SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La “gymtimidation” o vergüenza en el gimnasio

Por -
La “gymtimidation” o vergüenza en el gimnasio
CRÉDITO: THINKSTOCK


Marissa es una mujer que trabaja tanto, que por muchos años nunca encontró el momento para hacer ejercicio. Pero al final, logró hacerse un "hueco" para ir: cerca de su oficina encontró un gimnasio muy completo. Justo lo que ella necesitaba. 

Se propuso empezar el lunes, como la mayoría. Por eso, el fin de semana se ocupó de comprarse ropa deportiva. ¡Se sorprendió al descubrir la cantidad de modelos de equipos deportivos que hay en los locales y de todos los colores!

Llegó el lunes y, tal como lo había programado en su mente, después de salir del trabajo, se dirigió al gimnasio. Ya al entrar se cohibió un poco al sentirse observada por los que ocupaban las cintas caminadoras y bicicletas. Pero lo peor fue cuando salió del vestuario con su nueva indumentaria: sintió que muchas miradas se clavaban en ella. 

La situación empeoró al acercarse a una de las cintas caminadoras. La programó para 20 minutos pero al minuto 10 se dio por vencida. Se dirigió al vestuario y salió huyendo: "¡esto no es para mí". Lo que ella no sabía era que se había convertido en una víctima más de la "gymtimidation".

Un estudio conducido por "Cosmopolitan Body" entre 500 hombres y mujeres demostró que el sexo femenino es quien sufre más de "gymtimidation" (o intimidación en el gimnasio). Las mujeres, en efecto, tienen más inseguridad y dudas sobre cómo hacer tal o cual ejercicio mientras alguien las está mirando. 

Aún así, el 20% de los hombres confesó temer no saber lo que están haciendo, cuando ejercitan. También el 97% de las mujeres reportaron sentirse incómodas al caminar desnudas en el vestuario. 

La fisióloga del ejercicio y entrenadora Irene Lewis McCormack dio algunos consejos a la publicación Woman’s Health para no pasar un mal momento en el gimnasio y así poder sacarle mejor provecho al entrenamiento:

  • Busca información en Internet sobre la actividad que vas a hacer. Hoy se puede encontrar de todo en la web, por eso antes de ir a una clase conoce qué tipo de ejercicios vas a hacer y en qué consiste la actividad, para que no se note que es tu primera vez. 
  • Llega unos minutos antes. Explícale al entrenador que eres nuevo en la actividad y necesitas algunos consejos. Esto te puede ayudar para abordar mejor la clase, y el entrenador tal vez te preste atención extra ese primer día. 
  • No te ubiques en el centro del salón. Estar en primera fila y en el centro te dejará muy en evidencia si no estás familiarizada con la rutina, y sentirás ganas de no volver a pisar ese lugar si pasas un momento embarazoso. 
  • Más vale sola que mal acompañada. Si no conoces bien la actividad que vas a empezar, no vayas con una amiga que sabe tan poco como tú. El resultado será que se pongan a reír por la torpeza de ambas, molestando al resto de la clase y siendo el blanco de miradas de odio que te quiten las ganas de volver. 
  • Si no lo sabes, intenta. Si ves que no coordinas bien los ejercicios, no te quedes parada en plena clase mirando al instructor. Intenta copiar lo que hacen los demás lo mejor que puedas, y pide ayuda al terminar la actividad.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad