SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Aceite de oliva, aliado contra la hipertensión

Por -
Aceite de oliva, aliado contra la hipertensión
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Mantener bajo control la presión arterial alta es vital para una buena salud cardiovascular y una dieta que combine grasas no saturadas con verduras ricas en nitritos, como el aceite de oliva extra virgen y la lechuga ayudarían a prevenir y regular una tensión arterial elevada, así lo aseguran investigadores del Kings College London, en Reino Unido.

De acuerdo con los hallazgos publicados en The Proceedings of the National Academy of Sciences, la dieta mediterránea contiene ácidos grasos insaturados que se encuentran en el aceite de oliva, las nueces y el aguacate, junto con verduras como la espinaca, el apio y las zanahorias que son ricas en nitritos y nitratos. Cuando se combinan estos dos grupos de alimentos se forman los ácidos grasos nitro que reducen la presión arterial.

Los nitratos son vasodilatadores. Los vasodilatadores ensanchan (dilatan) los vasos sanguíneos, lo cual mejora el flujo sanguíneo y permite un mayor suministro de sangre rica en oxígeno al músculo cardíaco. Los nitratos además relajan las venas. Si regresa al corazón una menor cantidad de sangre proveniente de los brazos y las piernas, se reduce el esfuerzo del corazón, refiere el Instituto del Corazón de Texas.

El estudio llevado a cabo en ratones de laboratorio mostró que los ácidos grasos nitro parecen inhibir una enzima conocida como epóxido hidrolasa soluble, que regula la presión arterial. Los autores encontraron que los roedores modificados genéticamente para ser resistentes a este proceso inhibidor mantuvieron su presión arterial alta a pesar de ser alimentados con ácidos grasos nitro que normalmente se forman cuando se consume una dieta mediterránea pero vieron que los ácidos grasos nitro bajaron la presión sanguínea de los ratones normales que llevaron la misma dieta.

"Los resultados de nuestro estudio ayudan a explicar por qué trabajos anteriores mostraron que una dieta mediterránea combinada con aceite de oliva extra virgen o nueces puede disminuir la incidencia de problemas cardiovasculares", dijo el profesor Philip Eaton, coautor de la investigación.

Más de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea, consagrada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO por su sabor y sus beneficios a la salud, incluye cantidades mayores de aceite de oliva, verdura, fruta y pescado, y un consumo menor de carne y productos lácteos. Además de las acelgas, espinacas y lechugas, el repollo blanco, la remolacha, el apio y la berenjena también contienen nitritos, mientras más verde sea la hortaliza o verdura mayores cantidades de la molécula. Los polifenoles se encuentran en abundancia en frutas como albaricoques, cerezas, arándanos y granadas.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, más de la mitad de las calorías de grasa en una dieta mediterránea provienen de grasas monoinsaturadas (aceite de oliva). Este tipo de grasa es más saludable que la grasa saturada de la dieta estadounidense. La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que seguir la dieta mediterránea puede llevar a niveles de azúcar en sangre más estables, colesterol y triglicéridos más bajos y a un riesgo menor de cardiopatía y otros problemas de salud.

Desde noviembre del 2004, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), reconoció los efectos cardiosaludables del aceite de oliva y permitió que su etiquetado, y el de las comidas realizadas con él, lleve un mensaje en el que se indique su potencial papel preventivo.

Panorama de la hipertensión

La Organización Mundial de la Salud (OMS), refiere que a nivel mundial uno de cada tres adultos padece hipertensión, trastorno que aumenta el riesgo de infarto, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal. Dicha proporción aumenta con la edad: una de cada 10 personas de 20 a 40 años, y 5 de cada 10 de 50 a 60 años.

De acuerdo con un reporte de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), uno de cada tres adultos en Estados Unidos padece de presión arterial alta (67 millones) y más de la mitad de ellos (36 millones) no la tiene bajo control. El riesgo se incrementa a medida que se va envejeciendo.

Por lo general, la enfermedad por sí sola no produce síntomas. Una persona puede sufrirla durante años sin saberlo. Sin embargo, durante ese tiempo la presión arterial alta puede causar daños en el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo, y causar problemas serios tales como derrames cerebrales, insuficiencia cardiaca, infarto e insuficiencia renal.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad