SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ácido aórtico

Ácido aórtico

Resumen:

El interés en el ácido aórtico comenzó en los años de 1960, con concentración específica en la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias). Este fue el punto de comienzo lógico para la investigación dado que el extracto aórtico se origina usualmente a partir de los corazones de animales tales como ovejas, vacas o cerdos. Este extracto contiene varias sustancias, dentro de las cuales está el ácido aórtico, un término amplio que recoge varios ingredientes, de los cuales el más estudiado es el mesoglicano, un preparado de glicosaminoglicanos.

Aunque el mesoglicano se encuentra en grandes cantidades en el corazón, también se le encuentra por todo el cuerpo, especialmente en el sistema cardiovascular. Está presente en cada una de las tres capas de los vasos sanguíneos y es responsable de mantener la estructura y flexibilidad de estos vasos. Uno de los glicosaminoglicanos del mesoglicano es el sulfato de heparina, el cual explica los efectos anticoagulantes encontrados en algunos estudios clínicos.

Como el mesoglicano y el ácido aórtico se extraen del corazón, los estudios preliminares se han concentrado en los trastornos cardiovasculares, tales como ateroesclerosis, trombosis venosa profunda, isquemia límbica inferior y venulitis necrotizante cutánea. El mesoglicano ha demostrado ser promisorio en el tratamiento de las úlceras venosas crónicas y de la claudicación intermitente. Otras áreas de futuro interés pueden ser la hipercolesterolemia (colesterol alto), actividad fibrinolítica limitada y cicatrización de heridas en general. Sin embargo, se requiere investigación adicional de buena calidad en todas estas áreas.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acrocianosis (isquemia límbica inferior),SIDA, alergias, angina (dolor en el pecho), anticoagulante (adelgazante de la sangre), artritis, autismo, trastornos de sangrado (actividad fibrinolítica del plasma afectada), bursitis (inflamación de la bursa), cáncer, trastornos circulatorios, demencia, enfermedad de reflujo gastrointestinal, dolores de cabeza, hemorroides, hipercolesterolemia (colesterol alto), inmunomodulación, inflamación, cálculos en los riñones, degeneración macular (enfermedad de los ojos), trastornos obstétricos y ginecológicos, enfermedad de inflamación pélvica, enfermedad arterial obstructiva periférica, afecciones de la piel (venulitis necrotizante cutánea), colitis ulcerosa (enfermedad inflamatoria del intestino), cicatrización de heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Úlceras venosas crónicas (B)

    El mesoglicano, un ácido aórtico, es un componente estructural de los vasos sanguíneos. Para el caso de las úlceras venosas, el mesoglicano puede mejorar la salud venosa. Se requiere investigación adicional para confirmar los hallazgos preliminares.

  • Claudicación intermitente (B)

    La claudicación intermitente es parte de la etapa final de la ateroesclerosis; en estudios preliminares en humanos el mesoglicano ha demostrado alguna capacidad terapéutica. Adicionalmente, el mesoglicano es una sustancia similar a la heparina que ha demostrado propiedades anticoagulantes ("adelgazamiento de la sangre") en pruebas clínicas. Se requiere investigación adicional.

  • Ateroesclerosis (C)

    El mesoglicano es un componente estructural de los vasos y órganos cardiovasculares. Hallazgos preliminares de un estudio indican que puede reducir el espesor de los vasos sanguíneos. Sin embargo, se requiere investigación adicional en este campo.

  • Isquemia cerebral (C)

    El mesoglicano ha demostrado actividad anticoagulante ("adelgazamiento de la sangre") y mejoría en la salud de los vasos sanguíneos. Los estudios preliminares también indican que puede ser benéfico para reducir los ataques isquémicos recurrentes y mejorar la calidad de vida.

  • Coágulos en las venas (trombosis venosa profunda) (C)

    Actualmente, no existe evidencia científica suficiente para hacer recomendaciones a favor o en contra del ácido aórtico en el tratamiento de la trombosis venosa profunda.

  • Trastornos venosos (C)

    El mesoglicano ha demostrado tener actividad anticoagulante ("adelgazamiento de la sangre") y causar mejoría en la salud de los vasos sanguíneos. Investigaciones de poca calidad indican que el mesoglicano puede ser benéfico contra varios trastornos venosos, tales como síndrome posflebítico, insuficiencia venosa y síndrome varicoso. Se requiere investigación adicional.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Actualmente, no existen reportes disponibles sobre episodios de reacciones alérgicas. Sin embargo debido al contenido de sulfato de heparina presente en el mesoglicano, los pacientes con alergia a la heparina o derivados heparinoides deben ejercer precaución.

Efectos secundarios y advertencias

Los ensayos clínicos disponibles en humanos indican que el ácido aórtico y el mesoglicano son bien tolerados durante períodos de hasta 18 meses. No obstante, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE.UU. advierte precaución contra el consumo de cualquier suplemento alimenticio fabricado a partir de glándulas u órganos de animales, especialmente de vacas y ovejas originarias de países en los que se presentaron casos de encefalopatía espongiforme bovina (BBE, o enfermedad de "las vacas locas") o escrapie (tembladera). Se considera que estos extractos pueden contener priones viables que podrían infectar a los humanos. Actualmente, no existen reportes disponibles de transmisión de encefalopatía espongiforme bovina a través del ácido aórtico.

El mesoglicano (inyectado o administrado vía oral) ha ocasionado efectos secundarios menores tales como diarrea y dolor de cabeza.

Debe utilizarse con precaución en pacientes con trastornos de coagulación o que siguen terapias anticoagulantes; también en pacientes con alergia a la heparina o derivados heparinoides.

Debe utilizarse con precaución en pacientes con hipertensión (presión arterial alta) o que toman drogas antihipertensivas.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso del ácido aórtico en mujeres embarazadas o lactantes dada la falta de evidencia científica disponible. Aunque no se ha estudiado suficientemente en humanos, los cambios en los niveles hormonales pueden afectar los niveles de ácido aórtico.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El extracto aórtico puede inhibir la vascularización por lo que se recomienda precaución cuando se toma ácido aórtico con drogas antiangiogénicas que evitan el desarrollo de nuevos vasos.

El ácido aórtico puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con drogas que también incrementan este riesgo. Dentro de los ejemplos están la aspirina, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") tales como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetarias tales como clopidogrel (Plavix®) y drogas anti-inflamatorias no esteroides (NSAID) tales como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

El ácido aórtico puede disminuir el colesterol total y los niveles de los triglicéridos y VLDL, a la vez que incrementa el colesterol HDL y la actividad de la lipoproteína lipasa. Se recomienda precaución en pacientes que toman medicamentos que disminuyen el colesterol, tales como las estatinas (simvastatina).

Aunque no se ha estudiado adecuadamente en humanos, el extracto aórtico puede alterar la presión arterial. Los pacientes con presión arterial alta o baja o aquellos que están tomando agentes para disminuir la presión arterial deben utilizarlo con precaución.

Los extractos aórticos pueden inhibir el desarrollo de tumores. En teoría, el ácido aórtico puede tener efectos acumulativos cuando se usa de manera concomitante con otros agentes antitumorales. Debe consultarse con un profesional de la salud o farmaceuta para verificar las posibles interacciones.

El consumo de cigarrillo puede reducir la actividad del ácido aórtico.

El mesoglicano puede disminuir la concentración de fibrinógenos y regular la fibrinólisis. Se recomienda precaución en pacientes que toman agentes fibrinolíticos, los cuales actúan disolviendo los coágulos sanguíneos.

Aunque no se ha estudiado adecuadamente en humanos, las hormonas sexuales femeninas pueden afectar la actividad de los mucopolisacáridos del ácido aórtico en la ateroesclerosis. Se recomienda precaución en pacientes que toman terapias de reemplazo hormonal o píldoras anticonceptivas.

El mesoglicano puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usan medicamentos que pueden disminuir el azúcar en la sangre. Los pacientes que toman drogas para la diabetes o insulina por vía oral deben ser vigilados estrictamente por un profesional de la salud o farmaceuta. Puede ser necesario hacer ajustes a los medicamentos.

El extracto de aorta bovina puede inhibir la respuesta inmunológica. Se recomienda precaución en pacientes que toman cualquier tipo de hierbas o suplementos con actividad inmunomodulatoria ya que en teoría, puede haber interacciones.

Las drogas para la tiroides pueden afectar la actividad de los mucopolisacáridos del ácido aórtico en el tratamiento de la ateroesclerosis. En teoría, la combinación de ácido aórtico con hierbas o suplementos para tratar los trastornos de la tiroides puede causar interacciones.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El ácido aórtico puede reducir la formación de coágulos sanguíneos y el mesoglicano puede regular la fibrinólisis. En teoría, el ácido aórtico puede interactuar con hierbas que tengan efectos anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre"). Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba y algunos casos con ajo y palma enana americana. Otros numerosos agentes pueden, en teoría, incrementar el riesgo de sangrado aunque no se ha comprobado en la mayoría de los casos.

El ácido aórtico puede disminuir el colesterol total y los niveles de los triglicéridos VLDL, a la vez que incrementa el colesterol HDL y la actividad de la lipoproteína lipasa. Se recomienda precaución cuando se toma con hierbas y suplementos que disminuyen el colesterol, tales como el arroz de levadura roja.

Aunque no se ha estudiado adecuadamente en humanos, el extracto aórtico puede alterar la presión arterial. Los pacientes que toman hierbas para la presión arterial alta o aquellos con presión arterial baja deben utilizarlo con precaución.

Los extractos aórticos pueden inhibir el desarrollo de tumores. Se recomienda precaución en pacientes que toman hierbas con efectos antitumorales.

Las hormonas sexuales femeninas pueden afectar el efecto de los mucopolisacáridos del ácido aórtico en la ateroesclerosis. Se recomienda precaución en pacientes que toman hierbas o suplementos con efectos hormonales (estrogénicos o progestágenos).

El mesoglicano puede disminuir ligeramente los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre. Puede ser necesario vigilar esos niveles así como hacer ajustes a los medicamentos.

El extracto de aorta bovina puede ejercer una significativa inhibición de la respuesta linfocítica dependiente de la dosis. Se recomienda precaución cuando el extracto aórtico se toma en combinación con otras hierbas o suplementos inmunomoduladores.

Las drogas para la tiroides pueden afectar los efectos de los mucopolisacáridos del ácido aórtico en la ateroesclerosis.

La administración de vitamina C, cuando existe deficiencia de cobre, puede conllevar a un incremento del ácido aórtico. Sin embargo, la deficiencia de cobre como tal también puede ocasionar incremento en el ácido aórtico.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

El mesoglicano es generalmente seguro cuando se toma por vía oral en dosis menores o iguales a 200 miligramos al día, durante 18 meses. No existe una dosis comprobada como efectiva. Sin embargo, se han utilizado 96 ó 100 miligramos de mesoglicano al día por vía oral, durante seis meses, para enfermedades cerebrovasculares e hiperlipidemia (colesterol alto). Para la claudicación intermitente (dolor en las piernas), se ha utilizado una tableta de 24 miligramos de mesoglicano dos veces al día, durante seis meses. Para la flebitis, se han utilizado dos cápsulas de 12 miligramos de mesoglicano tres veces al día, durante 30 días. Para el síndrome posflebítico, se han utilizado 50 miligramos de mesoglicano, dos veces al día.

También se considera que el mesoglicano es seguro cuando se administra por vía inyectable en dosis de 90 miligramos durante 10 días, bajo la supervisión de un profesional de la salud o farmaceuta.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso del ácido aórtico en niños.

Referencias:

 

  • Ambrosio LA, Marchese G, Filippo A, et al. The effect of mesoglycan in patients with cerebrovascular disease: a psychometric evaluation. J.Int.Med.Res. 1993;21(3):138-146.
  • Arosio E, Ferrari G, Santoro L, et al. A placebo-controlled, double-blind study of mesoglycan in the treatment of chronic venous ulcers. Eur.J.Vasc.Endovasc.Surg. 2001;22(4):365-372.
  • Bettini R, Maino C, Gorini M. [Effectiveness of mesoglycan in the prevention of cerebral ischemia]. Clin.Ter. 2003;154(1):13-16.
  • Blardi P, Messa G, Puccetti L, et al. [Effects on the coagulation-fibrinolysis system of a single oral dose of mesoglycan at the beginning and at the end of a prolonged treatment in man]. Recenti Prog.Med. 1995;86(7-8):282-289.
  • Giorgetti PL, Marenghi MC, Bianciardi P. [Heparan sulfate in the therapy of postphlebitic syndrome. Evaluation of the efficacy and tolerability as compared to mesoglycan]. Minerva Cardioangiol. 1997;45(6):279-284.
  • Kobayashi T, Osakabe T, Seyama Y. Comparison of elastolytic activity between experimental aneurysm and experimental diabetes mellitus. Biol Pharm Bull. 1998;21(7):775-777.
  • La Marca G, Pumilia G, Martino A. [Effectiveness of mesoglycan topical treatment of leg ulcers in subjects with chronic venous insufficiency]. Minerva Cardioangiol. 1999;47(9):315-319.
  • Laurora G, Ambrosoli L, Cesarone MR, et al. Treatment of intermittent claudication with defibrotide or mesoglycan. A double blind study. Panminerva Med. 1994;36(2):83-86.
  • Maehira F, Zaha F, Miyagi I, et al. Effects of passive smoking on the regulation of rat aortic cholesteryl ester hydrolases by signal transduction. Lipids 2000;35(5):503-511.
  • Messa G, Blardi P, La Placa G, et al. [Effects of 2 single oral doses of mesoglycan on the coagulation-fibrinolysis system in man. A pharmacodynamic study]. Recenti Prog.Med. 1995;86(7-8):272-281.
  • Nenci GG, Gresele P, Ferrari G, et al. Treatment of intermittent claudication with mesoglycan--a placebo-controlled, double-blind study. Thromb.Haemost. 2001;86(5):1181-1187.
  • Raso AM, Maggio D, Trogolo M, et al. [Effectiveness of mesoglycan therapy in patients with ischemia of the lower limbs. Preliminary results of a new therapeutic protocol]. Minerva Cardioangiol. 1997;45(7-8):383-392.
  • Scondotto G, Catena G, Aloisi D. [Use of mesoglycan in venous pathology]. Minerva Med. 1997;88(12):537-541.
  • Tardieu M, Bourin MC, Desgranges P, et al. Mesoglycan and sulodexide act as stabilizers and protectors of fibroblast growth factors (FGFs). Growth Factors 1994;11(4):291-300.
  • Tovar AM, Cesar DC, Leta GC, et al. Age-related changes in populations of aortic glycosaminoglycans: species with low affinity for plasma low-density lipoproteins, and not species with high affinity, are preferentially affected. Arterioscler.Thromb.Vasc.Biol. 1998;18(4):604-614.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad