártamo son contradictorios, por lo cual se requiere investigación adicional.

  • Diabetes mellitus tipo 2 (C)

    Las anormalidades de los lípidos (grasas) tienen relación común con la diabetes, así como las complicaciones por enfermedad aterosclerótica. El aceite de cártamo puede afectar de manera negativa el metabolismo de la glucosa debido a la ingesta adicional de energía o grasa, aunque estos efectos pueden ser menos pronunciados que los del aceite de pescado.

  • Hiperlipidemia familiar (C)

    Se sabe que la ingesta de ciertos lípidos afecta diferentes niveles de lípidos séricos. La evidencia preliminar indica que la ingesta de aceite de cártamo puede reducir los niveles de colesterol sérico. Se requiere investigación adicional.

  • Ataxia de Friedreich (C)

    La ataxia de Friedreich es una enfermedad genética neurodegenerativa. En un ensayo clínico, se encontró que el cártamo disminuía el deterioro ocasionado por la ataxia de Friedreich. Se requieren estudios de mejor diseño con muestras de mayor tamaño para establecer los efectos del cártamo en el tratamiento de la ataxia de Friedreich.

  • Hipercolesterolemia (C)

    Se sabe que la ingesta de ciertos lípidos afecta diferentes niveles de lípidos séricos. En el caso del aceite de cártamo, los resultados son contradictorios, por lo que se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones definitivas.

  • Hipertensión (presión arterial alta) (C)

    Con base en evidencia preliminar, el aceite de cártamo puede incidir en la síntesis de las prostaglandinas, las cuales son responsables de la regulación vascular y respuestas inflamatorias, por lo que pueden afectar los niveles de hipertensión (presión arterial alta). Sin embargo, los estudios clínicos han demostrado que la ingesta del aceite de cártamo disminuye la presión arterial o no la afecta de manera alguna. Debido a la evidencia conflictiva, se requiere investigación adicional en esta área.

  • Trastornos renales (síndrome nefrítico tipo II) (C)

    Actualmente la evidencia disponible es insuficiente para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso del cártamo en el tratamiento del síndrome nefrítico tipo II.

  • Desnutrición (enérgico-proteica) (C)

    El aceite de cártamo se ha utilizado en pacientes con desnutrición enérgico-proteica para promover el equilibrio en su ingesta nutricional. Aunque los pacientes han mejorado, no se puede aislar el efecto de la ingesta de aceite de cártamo debido a la variedad de nutrientes diferentes que los pacientes estaban consumiendo. Se requiere investigación adicional en esta área.

  • Suplemento nutricional (leche de fórmula infantil) (C)

    Los infantes necesitan ingerir una cantidad mayor de grasa debido a su rápido crecimiento y a su desarrollo cerebral. La fórmula infantil suplementada con aceite de cártamo puede incrementar la densidad energética de la fórmula para neonatos con bajo peso al nacimiento. Aunque los estudios preliminares son promisorios, se requiere mayor investigación en esta área a fin de confirmar los resultados.

  • Afecciones cutáneas (frinoderma) (C)

    La evidencia preliminar es promisoria en el uso del aceite de cártamo para el tratamiento de la frinoderma, que consiste en resequedad y rugosidad de la piel, generalmente relacionada con la deficiencia de vitamina A. Se requiere información adicional en esta área.

  • Nutrición parenteral total (C)

    La nutrición parenteral necesita cierto porcentaje de grasas a fin de ofrecer una nutrición total. Para ello, se han utilizado varias fuentes de grasas, dentro de las que se cuenta el aceite de cártamo. En general, los ensayos clínicos han demostrado que el uso del aceite de cártamo en la nutrición parenteral total es seguro, cuando se usa en las dosis de los ensayos clínicos. Sin embargo, se requieren estudios adicionales para determinar si el aceite de cártamo ofrece beneficios superiores a otros lípidos en la nutrición parenteral total.

  • Toxicidad (litio) (C)

    Con base en la información de un estudio preliminar se indica que el aceite de cártamo puede ser efectivo en la remisión de los síntomas de neurotoxicidad por litio. Sin embargo, se requieren estudios adicionales para establecer el efecto del cártamo en la toxicidad por litio.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en personas con alergia conocida o hipersensibilidad al cártamo. El cártamo es miembro de la familia de las margaritas (Asteráceas/Compuestas) y puede causar reacciones alérgicas en pacientes con sensibilidad a las margaritas. Otros miembros de esta familia son la ambrosía, crisantemo, caléndulas entre otras muchas plantas. Existe el reporte de un caso de dermatitis por contacto con el cártamo.

Efectos secundarios y advertencias

Varios ensayos clínicos encontraron que las emulsiones de aceite de cártamo al 10-20% fueron seguras y efectivas como un componente principal de un programa de nutrición parenteral para adultos. En un programa de nutrición parenteral en niños se demostró que el Liposyn® al 10 y 20% fue un componente seguro y efectivo. Los efectos adversos más comunes del aceite de cártamo son de tipo cardiovascular, tales como incremento en los lípidos séricos y de tipo gastrointestinal, tales como diarrea y heces sueltas.

La emulsión intravenosa de grasa en recién nacidos puede causar hiperlipemia (colesterol alto) si no se vigilan los niveles de triglicéridos séricos y los ácidos grasos libres.

Se han reportado casos de pacientes con eructos, heces sueltas, náuseas, vómito y diarrea tras la ingesta diaria de aceite de cártamo. El consumo de dosis altas de aceite de cártamo al día puede disminuir la presión arterial, por lo cual se recomienda su uso con precaución en pacientes con hipotensión (presión arterial baja) ya que el aceite de cártamo puede causar una modesta disminución en la presión arterial.

Se han reportado efectos adversos en neonatos que tomaron Modified Liposyn®, tales como taquicardia (incremento en el ritmo cardiaco) y taquipnea (respiración acelerada). Los pacientes que tomaron Microlipid® (una emulsión de aceite de cártamo) por vía oral reportaron sensación de llenura, náuseas, pérdida del apetito, mal sabor posterior a la comida, calambres estomacales y diarrea.

Dentro de otros posibles efectos secundarios de la suplementación con cártamo establecidos en los ensayos clínicos están arritmia cardiaca (alteración del ritmo cardiaco), diarrea, angina (dolor en el pecho), muerte, aumento del acné, desarrollo de diabetes y de enterocolitis necrotizante (enfermedad intestinal en bebés). Estos efectos adversos son raros y no existe claridad acerca de si son ocasionados por el cártamo o por cualquier otro medicamento. Debe utilizarse con precaución en pacientes con diabetes debido a que el aceite de cártamo puede afectar de manera adversa el control de la glicemia en pacientes con diabetes tipo 2.

Tres infantes recién nacidos a los que se administró una emulsión parenteral de aceite de cárcamo durante dos semanas desarrollaron eosinofilia (aumento en el conteo de glóbulos blancos). Se reportó la ocurrencia de hipertrigliceridemia (aumento del nivel de los triglicéridos y compuestos de ácido graso) durante la infusión intravenosa (inyección) de una emulsión de grasa con base en aceite de cártamo. Algunos pacientes experimentaron elevación de los triglicéridos séricos y de las concentraciones de la enzima del hígado durante la administración de Liposyn®. Se recomienda precaución con el uso del aceite de cártamo y de las emulsiones parenterales de aceite de cártamo en pacientes con problemas de funcionamiento del hígado, debido a que su uso se ha relacionado con el incremento de las concentraciones de la enzima del hígado.

Se recomienda precaución con el uso del las emulsiones parenterales de aceite de cártamo en recién nacidos; se recomienda que los niveles de triglicéridos séricos y ácidos grasos libres sean vigilados para prevenir las complicaciones de hiperlipemia iatrogénica (colesterol alto) e intolerancia. Debe usarse con precaución en pacientes con hipercoagulabilidad porque la infusión con aceite de cártamo puede aumentar este padecimiento.

Debe utilizarse con precaución en pacientes con afecciones de pigmentación de la piel ya que el kinobeon A, un pigmento de color rosa presente en los tejidos del cártamo, ha demostrado tener una potente actividad tirosinasa.

Embarazo y lactancia

La flor del cártamo es posiblemente insegura para las mujeres embarazadas porque el Carthamus tinctorius puede ejercer una acción estimulante en el útero. Sin embargo, el aceite de cártamo es posiblemente seguro cuando se usa en las cantidades presentes en los alimentos, en pacientes sanos. Las emulsiones con base en granos de soya y cártamo son posiblemente seguras cuando se administran a pacientes embarazadas. El aceite de cártamo es posiblemente seguro cuando se usa en mujeres lactantes, aunque existe una rápida transferencia de los ácidos grasos alimenticios a la leche humana.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

La ingesta de aceite de cártamo, antiácidos, cimetidina y cápsulas pancreáticas causó aumentos altos en los niveles plasmáticos de ácido linoleico en niños con fibrosis quística.

El cártamo puede aumentar el riesgo de sangrado. Se recomienda precaución en pacientes con trastornos sanguíneos o que toman drogas que pueden incrementar el riesgo de sangrado. Dentro de los ejemplos están aspirina, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") tales como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetas tales como clopidogrel (Plavix®) y drogas anti-inflamatorias no esteroides (NSAIDS) tales como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®). Puede ser necesario ajustar los medicamentos.

El cártamo puede inhibir la coagulación y la agregación plaquetaria, así como promover la microcirculación. Se recomienda precaución cuando se toma con bloqueadores del canal de calcio (verapamil). Sin embargo, estos resultados son conflictivos porque se ha documentado que el aceite de cártamo causa hipercoagulación. Debe consultarse con un proveedor de cuidados de la salud antes de combinar terapias.

La ingesta de aceite de cártamo puede disminuir el colesterol sérico total, HDL, LDL, apolipoproteina B y malondialdehido LDL. Los resultados son conflictivos y por ello se recomienda precaución en pacientes que toman agentes que disminuyen el colesterol en combinación con el aceite de cártamo.

El aceite de cártamo puede alterar los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, la relevancia clínica de ello no se ha establecido. Se recomienda precaución cuando se usan medicamentos que puedan disminuir el azúcar en la sangre. Los pacientes que toman insulina o drogas para la diabetes por vía oral deben ser vigilados de cerca por un profesional de la salud o farmaceuta; puede ser necesario ajustar los medicamentos.

El aceite de cártamo puede causar una modesta disminución en la presión arterial e interactuar de manera acumulativa con agentes hipotensivos (que causan disminución en la presión arterial). Sin embargo, en varios estudios clínicos no se demostró sus efectos en la presión arterial.

El aceite de cártamo puede tener propiedades inmunoestimulantes; aunque la relevancia clínica de esto no es clara, se recomienda precaución cuando se combina el aceite el aceite de cártamo con agentes inmunoestimulantes.

Aunque no se ha estudiado adecuadamente en humanos, el aceite de cártamo puede remitir los síntomas de neurotoxicidad de dosis bajas de litio. Aunque esta interacción puede parecer positiva, se requiere investigación adicional para aclarar tal hallazgo.

El aceite de cártamo puede aumentar la morbilidad relacionada con el pentobarbital.

El Kinobeon A, un pigmento de color rosa que se encuentra en los tejidos del cártamo ha demostrado tener una potente actividad tirosinasa. Se recomienda precaución cuando se toma aceite de cártamo con inhibidores de la tirosinasa.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

La ingesta de aceite de cártamo, antiácidos, cimetidina y cápsulas pancreáticas causó aumentos altos en los niveles plasmáticos de ácido linoleico en niños con fibrosis quística. En teoría, el aceite de cártamo puede interactuar con hierbas o suplementos que tengan efectos antiácidos.

El cártamo puede aumentar el riesgo de sangrado. Se recomienda precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que toman drogas que pueden incrementar el riesgo de sangrado.

El aceite de cártamo puede interactuar con el aceite de pescado para reducir la proteína C reactiva e interleucina 6. Sin embargo, los resultados no son claros por lo cual se recomienda precaución cuando se combina el aceite de pescado con el aceite de cártamo.

La ingesta de aceite de cártamo puede disminuir los niveles totales de colesterol sérico, HDL, LDL, apolipoproteína B y malondialdehido LDL. Dado que los resultados son conflictivos, se recomienda precaución en pacientes que combinan el aceite de cártamo con otros agentes que disminuyen el colesterol tales como arroz de levadura roja.

El aceite de cártamo puede alterar los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también pueden alterar estos niveles. Puede ser necesario vigilar los niveles de glucosa en la sangre, así como ajustar las dosis de los medicamentos.

El aceite de cártamo puede causar una modesta disminución en la presión arterial e interactuar de manera acumulativa con agentes hipotensivos (que causan disminución en la presión arterial). Sin embargo, en varios estudios clínicos no se demostró sus efectos en la presión arterial.

El cártamo puede interactuar cuando se ingiere junto con otros productos que también contienen cártamo tales como Renal Disease Basic-prescription- RDBP (prescripción básica para enfermedad renal) y EH0202 (producto que contiene extracto de las semillas de calabaza, extracto de semillas de cártamo, extracto de semillas de plátano asiático y extracto de la flor madreselva japonesa). El aceite de cártamo también puede interactuar con el calcio.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Se han utilizado diferentes dosis del aceite de cártamo en numerosos ensayos clínicos, sin que se haya comprobado una dosificación efectiva. Sin embargo, el uso de Liposyn® es posiblemente seguro cuando se usa hasta un máximo de 10 días para prevenir la deficiencia de ácidos grasos. Su uso se considera seguro como componente principal de la nutrición parenteral en pacientes que van a someterse a cirugías; se han utilizado emulsiones de aceite de cártamo al 10-20% en dosis que constituyen de 30-50% de la ingesta calórica total, durante un período máximo de 42 días en pacientes con procedimientos tales como bypass cardiopulmonar. Para niños, se ha administrado por un período máximo de dos semanas.

Para la presión arterial alta, se han usado 1-6 gramos de aceite de cártamo al día durante un máximo de ocho semanas. También se usaron 23 gramos de ácido linoleico o ácido oleico al día (ingredientes presentes en el aceite de semillas de cártamo), durante cuatro semanas. Como anticoagulante (adelgazante de la sangre), se han usado 60 mililitros al día de aceite de cártamo, durante dos semanas. Para la ateroesclerosis (peroxidación lipídica), se han usado 15 gramos de aceite de cártamo al día en mujeres posmenopáusicas. Por último, para la fibrosis quística, se han estudiado dosis más altas de aceite de cártamo (102-132 miligramos por kilogramo) al día, durante seis semanas.

Existen reportes de consumo de aceite de éster etilo de cártamo y el ácido linoleico por vía oral; también se ha utilizado la aplicación tópica de aceite de cártamo (60-70% ácido linoleico) durante al menos 21 días, para el tratamiento de la deficiencia de ácidos grasos.

Niños (menores de 18 años)

El aceite de cártamo se ha utilizado primordialmente para la nutrición parenteral total de neonatos. Dentro de las marcas estudiadas están Liposyn® y Modified Liposyn®. Las dos presentaciones de Liposyn®, (10 y 20%) demostraron igual efectividad y seguridad como componentes de un programa de nutrición parenteral en niños. Otros ejemplos de dosificaciones evaluadas en los ensayos clínicos son: 1.0 gramo por kilogramo de una emulsión de aceite de cártamo durante cuatro horas. Para infantes nacidos antes de término, 0.34-0.68 gramo por kilogramo de Liposyn® al día ó 0.68 gramo por kilogramo de Modified Liposyn® al día durante cinco días en infantes nacidos antes de término. Por último, 23 gramos de Liposyn® 20%, 25 gramos de Modified Liposyn® 20% ó 50 gramos de una emulsión lipídica con base de aceite de cártamo al día, por un máximo de siete días.

Referencias:

  • Axelrod L, Camuso J, Williams E, et al. Effects of a small quantity of omega-3 fatty acids on cardiovascular risk factors in NIDDM. A randomized, prospective, double-blind, controlled study. Diabetes Care 1994;17(1):37-44.
  • Burton-Freeman B, Davis PA, Schneeman BO. Interaction of fat availability and sex on postprandial satiety and cholecystokinin after mixed-food meals. Am J Clin Nutr 2004;80(5):1207-1214.
  • Clore JN, Stillman JS, Li J, et al. Differential effect of saturated and polyunsaturated fatty acids on hepatic glucose metabolism in humans. Am J Physiol Endocrinol.Metab 2004;287(2):E358-E365.
  • Dworatzek PD, Hegele RA, Wolever TM. Postprandial lipemia in subjects with the threonine 54 variant of the fatty acid-binding protein 2 gene is dependent on the type of fat ingested. Am J Clin Nutr 2004;79(6):1110-1117.
  • Eyjolfson V, Spriet LL, Dyck DJ. Conjugated linoleic acid improves insulin sensitivity in young, sedentary humans. Med Sci Sports Exerc 2004;36(5):814-820.
  • Gradek WQ, Harris MT, Yahia N, et al. Polyunsaturated fatty acids acutely suppress antibodies to malondialdehyde-modified lipoproteins in patients with vascular disease. Am J Cardiol 4-1-2004;93(7):881-885.
  • Kaji K, Yoshida S, Nagata N, et al. An open-label study of administration of EH0202, a health-food additive, to patients with chronic hepatitis C. J Gastroenterol. 2004;39(9):873-878.
  • Loo WT, Cheung MN, Chow LW. The inhibitory effect of a herbal formula comprising ginseng and carthamus tinctorius on breast cancer. Life Sci. 11-26-2004;76(2):191-200.
  • Nordstrom DC, Honkanen VE, Nasu Y, et al. Alpha-linolenic acid in the treatment of rheumatoid arthritis. A double-blind, placebo-controlled and randomized study: flaxseed vs. safflower seed. Rheumatol.Int. 1995;14(6):231-234.
  • Park Y, Jones PG, Harris WS. Triacylglycerol-rich lipoprotein margination: a potential surrogate for whole-body lipoprotein lipase activity and effects of eicosapentaenoic and docosahexaenoic acids. Am J Clin Nutr 2004;80(1):45-50.
  • Radack K, Deck C, Huster G. The effects of low doses of n-3 fatty acid supplementation on blood pressure in hypertensive subjects. A randomized controlled trial. Arch Intern Med 1991;151(6):1173-1180.
  • Rallidis LS, Paschos G, Papaioannou ML, et al. The effect of diet enriched with alpha-linolenic acid on soluble cellular adhesion molecules in dyslipidaemic patients. Atherosclerosis 2004;174(1):127-132.
  • Simopoulos, AP. Omega-3 fatty acids and antioxidants in edible wild plants. Biol Res 2004;37(2):263-277.
  • Wilt TJ, Lofgren RP, Nichol KL, et al. Fish oil supplementation does not lower plasma cholesterol in men with hypercholesterolemia. Results of a randomized, placebo-controlled crossover study. Ann Intern Med 12-1-1989;111(11):900-905.
  • Zhang Q, Peng JH, Zhang XN. [A clinical study of Safflower Yellow injection in treating coronary heart disease angina pectoris with Xin-blood stagnation syndrome.]. Chin J Integr.Med 2005;11(3):222-225.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad