SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Algas marinas, kelp, fuco negro (Fucus vesiculosus)

Algas marinas, kelp, fuco negro (Fucus vesiculosus)

Resumen:

El Fucus vesiculosus es un alga parda que crece en la costa norte de los océanos Pacífico y Atlántico y en los mares del Norte y Báltico. En ocasiones se usa este nombre para denominar la Ascophyllum nodosum, que es otra alga parda que crece junto a al Fucus vesiculosus. Estas especies de algas son frecuentemente incluidas en preparados de kelp junto con otras variedades de algas marinas.

En Vietnam, así como en otras poblaciones asiáticas, las algas marinas se consumen como alimento que preparan de distintas formas: crudas en ensaladas y como vegetal, encurtidas en salsa o vinagre, como aderezos, o en la confección de jaleas dulces, y también cocinadas en sopa de vegetales. Como hierba medicinal, las algas marinas se han usado en la elaboración de cosméticos tradicionales, en tratamientos para la tos, asma, hemorroides, diviesos, bocio, malestares estomacales, enfermedades urinarias y para reducir la aparición de tumores, úlceras y dolores de cabeza. Vietnam posee gran abundancia de algas florales, con un total estimado en mil especies, de las que se han identificado unas 638.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Antiviral, arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias), artritis, hipertrofia benigna de la próstata (HPB o agrandamiento de la próstata), inflamación de la vejiga, cáncer cervical, cáncer de colon, eczemas, edemas, agrandamiento de glándulas, fatiga, enfermedades del corazón, caída del cabello, acidez estomacal, herpes viral simple, colesterol alto, enfermedades de los riñones, laxante, linfomas, desnutrición, menstruaciones irregulares, orquitis (testículos hinchados o dolorosos), parásitos, soriasis, protección contra la radiación, reumatismo, dolores de garganta, ablandador de materia fecal, malestares estomacales, úlceras, tónico para el tracto urinario.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Antibacteriano/antifúngico (C)

    Estudios de laboratorio sugieren actividad antifúngica y antibacteriana del fuco negro. Sin embargo, no se han realizado estudios confiables en humanos que apoyen su uso como agente antibacteriano o antifungicida.

  • Anticoagulante (adelgazador de la sangre) (C)

    Estudios de laboratorio han descubierto propiedades anticoagulantes en el fucoidán o fucano, que son componentes de las algas pardas como el fuco negro. Sin embargo, no existen estudios disponibles y de buena calidad en humanos que apoyen este uso.

  • Antioxidante (C)

    Estudios de laboratorio sugieren que el fucoidán, componente de algunas algas pardas, promueve la actividad antioxidante. Sin embargo, no se han realizado estudios en humanos de buena calidad que apoyen el uso como antioxidante.

  • Cáncer (C)

    Según estudios en animales y de laboratorio, muchas de las algas pardas, incluido el fuco negro (Fucus vesiculosus), parecen suprimir el crecimiento de varios tipos de células cancerígenas. Sin embargo, no existen en la actualidad estudios confiables disponibles realizados en humanos para ofrecer una recomendación de su uso para tratar el cáncer.

  • Diabetes (C)

    Según estudios realizados en animales, se cree que el extracto de fuco negro pudiera bajar los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, no existen estudios disponibles ni confiables, realizados en humanos en que apoyar una recomendación en el tratamiento de la diabetes.

  • Bocio (inflamación de la tiroides) (C)

    El fuco negro contiene diferentes concentraciones de yodo, por lo que se ha utilizado para tratar trastornos de la tiroides tales como el bocio. Aunque la evidencia sugiere actividad tiroidea, no existe suficiente investigación que apoye el uso de fuco negro en tratamientos de la tiroides.

  • Pérdida de peso (C)

    El fuco negro y otros productos de algas marinas son frecuentemente publicitados en el mercado para perder peso. Sin embargo, su eficacia y seguridad no han sido estudiadas en humanos.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en individuos con alergias/hipersensibilidad al Fucus vesiculosus, a alguno de sus compuestos o al yodo ya que se puede presentar sensibilidad.

Efectos secundarios y advertencias

La mayoría de las reacciones negativas a estos preparados parecen relacionarse más con altos contenidos de yodo, de metales pesados, u otros tipos de contaminación, que con el propio fuco negro. Debido a la posible contaminación de éste con metales pesados, su consumo debe siempre ser considerado como potencialmente peligroso.

Según los efectos tóxicos conocidos del yodo y según casos reportados, su alta concentración en el fuco negro pudieran causar una afección anormal de la actividad tiroidea. En teoría, el fuco negro puede elevar o disminuir los niveles de la hormona tiroidea en la sangre. A ello debemos sumar la posibilidad de que pueda causar lesiones de acné. Existen datos sobre brotes severos de acné asociados al uso de kelp. El yodo, por otra parte, puede causar sabor metálico en la boca, aumentar la salivación y causar irritación en el estómago.

Existe también información con respecto a personas que desarrollaron enfermedades del riñón y toxicidad nerviosa a consecuencia del consumo de algas marinas/kelp, lo que se atribuye a su alto contenido de arsénico. El sangrado anormal y conteo insuficiente de plaquetas se atribuyó a los contaminantes presentes en un derivado de kelp. El fuco negro, por otro lado, puede contener vitaminas, minerales, calcio, magnesio, potasio y sodio y además puede elevar los niveles sanguíneos.

Los extractos de fuco negro pueden disminuir el nivel de azúcar en la sangre; se recomienda precaución en pacientes diabéticos o con hipoglucemia y en aquellos que estén tomando medicinas, hierbas o suplementos que afecten el nivel de azúcar en la sangre se recomienda prudencia. Se recomienda que un médico siga una estrecha vigilancia de los niveles de glucosa sérica, así como hacer ajustes en los medicamentos.

El fuco negro puede tener propiedades adelgazantes de la sangre (anticoagulante). Se han observado sangrado anormal, petequias y púrpura trombocitopénica autoinmune con diseritropoyesis. Los pacientes con trastornos de coagulación o que estén tomando medicamentos que puedan aumentar el riesgo de sangrado deben tener prudencia en el uso. Puede ser necesario ajustar las dosis.

A la ingesta constante del fuco negro y de otras algas marinas pardas tradicionalmente se le atribuyen propiedades laxantes, que pueden deberse a un componente, ácido algínico, que se encuentra en muchos agentes laxantes.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso del fuco negro durante el embarazo ni durante el periodo de lactancia debido a la falta de información científica confiable, por la presencia de altas concentraciones de yodo y por la posible contaminación con metales pesados.

Las posibles interacciones:

Interacción con otras drogas

En teoría, el alto contenido de yodo del fuco negro puede interferir con la función de drogas que actúan sobre la tiroides, tales como la levotiroxina (Synthroid®, Levoxil®). El uso de fuco negro y de amiodarona puede alterar la función tiroidea por causa del alto nivel de yodo en ambos agentes. El uso de agentes que contienen yodo, como el fuco negro y el kelp puede alterar la función tiroidea cuando se usan con litio. Otras hormonas endocrinas, los niveles de estrógeno y los niveles de progesterona, pueden resultar afectadas y por tanto el fuco negro puede interactuar con medicamentos hormonales.

Los extractos de fuco negro pueden disminuir el azúcar en la sangre. Se recomienda prudencia en el uso de medicamentos que también puedan disminuir el azúcar en la sangre. Aquellos pacientes que estén tomando drogas para la diabetes vía oral o insulina deberán recibir estrecha vigilancia por parte de un médico calificado. También puede ser necesario realizar un ajuste a la medicación.

El fuco negro puede tener un efecto adelgazante de la sangre (anticoagulante), por lo que su uso puede aumentar el riesgo de hemorragia si es usado en combinación con otras drogas que aumentan el riesgo de sangrado, como la aspirina, anticoagulantes (adelgazantes de la sangre) como la Warfarina (Coumadin®) o heparina, medicamentos contra plaquetas como clopidogrel (Plavix®), y drogas antiinflamatorias sin base de esteroides como ibuprofeno (Motrin®, Advil® o naproxen (Naprosin®, Aleve®).

Al uso constante de fuco negro y de otras algas pardas se le atribuyen tradicionalmente propiedades laxantes, lo que puede deberse al componente ácido algínico, presente en muchos agentes laxantes. El uso combinado con laxantes puede aumentar los efectos. En teoría, ya que posee propiedades que estimulan la tiroides, el fuco negro si se combina con estimulantes se puede sumar a los efectos. La presencia de metales pesados contaminantes, como arsénico, cadmio, cromo y plomo, en los preparados de fuco negro, puede aumentar el riesgo de toxicidad en el riñón si se combina con drogas que le causen daño al riñón. El fuco negro puede interactuar con los diuréticos.

Interacción con hierbas y suplementos dietéticos

Los extractos de fuco negro pueden disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución en el uso de las hierbas y suplementos dietéticos que a su vez puedan disminuir el azúcar en la sangre. Puede ser necesaria una estrecha vigilancia de los niveles de glucosa en la sangre así como ajustar las dosis de medicación..

El fuco negro puede aumentar el riesgo de sangrado si se combina con hierbas y suplementos. Se tiene evidencia de numerosos casos de sangrado asociados al uso de Ginkgo biloba, y en menor número, de casos de sangrado asociados al ajo y palma enana americana. Muchos otros agentes pueden, en principio, aumentar el riesgo de sangrado, aunque esto no se ha comprobado en la mayoría de los casos.

A la ingesta constante del fuco negro y de otras algas marinas pardas se le atribuyen tradicionalmente propiedades laxantes, que pueden deberse a un componente, el ácido algínico, que se encuentra en muchos agentes laxantes. El uso combinado con laxantes puede aumentar los efectos.

Debido a propiedades que estimulan la tiroides, el fuco negro puede, en teoría, exacerbar los efectos si es combinado con hierbas o suplementos estimulantes, como cafeína, guaraná o efedra (ma huang). La presencia de metales pesados contaminantes en las preparaciones de fuco negro, como el arsénico, cadmio, cromo y plomo, puede aumentar el peligro de toxicidad en el riñón si se toman con hierbas o suplementos que pueden causar daño al riñón.

El fuco negro puede, en teoría, disminuir la absorción de hierro, especialmente si se toma por periodos prolongados de tiempo. Sus preparaciones contienen diferentes niveles de calcio, magnesio, potasio, sodio, vitaminas y minerales y por lo tanto podría aumentar los niveles sanguíneos correspondientes. El fuco negro puede interactuar con los diuréticos.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Se ha administrado en cápsulas blandas (extracto de alcohol), en dosis diarias de 200 a 600 miligramos por vía oral. También ha sido administrado en tabletas, en dosis iniciales de tres veces al día aumentando la cantidad de tabletas gradualmente hasta tomar un total de 24 tabletas al día. También se han utilizado dosis de una preparación de 16 gramos de algas maceradas en una pinta de agua, administradas en un fluido de 2 onzas, tres veces al día, o de un extracto líquido con base de alcohol, en dosis de 4 a 8 ml antes de cada comida.

Para el uso tópico (sobre la piel), el fuco negro y los parches de otras algas marinas están a la venta comercialmente como promotores de la pérdida de peso, sin embargo, no existen dosis comprobadas apropiadamente ni aceptadas por consenso.

Niños (menores de 18 años)

No existe suficiente evidencia científica como para recomendar el uso seguro del fuco negro en niños. Debido a su contenido de yodo y potencial contaminación con metales pesados no se recomienda su uso en niños.

Referencias:

  • Amster E, Tiwary A, Schenker MB. Case report: potential arsenic toxicosis secondary to herbal kelp supplement. Environ Health Perspect 2007 Apr;115(4):606-8.
  • Clark CD, Bassett B, Burge MR. Effects of kelp supplementation on thyroid function in euthyroid subjects. Endocr Pract 2003;9(5):363-369.
  • Conz PA, La Greca G, Benedetti P, et al. Fucus vesiculosus: a nephrotoxic alga? Nephrol Dial Transplant 1998;13(2):526-527.
  • Durig J, Bruhn T, Zurborn KH, et al. Anticoagulant fucoidan fractions from Fucus vesiculosus induce platelet activation in vitro. Thromb Res 1997;85(6):479-491.
  • Eliason BC. Transient hyperthyroidism in a patient taking dietary supplements containing kelp. J Am Board Fam Pract 1998;11(6):478-480.
  • Ellouali M, Boisson-Vidal C, Durand P, et al. Antitumor activity of low molecular weight fucans extracted from brown seaweed Ascophyllum nodosum. Anticancer Res 1993;13(6A):2011-2020.
  • Lamela M, Anca J, Villar R, et al. Hypoglycemic activity of several seaweed extracts. J Ethnopharmacol 1989;27(1-2):35-43.
  • Le Tutour B, Benslimane F, Gouleau MP, et al. Antioxidant and pro-oxidant activities of the brown algae, Laminaria digitata, Himanthalia elongata, Fucus vesiculosus, Fucus serratus and Ascophyllum nodosum. J Applied Phycology 1998;10(2):121-129.
  • Müssig K, Thamer C, Bares R, et al. Iodine-induced thyrotoxicosis after ingestion of kelp-containing tea. J Gen Intern Med 2006 Jun;21(6):C11-4.
  • Nishiyama S, Mikeda T, Okada T, et al. Transient hypothyroidism or persistent hyperthyrotropinemia in neonates born to mothers with excessive iodine intake. Thyroid 2004;14(12):1077-1083.
  • Picco G, de Dios-Romero A, Albanell N, et al. [Regular intake of seaweed and hyperthyroidism]. Med Clin (Barc) 2006 Jul 1;127(5):199
  • Pye KG, Kelsey SM, House IM, et al. Severe dyserythropoiesis and autoimmune thrombocytopenia associated with ingestion of kelp supplements. Lancet 1992;339(8808):1540.
  • Shilo S, Hirsch HJ. Iodine-induced hyperthyroidism in a patient with a normal thyroid gland. Postgrad Med J 1986;62(729):661-662.
  • Skibola CF, Curry JD, VandeVoort C, et al. Brown kelp modulates endocrine hormones in female sprague-dawley rats and in human luteinized granulosa cells. J Nutr 2005;135(2):296-300.
  • Teas J, Braverman LE, Kurzer MS, et al. Seaweed and soy: companion foods in Asian cuisine and their effects on thyroid function in American women. J Med Food 2007 Mar;10(1):90-100.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad