SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Arándano (Vaccinium myrtillus)

Arándano (Vaccinium myrtillus)

Resumen:

El arándano, fruto congénere de la mora azul, tiene un buen antecedente en el uso medicinal. La fruta seca ha sido popular para el tratamiento sintomático de la diarrea y alivio tópico de inflamaciones de menor grado de la membrana mucosa y para una variedad de trastornos oculares, incluidos la poca visión nocturna, fatiga ocular y miopía.

El arándano y sus extractos contienen un número de componentes biológicamente activos, entre los que se incluyen un tipo de compuestos que se llaman antocianosidas. Éstos han sido el centro de estudio de las últimas investigaciones realizadas en Europa.

El extracto de arándano se ha evaluado por su eficacia como antioxidante, muco-estimulante, hipoglicémico, antiinflamatorio, vasodilatador y agente reductor de lípidos. Aunque los estudios preclínicos han sido prometedores, los datos en seres humanos son limitados y en gran parte deficientes. En este momento, no existen suficientes evidencias que apoyen el uso (o que estén en contra) del arándano para la mayoría de las indicaciones. De forma notable, las evidencias indican ausencia de beneficios del arándano en el mejoramiento de la visión nocturna.

El arándano se usa comúnmente para preparar mermeladas, pasteles, tartas de fruta, almíbares y bebidas alcohólicas/no alcohólicas. Los extractos de la fruta se usan como agentes colorantes en vinos.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Degeneración macular relacionada con la edad, anginas (dolor de pecho), angiogénesis (formación de vasos sanguíneos), antifúngico, antimicrobiano, antioxidante, antiséptico, antiviral, artritis, sangrado de encías, quemaduras, cáncer, enfermedad cardiovascular, quimio-protector, síndrome de fatiga crónica, resfrío común, tos, dermatitis, disentería (diarrea severa), edema (hinchazón), encefalitis (transmitida por garrapatas), trastornos oculares, fiebres, gota (inflamación dolorosa), cardiopatías, hematurias (sangre en la orina), hemorroides, hipertensión, colesterol alto, enfermedad renal, supresión de la lactancia, laxante (bayas frescas), leucemia, enfermedad hepática, degeneración macular, úlceras orales, faringitis, poca circulación, retinitis pigmentosa, escorbuto, infecciones cutáneas, dolor de garganta, malestar estomacal, tónico, sangre en la orina, infección del tracto urinario, venas varicosas por embarazo y mejoramiento de la visión.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Arteriosclerosis ("endurecimiento de las arterias"), enfermedad vascular periférica (C)

    El arándano se ha usado tradicionalmente algunas veces para tratar cardiopatías y la aterosclerosis. Existen algunas investigaciones realizadas en laboratorio en esta área, pero no hay ninguna formulación definida en seres humanos.

  • Cataratas (C)

    El extracto de arándano se ha usado para un gran número de problemas oculares, incluida la prevención del avance de las cataratas. En este momento, existe información científica limitada en esta área.

  • Deficiencia venosa crónica (C)

    La deficiencia venosa crónica es una afección que se diagnostica de forma más común en Europa que en Estados Unidos y puede comprender inflamación en las piernas, venas varicosas, dolor en las piernas, picor y úlceras cutáneas. Un extracto estandarizado de arándano que se llama antocianosida de vaccinium myrtillus (VMA, en inglés) es popular en Europa para el tratamiento de la deficiencia venosa crónica. Sin embargo, en esta área únicamente existen estudios preliminares y se necesitan más estudios antes de hacer una recomendación.

  • Diabetes mellitus (C)

    El arándano se ha usado tradicionalmente en el tratamiento de la diabetes y las investigaciones en animales indican que el extracto de la hoja de esta fruta puede disminuir el nivel de azúcar en la sangre. Se necesitan investigaciones en humanos en esta área antes de hacer una recomendación.

  • Diarrea (C)

    Tradicionalmente, el arándano se usa para tratar la diarrea, pero no existen investigaciones confiables en esta área.

  • Enfermedad fibroquística del seno (C)

    Existen investigaciones limitadas que indican un posible beneficio del arándano en el tratamiento de la enfermedad fibroquística del seno. Se necesitan más estudios antes de hacer una recomendación.

  • Glaucoma (C)

    Una presión intraocular alta se considera un factor de riesgo para desarrollar glaucoma. Los productos que contienen arándano negro pueden reducir el riesgo de desarrollar glaucoma.

  • Menstruación dolorosa (dismenorrea) (C)

    Evidencias preliminares indican que el arándano puede ser de provecho para el alivio del dolor menstrual, aunque se necesitan más investigaciones antes de llegar a una conclusión firme.

  • Retinopatía (C)

    Con base en investigaciones realizadas en animales y en varios estudios pequeños realizados en humanos, el arándano puede ser de provecho en el tratamiento de la retinopatía en pacientes con diabetes o hipertensión. Sin embargo, estas investigaciones son prematuras y aún no está claro si el arándano es de provecho para esta afección.

  • Úlceras estomacales (enfermedad de úlcera péptica) (C)

    El extracto de arándano se ha indicado como un tratamiento que ayuda en la cicatrización de úlceras. Existe un poco de apoyo para este uso a partir de estudios realizados en animales y en laboratorio, pero no existen evidencias confiables en humanos en esta área.

  • Visión nocturna (D)

    El uso tradicional y varios estudios difusos realizados entre los años sesenta y setenta, indican posibles beneficios del arándano en la visión nocturna. Sin embargo, los más recientes estudios que se han diseñado bien no indican ningún beneficio. Con base en estas evidencias, el arándano parece que no es de provecho para mejorar la visión nocturna.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Las personas con alergias a plantas de la familia de las ericáceas o a las antocianosidas pueden tener reacciones al arándano. Sin embargo, faltan casos confiables que se hayan publicado sobre serias reacciones alérgicas al arándano.

Efectos secundarios y advertencias

En términos generales, se considera que el arándano es seguro en dosis recomendadas durante cortos períodos de tiempo, con base en los antecedentes que posee como producto comestible. Faltan reportes de toxicidad seria o efectos secundarios, aunque si esta fruta se consume en grandes dosis, existe un mayor riesgo de sangrado, malestar estomacal o envenenamiento por las hidroquinonas.

Con base en el uso en humanos, la fruta fresca del arándano puede causar diarrea o tener efectos laxantes. Con base en estudios realizados en animales, el arándano puede provocar disminución del azúcar en la sangre. Por tanto, se deben tomar precauciones en pacientes con diabetes o hipoglicemia y aquellas personas que consumen drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Podría ser necesario que un proveedor médico controle el nivel de glucosa sérica y ajuste el medicamento. En teoría, el arándano puede disminuir la presión sanguínea, con base en estudios realizados en laboratorio. Con el uso de extracto de hoja de arándano, existe un mayor y teórico aumento de riesgo de sangrado, aunque no existe ningún reporte confiable de sangrado en humanos que se haya publicado. Se deben tomar precauciones en pacientes con trastornos de sangrado y en pacientes que consumen drogas, en quienes puede aumentar el riesgo de sangrado o previo a algunas cirugías y procedimientos dentales.

Embarazo y lactancia

No existen suficientes evidencias científicas para recomendar el uso seguro del arándano en el embarazo y la lactancia, aunque se considera que es seguro consumir la fruta del arándano, con base en sus antecedentes como producto comestible. Un estudio utilizó extracto de arándano para tratar la inflamación en las piernas a causa del embarazo (edema) y éste no reportó ningún tipo de efecto adverso.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El arándano puede disminuir el nivel de azúcar en la sangre, aunque faltan estudios realizados en humanos en esta área que sean confiables. Se deben tomar precauciones si se usa con medicamentos que pueden también disminuir el azúcar en la sangre. Un proveedor médico calificado es quien debe controlar de cerca a los pacientes que consumen drogas para la diabetes por vía oral o se administran insulina. Podría ser necesario ajustar el medicamento.

Con base en el uso en seres humanos, el arándano puede aumentar la diarrea si se consume con drogas que provocan o agudizan la diarrea, como laxantes o algunos antibióticos. En teoría, el arándano puede aumentar el riesgo de sangrado si se consume con drogas que aumentan el riesgo de sangrado. Algunos ejemplos incluyen las aspirinas, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetas como clopidogrel (Plavix®), y drogas antiinflamatorias no- esteroides como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®). No existen reportes de sangrado con el uso del arándano que se hayan realizado en humanos y que a la vez sean confiables y se hayan publicado. Con base en la teoría, el arándano puede disminuir aún más la presión sanguínea si se consume con drogas que disminuyen la presión sanguínea.

Con base en estudios anteriores en laboratorio, se ha mostrado que los extractos de arándano inhiben el H. pylori, una bacteria que produce úlceras y que acentúa los efectos de la droga por prescripción como la claritromicina (Biaxin ®).

El arándano también puede interactuar con agentes anticancerígenos, agentes que dañan el hígado y medicamentos que contienen estrógenos. Consulte a un profesional de la salud, incluso a un farmaceuta, para conocer las interacciones.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Con base en las investigaciones en animales, el arándano puede disminuir el nivel de azúcar en la sangre. Aunque faltan estudios confiables en humanos en esta área, se deben tomar precauciones si se consume con hierbas o suplementos que también pueden disminuir el azúcar en la sangre. Podría ser necesario controlar los niveles de glucosa en la sangre y ajustar la dosis.

Según la teoría, el arándano puede disminuir aún más la presión sanguínea si se consume con hierbas o suplementos que disminuyen la presión sanguínea.

Según la teoría, el arándano puede aumentar el riesgo de sangrado si se consume con hierbas y suplementos que se supone aumentan el riesgo de sangrado. Se han reportado varios casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba; se han reportado menos casos con ajo y con palma enana americana. Varios otros agentes pueden, en teoría, aumentar el riesgo de sangrado, pese a que esto no se ha probado en la mayoría de los casos.

Con base en el uso tradicional, el arándano puede aumentar la diarrea o los efectos laxantes si se consume con hierbas y suplementos que se cree también poseen efectos laxantes.

El consumo de arándano con suplementos de quercetina puede producir efectos aditivos. La preparación de arándanos con agua y azúcar para hacer sopa puede disminuir la cantidad de quercetina en 40%. Las bayas contienen resveratrol, que se han estudiado como antioxidantes para enfermedades cardiovasculares y cáncer, y pueden tener efectos aditivos si se consumen con suplementos como semillas de uva.

El arándano también puede interactuar con agentes anticancerígenos, antioxidantes, agentes que dañan el hígado y con hierbas o suplementos con propiedades hormonales. Consulte a un profesional de la salud, incluso a un farmaceuta, para conocer las interacciones.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Tradicionalmente se han utilizado 55-115 gramos de bayas frescas tres veces al día, u 80-480 miligramos de extracto acuoso tres veces al día por vía oral (estandarizado a 25% de antocianosidas).

Tradicionalmente, se han utilizado 4-8 gramos de fruta deshidratada por vía oral tomada con agua dos veces al día, o una decocción de fruta deshidratada por vía oral tres veces al día (se preparan de 5 a 10 gramos de fruta deshidratada triturada en 150 mililitros de agua hirviendo, durante 10 minutos y se pasa por el colador cuando aún esté caliente) o ingestión por vía oral de fruta deshidratada macerada en frío, tres veces al día (se sumerge la fruta deshidratada y triturada en 150 mililitros de agua, durante varias horas). Los expertos advierten que los pacientes deben utilizar preparados con arándano deshidratado, dado que los preparados con la fruta fresca pueden empeorar la diarrea.

Algunos expertos recomiendan hacer gárgaras con una decocción de fruta deshidratada al 10%, cuando sea necesario para las inflamaciones de la membrana mucosa.

Niños (menores de 18 años)

No existen suficientes evidencias científicas para recomendar el uso de arándanos en niños.

Referencias:

  • Bomser J, Madhavi DL, Singletary K, et al. In vitro anticancer activity of fruit extracts from Vaccinium species. Planta Med 1996;62(3):212-216.
  • Canter PH, Ernst E. Anthocyanosides of Vaccinium myrtillus (bilberry) for night vision--a systematic review of placebo-controlled trials. Surv.Ophthalmol 2004;49(1):38-50.
  • Erlund I, Marniemi J, Hakala P, et al. Consumption of black currants, lingonberries and bilberries increases serum quercetin concentrations. Eur.J Clin Nutr 2003;57(1):37-42.
  • Head KA. Natural therapies for ocular disorders, part two: cataracts and glaucoma. Altern Med Rev 2001;6(2):141-166.
  • Hou DX. Potential mechanisms of cancer chemoprevention by anthocyanins. Curr Mol Med 2003;3(2):149-159.
  • Katsube N, Iwashita K, Tsushida T, et al. Induction of apoptosis in cancer cells by Bilberry (Vaccinium myrtillus) and the anthocyanins. J Agric Food Chem 1-1-2003;51(1):68-75.
  • Kramer JH. Anthocyanosides of Vaccinium myrtillus (bilberry) for night vision--a systematic review of placebo-controlled trials. Surv.Ophthalmol 2004;49(6):618.
  • Levy Y, Glovinsky Y. The effect of anthocyanosides on night vision. Eye 1998;12 ( Pt 6):967-969.
  • Logan AC, Wong C. Chronic fatigue syndrome: oxidative stress and dietary modifications. Altern.Med Rev 2001;6(5):450-459.
  • Lyons MM, Yu C, Toma RB, et al. Resveratrol in raw and baked blueberries and bilberries. J Agric.Food Chem. 9-24-2003;51(20):5867-5870.
  • Milbury PE, Graf B, Curran-Celentano, JM, et al. Bilberry (Vaccinium myrtillus) anthocyanins modulate heme oxygenase-1 and glutathione S-transferase-pi expression in ARPE-19 cells. Invest Ophthalmol Vis Sci 2007;48(5):2343-2349.
  • Muth ER, Laurent JM, Jasper P. The effect of bilberry nutritional supplementation on night visual acuity and contrast sensitivity. Altern Med Rev 2000;5(2):164-173.
  • Rasetti FRM, Caruso D, Galli G, et al. Extracts of Ginkgo biloba L. leaves and Vaccinium myrtillus L. fruits prevent photo induced oxidation of low density lipoprotein cholesterol. Phytomedicine 1997;3:335-338.
  • Roy S, Khanna S, Alessio HM. et al. Anti-angiogenic property of edible berries. Free Radic Res 2002;36(9):1023-1031.
  • Zadok D, Levy Y, Glovinsky Y. The effect of anthocyanosides in a multiple oral dose on night vision. Eye 1999;13 ( Pt 6):734-736.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad