SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Acónito (Aconitum napellus)

Acónito (Aconitum napellus)

Resumen:

El término acónito se deriva de la palabra "akone," que quiere decir "rocoso" y que corresponde al tipo de área en la cual crece la planta de acónito. El uso de los preparados de acónito curado tiene una extensa historia en la medicina china. El acónito procesado se utilizaba para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca y otras enfermedades del corazón. Sin embargo, los reportes a menudo relacionan el acónito con efectos cardiovasculares (del corazón) adversos. Por esta razón, la Comisión Alemana E no recomienda su uso.

El acónito es bien conocido por su extrema toxicidad; su raíz es un tubérculo que se usa en la medicina tradicional, aunque todas las partes de la planta se consideran tóxicas. El acónito también tiene uso histórico a nivel prácticamente mundial como veneno para flechas y como veneno en ejecuciones, homicidios y suicidios; también se dice que es un constituyente de "ungüentos para volar" que se usan en brujería para imitar la sensación de vuelo.

Se han utilizado dosis muy pequeñas de acónito para el tratamiento de la neuralgia (dolor nervioso), ciática y reumatismo. El acónito también es un ingrediente de preparados homeopáticos para los síntomas de gripe y resfriado, pálpitos cardiacos por ansiedad, enfermedad de inflamación aguda y dolor nervioso periférico. En general, su eficacia no se ha establecido.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Abortifaciente (induce aborto), comportamiento agitado, analgesia (alivio del dolor), antibacteriano, antifúngico, ansiedad, artritis, ascitis (fluido en el abdomen), asma, ceguera (amaurosis; ceguera monocular transitoria), bronquitis, moretones, cáncer, catalepsia (estado de trance), depresor del sistema nervioso central (dosis altas), varicela, cólera, dolor lumbar crónico, estimulante del sistema nervioso central, resfriado común, convulsiones, tos, crup, cistitis (infección de la vejiga), caspa, dengue ("fiebre rompehuesos"), depresión, diabetes mellitus, diarrea, disentería (diarrea severa), eclampsia (presión arterial alta inducida por embarazo), agradamiento de glándulas, esofagitis (inflamación del esófago), fiebre, fracturas, glositis (inflamación de la lengua), gonorrea (enfermedad de transmisión sexual), gota (inflamación del pie), pérdida de cabello, dolor de cabeza, enfermedad del corazón, hemorragia, hemorragia (púrpura), hemorroides, hepatitis, enfermedad de Hodgkin, hipertensión (presión arterial alta), tetania hipocalcémica, deficiencia inmunológica, inflamación, inflamación (pleurodinia), trastornos inflamatorios (de boca y área faríngea), influenza, insomnio, claudicación intermitente (dolor o fatiga en brazos y piernas debido a poco suministro de oxígeno a los músculos), dolor articular, laringitis, piojos, malestar, manía, sarampión, meningitis, trastornos menstruales, migraña, abortos espontáneos, paperas, trastornos músculo-esqueléticos, mialgia (dolor muscular), rigidez del cuello, nefritis (inflamación de los riñones), neuralgia (dolor nervioso), trastornos neurológicos, trastornos oftalmológicos (ojos), otitis media (infección del oído medio), dolor, parálisis, dolor por neuropatía periférica, peritonitis (infección de la cavidad abdominal), pertusis (tos ferina), flegmasía alba dolens (síndrome de pierna de leche), pleuresía (inflamación de los pulmones), neumonía, polidipsia (sed excesiva), prolapso del útero, brote, brote (calor), enfermedad respiratoria, artritis reumatoide, roséola (enfermedad viral), fiebre escarlata, ciática, escirro (tumor duro), trastornos epilépticos, septicemia (envenenamiento de la sangre), trastornos de pigmentación de la piel (exantemática crónica), trastornos del sueño, trastornos del olfato, problemas de la columna (mielitis), apoplejía, sudoración, dentición, lesión testicular, tétano, tonsilitis, dolor dental, neuralgia trigeminal (dolor de nervios), tuberculosis, retención urinaria, vértigo, fiebre amarilla.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Arritmia (ritmo cardiaco anormal) (C)

    Los efectos tóxicos de la aconitina (un alcaloide venenoso que es el principio activo del acónito) limitan la posibilidad de utilizarla para el tratamiento de la bradicardia (latido cardiaco lento). Se requiere investigación adicional en esta área para ofrecer recomendaciones.

  • Insuficiencia cardiaca (C)

    Los efectos tóxicos relacionados con el uso del acónito limitan su posibilidad de uso para el tratamiento de insuficiencia cardiaca, incluso la enfermedad reno-cardiovascular y funcionamiento ventricular izquierdo. Se requiere investigación adicional para confirmar tales resultados.

  • Dolor posquirúrgico (en infantes) (C)

    La evidencia sobre el uso del acónito o cualquiera de sus derivados en el tratamiento del dolor es limitada. El acónito homeopático puede ayudar a aliviar la agitación posquirúrgica. Se requiere investigación adicional para confirmar tales resultados.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

El acónito es altamente tóxico y no es seguro para consumo humano.

Efectos secundarios y advertencias

Con base en su uso extendido, muchos expertos consideran que el acónito no es seguro, incluso en las cantidades recomendadas y en personas consideradas saludables. Tampoco se recomienda en niños por sus efectos tóxicos conocidos. Sin embargo, se ha utilizado en infantes un preparado homeopático que contiene acónito, sin que se haya reportado toxicidad.

Se ha reportado envenenamiento severo luego de la ingestión de aconitina (presente en el acónito) o del acónito procesado y curado. La Comisión Alemana E no aprueba el uso del acónito para ningún paciente; la Asociación Americana de Productos Herbales calificó el acónito como sustancia clase 3 (para uso únicamente bajo supervisión de un experto calificado y para usos apropiados).

El acónito puede causar hipotensión (presión arterial baja), pulso irregular, arritmias variadas (alteración del latido cardiaco) o bloqueo cardiaco de primer grado. El envenenamiento por acónito puede causar repolarización prolongada del miocardio que conduce a automatismo activado y taquiarritmias ventriculares tales como ectopía ventricular, taquicardia ventricular (latido cardiaco rápido) y fibrilación ventricular. También se ha reportado que el acónito causa náuseas, vómito, dolor epigástrico, diarrea, calambres musculares, molestia retroesternal, mareos, vértigo, variaciones en la capacidad motora/sensorial de las extremidades, ataxia (pérdida de coordinación), parestesia (sensación alterada), "rigidez" de la cara, tronco y extremidades, convulsiones clónicas, coma, leucocitosis (conteo alto de glóbulos blancos en la sangre), oscurecimiento de la visión, desvanecimiento, visión borrosa o doble, agitación, hiperventilación, dificultad para respirar y depresión respiratoria.

En teoría, el acónito puede causar lesión de hígado o riñones, hipersalivación, constricción de la garganta, hipocalemia (potasio bajo en la sangre) e hipotermia (temperatura corporal baja).

Se ha reportado sensación de hormigueo y entumecimiento en la piel con el uso tópico (aplicado en la piel) del acónito.

El acónito puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre; se recomienda precaución en pacientes con diabetes o hipoglucemia y en aquellos que toman medicamentos, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Puede ser necesario que un profesional de la salud vigile los niveles de glucosa sérica y ajuste las dosis de los medicamentos.

El acónito está contraindicado en pacientes con enfermedad coronaria, disfunciones cardiacas y arritmias o inestabilidad homodinámica. Debe utilizarse con precaución en pacientes con tendencias suicidas debido al abuso potencial relacionado con el acónito. También debe evitarse su uso en pacientes menores de 18 años debido a la falta de evidencia científica en esta población de pacientes. Se recomienda evitar el acónito en pacientes con trastornos gastrointestinales, úlceras estomacales, duodenales, reflejo esofágico, colitis ulcerosa, colitis espástica y diverticulosis.

Embarazo y lactancia

Debido a su toxicidad incluso en dosis terapéuticas, debe evitarse el uso del acónito durante el embarazo o la lactancia. Los estudios indican que no es seguro por vía oral (ingerido por la boca) o tópica (aplicado en la piel) en mujeres en embarazo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Los medicamentos antiarrítmicos pueden antagonizar con los efectos del acónito e incrementar el riesgo de cardiotoxicidad u otros efectos secundarios. Los pacientes que toman medicamentos antiarrítmicos o cualquier otro medicamento para el corazón deben consultar con un profesional de la salud calificado, incluso con un farmaceuta.

La aconitina puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre; se recomienda precaución cuando se utilizan medicamentos que también pueden disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Es necesario que un proveedor de la salud calificado vigile de cerca a los pacientes que toman insulina o drogas para la diabetes por boca. Puede ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos.

La aconitina puede disminuir la presión de la sangre; se recomienda precaución cuando se usan medicamentos que también pueden disminuir la presión de la sangre. Además es importante tener en cuenta que el uso de la aconitina (un alcaloide presente en el acónito) junto con medicamentos anestésicos o diuréticos (aquellos que aumentan el flujo de orina) puede disminuir la presión arterial, por lo cual se recomienda precaución.

En teoría, la digoxina puede interferir con los efectos de la aconitina sobre el corazón. El uso combinado de estos medicamentos puede ser extremadamente peligroso y ocasionar efectos acumulativos de ambos agentes. Debe consultarse con un profesional de la salud e incluso con un farmaceuta.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

La aconitina puede disminuir la presión arterial; se recomienda precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también pueden disminuir la presión arterial. También es de anotar que el uso combinado de la aconitina (un alcaloide presente en el acónito) con hierbas y suplementos que tienen efectos anestésicos o diuréticos (aquellos que aumentan el flujo de orina) puede también disminuir la presión arterial, por lo que se recomienda precaución.

La aconitina puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre; se recomienda precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también pueden disminuir el azúcar en la sangre.

Teóricamente, las hierbas o suplementos con efectos similares a la digoxina (dedalera, ginseng siberiano) pueden interferir con los efectos del acónito en el corazón y producir un efecto desconocido y potencialmente peligroso. Debe consultarse con un profesional de la salud e incluso con un farmaceuta, antes de combinar terapias.

Dosificación:

Adultos (mayores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el acónito; no se recomienda su uso tópico (aplicado sobre la piel). Algunas veces se le usa en linimentos (ungüento que se calienta al frotar) con belladona. Históricamente, se ha utilizado un linimento tópico de aconitina al 1.3%.

Para el alivio del dolor se han utilizado de 1 a 5 gotas de tintura de la hoja fresca de acónito, ingerida por boca cuatro veces al día. También se han usado preparados homeopáticos de 6c a 30c. La concentración con potencia de 6c se prepara diluyendo una parte de tintura de acónito en 99 partes de alcohol o agua y luego diluyendo esta solución nuevamente en 99 partes de alcohol o agua. El proceso se repite 6 veces más para lograr la potencia de 6c.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso del acónito en niños y no se recomienda su uso. Se ha investigado el acónito homeopático en infantes para el alivio de la agitación post-operativa. Se necesita información adicional para confirmar tales resultados.

Referencias:

  • Alibeu JP, Jobert J. [Aconite in homeopathic relief of post-operative pain and agitation in children]. Pediatrie 1990;45(7-8):465-466.
  • Bao YX, Yu GR, Xu JM, et al. Effect of acute higenamine administration on bradyarrhythmias and HIS bundle. A clinical study of 14 cases and animal experiment on dogs. Chin Med J (Engl.) 1982;95(10):781-784.
  • Ernst E. Cardiovascular adverse effects of herbal medicines: a systematic review of the recent literature. Can J Cardiol 2003;19(7):818-827.
  • Imazio M, Belli R, Pomari F, Cecchi E, et al. Malignant ventricular arrhythmias due to Aconitum napellus seeds. Circulation 12-5-2000;102(23):2907-2908.
  • Lin CC, Chan TY, Deng JF. Clinical features and management of herb-induced aconitine poisoning. Ann Emerg Med 2004;43(5):574-579.
  • Lowe L, Matteucci MJ, Schneir AB. Herbal aconite tea and refractory ventricular tachycardia. N Engl J Med 10-6-2005;353(14):1532.
  • Oberbaum M, Schreiber R, Rosenthal, C, et al. Homeopathic treatment in emergency medicine: a case series. Homeopathy 2003;92(1):44-47.
  • Smith SW, Shah RR, Hunt JL, et al. Bidirectional ventricular tachycardia resulting from herbal aconite poisoning. Ann Emerg Med 2005;45(1):100-101.
  • Tai YT, But PP, Young K, et al. Cardiotoxicity after accidental herb-induced aconite poisoning. Lancet 11-21-1992;340(8830):1254-1256.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad