SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Alfalfa (Medicago sativa)

Alfalfa (Medicago sativa)

Resumen:

La alfalfa como leguminosa que es, tiene una larga historia de uso medicinal y en la dieta. Un número reducido de estudios preliminares en humanos y en animales reportan que los suplementos de alfalfa pueden reducir los niveles de colesterol y glucosa. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones que se han realizado a la fecha no se han diseñado bien. Por tanto, no existen suficientes evidencias disponibles para llegar a conclusiones firmes en estas áreas.

Los suplementos de alfalfa que se consumen por vía oral parecen tolerarse bien en términos generales. Sin embargo, la ingestión de tabletas de alfalfa se ha asociado con reportes de un síndrome similar al lupus o señales del mismo. Es posible que estas reacciones se deban al aminoácido L-canavanino que aparentemente se encuentra presente en semillas y retoños de alfalfa, pero no así en las hojas. También existen pocos casos de pancitopenia (bajo recuento sanguíneo), dermatitis (inflamación de la piel) y malestar gastrointestinal.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Alergias, antifúngico, antimicrobiano, antioxidante, estimulante del apetito, asma, trastornos de la vejiga, trastornos de coagulación sanguínea, diviesos, cáncer de seno, cáncer cervical, tos, diuresis (incremento de la micción), reemplazo de estrógenos, trastornos del tracto gastrointestinal, cicatrización de encías después de procedimientos dentales, incremento de leche materna, indigestión, inflamación, picaduras de insectos, ictericia, trastornos renales, síntomas menopáusicos, apoyo nutricional, úlcera péptica, trastornos de la próstata, artritis reumatoide, escorbuto, lesión en la piel por efecto de radiaciones, úlceras estomacales, púrpura trombocitopénica, estimulante uterino, suplementación de vitaminas (vitaminas A, C, E, K), cicatrización de heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Colesterol alto (C)

    En estudios realizados en animales y en un menor número de casos observados en seres humanos, se ha reportado una reducción en el nivel del colesterol total de la sangre y de la lipoproteína de baja densidad ("colesterol malo"). En estos casos, la lipoproteína de alta densidad ("colesterol bueno") no se alteró. Aunque esta evidencia es prometedora, se necesitan mejores investigaciones antes de llegar a una conclusión firme.

  • Arterosclerosis (placas de colesterol en las arterias del corazón) (C)

    Varios estudios realizados en animales reportan una reducción de placas de colesterol en las arterias después del uso de la alfalfa. Se necesitan investigaciones bien diseñadas en seres humanos antes de llegar a una conclusión.

  • Diabetes (C)

    Un pequeño número de estudios reporta una reducción en el nivel de azúcar en la sangre después de la ingestión de alfalfa. Los datos en seres humanos son limitados y sigue siendo difuso si la alfalfa puede ayudar en el control de azúcar en pacientes con diabetes o con hiperglicemia.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

La alfalfa se debe evitar en personas que son alérgicas a miembros de la familia de las fabáceas o a la familia de las leguminosas. Se deben exigir precauciones en personas que son alérgicas al pasto.

Efectos secundarios y advertencias

Aparentemente, las personas toleran bien la alfalfa, aunque se han reportado algunos casos de efectos adversos serios.

Pueden ocurrir síntomas gastrointestinales moderados como los siguientes: malestar estomacal, gases, diarrea o heces más voluminosas/más frecuentes. Se ha reportado dermatitis (inflamación/rojez en la piel) y es posible que ello se deba a la alergia a la alfalfa.

Con base en estudios en animales y en el reporte de un caso en humanos, se puede reducir el nivel de azúcar en la sangre. Los pacientes con diabetes o hipoglicemia deben tomar precauciones, como también las personas que consumen drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Podría ser necesario que un proveedor médico controle los niveles de glucosa sérica y ajuste el medicamento.

Los efectos similares al lupus se han asociado con el uso de alfalfa, incluidos anticuerpos antinucleares en la sangre, dolores musculares, fatiga, función anormal del sistema inmunológico y anormalidades renales. Por tanto, las personas que tienen antecedentes de lupus (lupus sistémico eritematoso) o antecedentes familiares de lupus deben evitar el consumo de suplementos de alfalfa.

Otros efectos adversos que se reportan con menos frecuencia incluyen el recuento anormal de células sanguíneas (pancitopenia) y bajos niveles de potasio (hipocalemia). En teoría, los niveles de la hormona tiroidea pueden aumentar; se puede estimular la expansión de gota y ocurrir efectos similares al estrógeno.

Dentro de los productos de contaminación de alfalfa con bacterias potencialmente peligrosas se incluyen Escherichia coli 0157:H7, salmonela, y se ha reportado Listeria monocitogenes). Existe reporte de un caso de vómito luego del consumo de alga marina y alfalfa orgánica cuya causa se atribuyó a la contaminación de cápsulas con altas cantidades de endosporas en formación y bacterias similares a los estreptomicetos. En las plantas de la alfalfa se ha descubierto cobre, arsénico y antimonio.

Muchas tinturas/extractos en líquido incluyen altos niveles de alcohol y se deben evitar si conduce u opera alguna maquinaria pesada.

Embarazo y lactancia

No se recomiendan los suplementos de alfalfa durante el embarazo y la lactancia debido a las evidencias insuficientes y a un potencial riesgo de defectos congénitos o aborto espontáneo. Generalmente, se cree que las cantidades que se encuentran en los alimentos son seguras. Según la tradición, se cree que la alfalfa estimula la producción de leche materna, aunque esto no se ha estudiado bien.

Las tinturas/extractos en líquido pueden incluir altos niveles de alcohol y se deben evitar durante el embarazo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Con base en estudios en animales y en el informe de un caso en seres humanos, los niveles de azúcar en la sangre se pueden reducir. Se deben tomar precauciones si se usa con medicamentos que también pueden disminuir el nivel de azúcar en la sangre. Un proveedor médico calificado es quien debe monitorear de cerca a los pacientes que consumen drogas para la diabetes por vía oral o insulina. Podría ser necesario ajustar el medicamento.

La hierba alfalfa contiene vitamina K y por tanto, puede reducir el efecto de "adelgazamiento de la sangre" de la droga warfarina (Coumadin®). La alfalfa puede sumarse a los efectos de los medicamentos que reducen el colesterol como atorvastatin (Lipitor®) o simvastatin (Zocor®).

La alfalfa puede aumentar el riesgo de quemaduras de sol agudas si se usa con drogas que aumentan la sensibilidad al sol, como la cloropromazina (Thorazine®). Debido a las sustancias químicas similares al estrógeno que la alfalfa contiene, pueden aumentar los efectos secundarios de drogas que contienen estrógenos (como las pastillas anticonceptivas o la terapia de reemplazo hormonal). En teoría, la alfalfa puede aumentar los niveles de la hormona tiroidea y alterar los efectos de las drogas tiroideas como la tiroxina (Synthroid®, Levoxyl®).

La alfalfa puede alterar los niveles de potasio y calcio como otras drogas.

Muchas tinturas/extractos en líquido contienen altos niveles de alcohol y pueden provocar náuseas o vómito si se consumen con metronidazol (Flagyl®) o disulfiram (Antabuse®).

La alfalfa también puede interactuar con medicamentos que alteran el sistema inmunológico.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

El nivel de azúcar en la sangre puede disminuir. Se deben tomar precauciones si se usa con hierbas o suplementos que pueden también disminuir el azúcar en la sangre como el Aloe vera, o el melón amargo. Podría ser necesario controlar el nivel de glucosa en la sangre y ajustar la dosis.

La alfalfa puede sumarse a los efectos de los agentes que disminuyen el colesterol como aceite de pescado, ajo, guggul, levadura roja y niacina. .

Se ha reportado que la alfalfa contiene vitamina K y por tanto, puede reducir los efectos de hierbas y suplementos que tengan efectos adelgazantes de la sangre que dependen de la reducción de vitamina K.

Debido a que la alfalfa contiene substancias químicas similares al estrógeno, se cree que se pueden alterar los efectos de otros agentes que tienen propiedades similares al estrógeno como el cohosh negro. La alfalfa también puede alterar los niveles de la tiroides en combinación con hierbas como el fuco.

La alfalfa puede alterar los niveles de potasio y calcio e interactuar con el hierro, vitamina E y vitamina K.

La alfalfa puede interactuar con otras terapias que alteran el sistema inmunológico o causan sensibilidad al sol.

La alfalfa puede contener significativos niveles de cinc, cobre, magnesio y selenio.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Se han usado dosis de cinco a diez gramos de hierba seca por vía oral tres veces al día.

El fabricante ha recomendado dos tabletas (de un gramo cada una) de Cholestaid® (alfalfa de esterina procesada) a administrar por vía oral tres veces al día por hasta un máximo de dos meses y posteriormente una tableta tres veces al día.

Se ha usado una dosis de cinco a diez mililitros (de una a dos cucharaditas) de una solución de 1:1 en 25% de alcohol a administrar por vía oral tres veces al día.

Para tratar el colesterol alto, se han usado 40 gramos de semillas calentadas preparadas tres veces al día y administradas por vía oral con alimentos.

Niños (menores de 18 años)

No se recomienda el uso de suplementos alfalfa en niños por sus potenciales efectos secundarios.

Referencias:

 

  • Anon. From the Centers for Disease Control and Prevention. Outbreaks of Escherichia coli O157:H7 infection associated with eating alfalfa sprouts--Michigan and Virginia, June-July 1997. JAMA 9-10-1997;278(10):809-810.
  • Bengtsson AA, Rylander L, Hagmar L, et al. Risk factors for developing systemic lupus erythematosus: a case-control study in southern Sweden. Rheumatology (Oxford) 2002;41(5):563-571.
  • Boue SM, Wiese TE, Nehls S, et al. Evaluation of the estrogenic effects of legume extracts containing phytoestrogens. J Agric Food Chem 4-9-2003;51(8):2193-2199.
  • Burden and causes of foodborne disease in Australia: Annual report of the OzFoodNet network, 2005. Commun Dis Intell 2006;30(3):278-300.
  • Farnsworth NR. Alfalfa pills and autoimmune diseases. Am J Clin Nutr 1995;62(5):1026-1028.
  • Hwang J, Hodis HN, Sevanian A. Soy and alfalfa phytoestrogen extracts become potent low-density lipoprotein antioxidants in the presence of acerola cherry extract. J Agric Food Chem 2001;49(1):308-314.
  • Lanza A, Tava A, Catalano M, et al. Effects of the Medicago scutellata trypsin inhibitor (MsTI) on cisplatin-induced cytotoxicity in human breast and cervical cancer cells. Anticancer Res 2004;24(1):227-233.
  • Malinow MR, McLaughlin P, Naito HK, et al. Regression of atherosclerosis during cholesterol feeding in Macaca fascicularis. Am J Cardiol 1978;41:396.
  • Malinow MR, McLaughlin P, Naito HK, et al. Effect of alfalfa meal on shrinkage (regression) of atherosclerotic plaques during cholesterol feeding in monkeys. Atherosclerosis 1978;30(1):27-43.
  • Malinow MR, McLaughlin P, Stafford C. Alfalfa seeds: effects on cholesterol metabolism. Experientia 5-15-1980;36(5):562-564.
  • Malinow MR, Bardana EJ Jr, Goodnight SH Jr. Pancytopenia during ingestion of alfalfa seeds. Lancet 3-14-1981;1(8220 Pt 1):615.
  • Molgaard J, von Schenck H, Olsson AG. Alfalfa seeds lower low density lipoprotein cholesterol and apolipoprotein B concentrations in patients with type II hyperlipoproteinemia. Atherosclerosis 1987;65(1-2):173-179.
  • Srinivasan SR, Patton D, Radhakrishnamurthy B, et al. Lipid changes in atherosclerotic aortas of Macaca fascicularis after various regression regimens. Atherosclerosis 1980;37(4):591-601.
  • Swanston-Flatt SK, Day C, Bailey CJ, et al. Traditional plant treatments for diabetes. Studies in normal and streptozotocin diabetic mice. Diabetologia 1990;33(8):462-464.
  • Van Beneden CA, Keene WE, Strang RA, et al. Multinational outbreak of Salmonella enterica serotype Newport infections due to contaminated alfalfa sprouts. JAMA 1-13-1999;281(2):158-162.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad