SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Abedul (Betula spp.)

Abedul (Betula spp.)

Resumen:

Las especies del árbol de abedul son comunes en las áreas templadas de Norte América, Europa y Asia. El polen del abedul es uno de los alergenos más comunes, usualmente en áreas donde es común la exposición a altos niveles de su polen. Este alergeno puede causar dermatitis atópica, urticaria al contacto, eczema atópico, asma, jadeos, conjuntivitis alérgica, enrojecimiento del ojo, picor oral-faríngeo o rinoconjuntivitis (inflamación del recubrimiento de la nariz y de la membrana mucosa que cubre la parte frontal del ojo y recubre los párpados).

La evidencia en humanos es insuficiente para respaldar el uso del abedul para cualquier indicación. Un estudio demuestra que el ungüento de corteza del abedul puede ser beneficioso contra la queratosis actínica (afección precancerosa con parches gruesos y escamosos de la piel).

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Anti-inflamatorio, antimicrobiano, antioxidante, cáncer, diurético (aumenta la producción de orina).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Queratosis actínica (C)

    La corteza de abedul contiene una variedad de sustancias inductoras de la apoptosis (muerte celular) y anti-inflamatorias, tales como el ácido betulínico, betulina, ácido oleanólico y lupeol, que pueden ser beneficiosas en el tratamiento de la queratosis actínica. Se requiere investigación adicional en esta área.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en personas con alergia o hipersensibilidad conocidas al abedul (Betula spp.), su polen, sus componentes o a cualquier miembro relacionado con la familia de las Betuláceas. El polen del abedul es uno de los alergenos más comunes, usualmente en áreas donde es común la exposición a altos niveles de este polen. El alergeno puede causar dermatitis atópica, urticaria al contacto, eczema atópico, asma, jadeos, conjuntivitis alérgica, enrojecimiento del ojo, picor oral-faríngeo o rinoconjuntivitis (inflamación del recubrimiento de la nariz y de la membrana mucosa que cubre la parte frontal del ojo y recubre los párpados). Dentro de los síntomas de dermatitis atópica se cuentan las ronchas y una sensación de picor. La investigación también indica que los niños con rinitis alérgica (fiebre de heno) son susceptibles a desarrollar asma.

Existe documentación de sensibilidad cruzada con otros alergenos tales como manzana, polen del manzano, polen del árbol del Himalaya, maní, soya y fríjol de soya, látex, aguacate, kiwi, banano, avellanas, polen de hierba, nueces, fruta y ajenjo.

Efectos secundarios y advertencias

El abedul es uno de los alergenos más comunes y usualmente causa síntomas que varían de moderados a severos, como por ejemplo desde urticaria al contacto hasta asma. La inmunoterapia con polen del abedul puede causar picor oral-faríngeo moderado.

La evidencia en humanos es insuficiente para respaldar el uso del abedul para cualquier indicación. Aunque no se ha estudiado apropiadamente en humanos, el abedul puede tener efectos diuréticos (aumenta la producción de orina) por lo que se recomienda precaución en pacientes que toman otros diuréticos.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso del abedul en mujeres embarazadas o lactantes debido a la falta de evidencia científica. La alergia maternal al polen parece tener una mayor influencia en el desarrollo de rinoconjuntivitis (inflamación del recubrimiento de la nariz y de la membrana mucosa que cubre la parte frontal del ojo y recubre los párpados) en niños con historial familiar de atopia que el grado de exposición al alergeno durante el embarazo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El abedul puede interactuar con los agentes adelgazantes de la sangre, por lo que se recomienda precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que toman agentes que pueden aumentar el riesgo de sangrado. Puede ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos.

El abedul puede tener efectos diuréticos (aumenta la producción de orina), por lo que se recomienda precaución en pacientes que toman agentes que aumentan el flujo de la orina.

El abedul puede ser hepatotóxico (nocivo para el hígado), por lo que se recomienda precaución en pacientes con trastornos del hígado o que toman drogas que pueden afectar el hígado.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El abedul puede interactuar con hierbas o suplementos adelgazantes de la sangre, por lo que se recomienda precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que toman hierbas y suplementos adelgazantes de la sangre. Puede ser necesario ajustar las dosis.

El abedul puede tener efectos diuréticos (aumenta la producción de orina); se recomienda precaución en pacientes que toman hierbas o suplementos que aumentan el flujo de orina.

El abedul puede ser hepatotóxico (nocivo para el hígado), por lo que se recomienda precaución en pacientes con trastornos del hígado o que toman hierbas o suplementos que pueden afectar el hígado.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores):

NOTA IMPORTANTE: Los pacientes que padecen alergias no deben auto-tratarse; la supervisión por parte de un profesional de las alergias es crucial, debido al riesgo de efectos severos que pueden incluso llegar a amenazar la vida. No existe una dosis comprobada como efectiva o segura para el uso del abedul en adultos.

Niños (menores de 18 años):

NOTA IMPORTANTE: Los pacientes que padecen alergias no deben auto-tratarse; la supervisión por parte de un profesional de las alergias es crucial, debido al riesgo de efectos severos que pueden incluso llegar a amenazar la vida. No existe una dosis comprobada como efectiva o segura para el uso del abedul en niños.

Referencias:

  • Arvidsson MB, Lowhagen O, Rak S. Allergen specific immunotherapy attenuates early and late phase reactions in lower airways of birch pollen asthmatic patients: a double blind placebo-controlled study. Allergy 2004;59(1):74-80.
  • Bez C, Schubert R, Kopp M, et al. Effect of anti-immunoglobulin E on nasal inflammation in patients with seasonal allergic rhinoconjunctivitis. Clin Exp Allergy 2004;34(7):1079-1085.
  • Bist A, Kumar L, Roy I, et al. Clinico-immunologic evaluation of allergy to Himalayan tree pollen in atopic subjects in India--a new record. Asian Pac J Allergy Immunol 2005;23(2-3):69-78.
  • Bolhaar ST, Tiemessen MM, Zuidmeer L, et al. C. Efficacy of birch-pollen immunotherapy on cross-reactive food allergy confirmed by skin tests and double-blind food challenges. Clin Exp Allergy 2004;34(5):761-769.
  • Bolhaar ST, Zuidmeer L, Ma Y, et al. A mutant of the major apple allergen, Mal d 1, demonstrating hypo-allergenicity in the target organ by double-blind placebo-controlled food challenge. Clin Exp Allergy 2005;35(12):1638-1644.
  • Cirla AM, Cirla PE, Parmiani S, et al. A pre-seasonal birch/hazel sublingual immunotherapy can improve the outcome of grass pollen injective treatment in bisensitized individuals. A case-referent, two-year controlled study. Allergol Immunopathol (Madr.) 2003;31(1):31-43.
  • Hansen KS, Khinchi MS, Skov PS, et al. Food allergy to apple and specific immunotherapy with birch pollen. Mol Nutr Food Res 2004;48(6):441-448.
  • Huyke C, Laszczyk M, Scheffler A, et al. [Treatment of actinic keratoses with birch bark extract: a pilot study]. J Dtsch Dermatol Ges 2006;4(2):132-136.
  • Khinchi M S, Poulsen LK, Carat F, et al. Clinical efficacy of sublingual and subcutaneous birch pollen allergen-specific immunotherapy: a randomized, placebo-controlled, double-blind, double-dummy study. Allergy 2004;59(1):45-53.
  • Marogna M, Spadolini I, Massolo A, et al. Clinical, functional, and immunologic effects of sublingual immunotherapy in birch pollinosis: a 3-year randomized controlled study. J Allergy Clin Immunol 2005;115(6):1184-1188.
  • Mittag D, Akkerdaas J, Ballmer-Weber BK, et al. Ara h 8, a Bet v 1-homologous allergen from peanut, is a major allergen in patients with combined birch pollen and peanut allergy. J.Allergy Clin Immunol 2004;114(6):1410-1417.
  • Mosges R, Pasch N, Schlierenkamper U, et al. Comparison of the biological activity of the most common sublingual allergen solutions made by two European manufacturers. Int Arch Allergy Immunol 2006;139(4):325-329.
  • Niederberger V, Horak F, Vrtala S, et al. Vaccination with genetically engineered allergens prevents progression of allergic disease. Proc Natl Acad Sci USA 10-5-2004;101 Suppl 2:14677-14682.
  • Reisinger J, Horak F, Pauli G, et al. Allergen-specific nasal IgG antibodies induced by vaccination with genetically modified allergens are associated with reduced nasal allergen sensitivity. J Allergy Clin Immunol 2005;116(2):347-354.
  • van Neerven RJ, Arvidsson M, Ipsen H, et al. A double-blind, placebo-controlled birch allergy vaccination study: inhibition of CD23-mediated serum-immunoglobulin E-facilitated allergen presentation. Clin Exp Allergy 2004;34(3):420-428.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad