SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Escasez de fármacos para el TDAH

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -
Escasez de fármacos para el TDAH

Pero los expertos afirman que los cambios en los medicamentos deben hacerse con cuidado

VIERNES, 6 de enero (HealthDay News) -- Si la escasez actual de algunos medicamentos utilizados para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) hace que los padres busquen otras opciones para sus hijos, los expertos sugieren que elijan el sustituto con cuidado, ya que los efectos de estos medicamentos pueden variar ampliamente.

Por ejemplo, "los genéricos a veces pueden estar menos biodisponibles [la cantidad del fármaco que es absorbido por el torrente sanguíneo], y esto puede dificultar que la dosis de dos medicamentos distintos sea exactamente la misma", explicó el Dr. Eric Hollander, director del Programa del Espectro Autista y Obsesivo Compulsivo del Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York.

"Si la dosis es demasiado alta, a veces los niños pueden retraerse o llorar más. Si es muy baja, no controlan adecuadamente los síntomas durante el día, y luego pueden recuperarse más tarde en el día. El nuevo fármaco podría dejar de surtir efecto antes. No es fácil cambiar de una fórmula de liberación prolongada a una de liberación inmediata", comentó Hollander.

El motivo de la escasez es una política de la Administración de Drogas (DEA) de EE. UU. que fija límites en la fabricación de los fármacos para el TDAH, para restringir el suministro de estos fármacos entre las personas que podrían usarlos ilegalmente, según un informe del The New York Times. En algunos casos, las farmacéuticas fabrican tanto las versiones genéricas de los medicamentos para el TDAH como las versiones de marca más costosas, lo que puede limitar las opciones incluso más.

"Se trata de un resultado desafortunado de políticas bien intencionadas en combinación con las fuerzas del mercado libre. Se trata de un problema muy sustancial que afecta a algunas familias más que a otras", señaló el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven and Alexandra Cohen de Nueva York, en New Hyde Park.

Cualquiera que sea el motivo de la escasez, varias compañías farmacéuticas que producen productos de anfetamina, que incluyen al Adderall, han reportado escaseces a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. Y las compañías que producen varias formas de metilfenidato también experimentan escaseces.

Tanto Hollander como Adesman afirmaron que han visto informes de padres sobre las crecientes dificultades para obtener Adderall y su equivalente genérico. Ambos sugieren que los padres llamen de una farmacia a otra en su área para ver cuál ofrece el medicamento necesario.

Si no puede hallar ninguna farmacia que tenga el fármaco que busque, informe al médico del niño. Si el medicamento no está disponible, primero pueden probar con otro medicamento de la misma clase. Por ejemplo, Adderall es un derivado de la anfetamina. Vyvanse es otro fármaco de esa clase. Sin embargo, algunas compañías de seguro podrían mostrarse renuentes a pagar por fármacos que no estén en sus listas de medicamentos preferidos, y quizás haya un copago más elevado.

Si hay una escasez del metilfenidato genérico, quizás las versiones de marca (Concerta, Focalin, Ritalin, Metadate y Daytrana) podrían estar disponibles.

También hay medicamentos no estimulantes para el TDAH, como Intuniv, Kapvay y Strattera, que podrían ser una opción, dijo Adesman.

El Dr. Michael Hobaugh tiene más experiencia de lo que le gustaría con los cambios en los fármacos para el TDAH en los niños. La mayoría de sus pacientes cuentan con seguro público, lo que significa que tiene que cumplir con la lista de fármacos recetados del estado para estos pacientes. Y esa lista con frecuencia cambia varias veces al año.

"A veces, el cambio es fácil. Depende mucho del paciente. Por lo general, hay un producto que se parece lo suficiente, pero algunos niños tienen problemas", apuntó Hobaugh, jefe del personal médico del Hospital Pediátrico La Rabida en Chicago.

"Averiguar qué funciona para algunos pacientes puede ser un proceso de ensayo y error", apuntó. "Sus vidas no son uniformes de un día a otro. ¿Se trata de un efecto secundario del fármaco, tiene el niño un virus o está estresado, o quizás no durmió lo suficiente? E intentar evaluar cuál es el medicamento ideal para que estén alertas en la escuela es difícil, porque hay muchas cosas que no se pueden controlar. Esto introduce otro factor que uno no puede controlar".

Hobaugh anotó que en este último año ha sido difícil conseguir varios medicamentos para el TDAH, con frecuencia debido a que son producidos por una sola compañía. Esto significa que si hay un problema con la producción, no hay otro fabricante para tapar el hueco.

"Y los genéricos quizás no devenguen muchas ganancias, así que no son prioritarios", añadió.

Además de discutir la escasez con el médico del niño, Adesman sugirió que los padres llamen o escriban a la FDA o al representante gubernamental local, y les informen de que tienen problemas para obtener los medicamentos necesarios.

"La defensoría de los pacientes siempre es importante", enfatizó. "El que no llora no mama".

Más información

Para más información sobre los medicamentos utilizados para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, visite el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Guia de medicamentos a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad