SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Combinar Paxil y Pravachol aumenta el azúcar en sangre

Por Steven Reinberg, Reportera de Healthday -
Combinar Paxil y Pravachol aumenta el azúcar en sangre

Los investigadores dicen que alrededor de 1 millón de estadounidenses pueden tomar el antidepresivo y estatina juntos

MIÉRCOLES, 25 de mayo (HealthDay News/HolaDoctor) Un nuevo estudio encontró que dos medicamentos comúnmente prescritos, el antidepresivo Paxil y el medicamento reductor de colesterol, Pravachol, tomados en conjunto parecen incrementar significativamente los niveles de azúcar en la sangre.

El aumento es más evidentey preocupanteentre los diabéticos, cuya azúcar en la sangre ya es demasiado alta, señalaron los investigadores

"Esta interacción puede afectar hasta 1 millón de estadounidenses que están utilizando ambos medicamentos, recibiendo un golpe en su glucosa sanguínea que puede ser innecesario", dijo el investigador principal, el Dr. Russ Altman, catedrático de bioingeniería, genética y medicina en la Universidad de Stanford.

Es posible que el pico de azúcar haya provocado un diagnóstico de diabetes tipo 2 en algunos pacientes, dijo Altman, "y podríamos haber sido capaces de evitar el diagnóstico si no hubieran utilizado estos medicamentos", agregó.

Ninguno de los dos fármacos elevan el azúcar en la sangre por sí solos, y los investigadores dijeron que todavía no pueden explicar el efecto de la combinación. Además, las combinaciones de antidepresivos y otros medicamentos para bajar el colesterol no aumentan los niveles de glucosa. "No es lo que podríamos llamar un efecto de 'clase'", explicó Altman.

El Paxil (paroxetina) pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), y el Pravachol (pravastatina) pertenece a un grupo de medicamentos llamados estatinas. "Nos fijamos en todos los otros ISRS y las estatinas, y hubo un par que mostró un pequeño golpe en la glucosa, pero no hay nada como el efecto observado con Paxil y Pravachol", dijo Altman.

Para el estudio, publicado en línea el 25 de mayo en la revista Clinical Pharmacology and Therapeutics, los investigadores utilizaron una técnica llamada minería de datos, analizando grandes bases de datos con la esperanza de encontrar la información que, aunque no es inmediatamente obvia, es obtenida mediante la combinación de datos en una nueva forma.

En este caso, el equipo de Altman utilizó datos del Sistema de Informes de Eventos Adversos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., además de información de las universidades de Stanford, Harvard y Vanderbilt para identificar asociaciones que no serían evidentes para los pacientes que tratan pacientes individuales.

Utilizando este método, los investigadores identificaron a 135 pacientes no diabéticos que tomaban ambos medicamentos, cuya azúcar en la sangre aumentó 19 miligramos por decilitro luego de iniciar el tratamiento. También identificaron a 104 pacientes diabéticos cuya azúcar en la sangre aumentó un promedio de 48 mg/dL tomando ambos fármacos.

Las personas con niveles de azúcar en la sangre de 126 mg/dL o más en dos pruebas se consideraron diabéticos. Los niveles de 100 mg/dL a 125 mg/dL son considerados prediabéticos.

Al extrapolar estos resultados a toda la población de Estados Unidos, el equipo de Altman considera que, actualmente, de 33 millones de personas que toman Paxil o Pravachol, 500,000 a 1 millón las toman combinadas.

Para probar si sus resultados no eran más que asociaciones que podrían explicarse por otros factores, los investigadores experimentaron con los medicamentos en ratones.

Los ratones fueron expuestos a los dos fármacos después de recibir un alto contenido de grasas, una dieta alta en calorías para convertirlos en prediabéticos. Los investigadores hallaron que si bien ninguno de los medicamentos por sí solo aumentó el azúcar en la sangre, juntos la aumentaron desde cerca de 128 mg/dL a 193 mg/dL.

"Esto fue igual que lo sucedido con los seres humanos en nuestra base de datos", dijo Altman. "Por lo tanto, esto parece ser un efecto biológico real. Esto podría darnos información sobre los mecanismos de la diabetes."

Altman advierte que las personas que toman esta combinación de drogas no deben reaccionar de forma exagerada.

"Las personas que están tomando un antidepresivo no deben dejar de tomarlo, ya que la depresión es una enfermedad muy seria", explicó. Sería razonable visitar a su médico y ver si sus niveles de glucosa han sido difíciles de controlar, dijo. "Si lo han sido, entonces yo creería que lo más indicado sería cambiar la estatina", agregó.

El Dr. Ronald B. Goldberg, profesor de medicina en el Instituto de Investigación de Diabetes de la Escuela de Medicina en la Universidad de Miami Miller, dijo que este es un "hallazgo interesante y podría ser clínicamente importante".

"Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de depresión; a todas se les recomiendan estatinas", dijo Goldberg. "Por lo tanto, se puede dificultar el control del azúcar en la sangre en personas diabéticas."

Pero Goldberg cree que es demasiado pronto para cambiar la práctica clínica tomando como base únicamente este estudio. "Esto debe ser confirmado en un ensayo clínico", añadió.

Más información

Para más información sobre diabetes, visite U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Guia de medicamentos a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad