SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los expertos advierten que los riesgos de salud aumentarán tras el paso de Sandy

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -

Las lesiones, la falta de agua limpia y el moho tóxico pueden resultar peligrosos

MIÉRCOLES, 31 de octubre (HealthDay News) -- Las torrenciales lluvias y vientos huracanados de la "súper tormenta" Sandy pasan poco a poco, junto con algunos de los peligros de salud más agudos, como las caídas de árboles y las marejadas altas.

Pero en los próximos días, semanas y meses, los residentes de las áreas más afectadas se enfrentarán a un sinnúmero de riesgos para la salud, advierten los expertos.

Sandy, calificado como ciclón post tropical por el Centro Nacional de Huracanes, pasó por el noroeste de EE. UU. el lunes y el martes, dejando a pueblos enteros bajo el agua y docenas de muertos.

En total, se calcula que 7.2 millones de personas del noreste carecían de electricidad el martes por la mañana, lo que incluía a gran parte de la ciudad de Nueva York.

En primer lugar, apuntan los expertos, hay peligros a corto plazo. Los residentes que luchan por volver a establecerse en la región no pueden permitirse olvidar que en conjunto, el agua y la electricidad pueden representar un peligro letal.

"No intente arreglar la electricidad mientras alguna parte de su cuerpo esté en contacto con el agua", advirtió la Dra. Pavani Ram, profesora asociada de medicina social y preventiva de la Facultad de Salud Pública y de Profesiones Sanitarias de la Universidad de Buffalo. "Si está de pie sobre agua, no debe intentar apagar la electricidad ni tocar ningún tipo de aparato eléctrico".

También está el riesgo de intoxicación con el monóxido de carbono que emiten los pequeños generadores eléctricos, sobre todo si se colocan en áreas mal ventiladas como el garage o el sótano, añadió Ram.

También hay otros peligros a mayor plazo. Irónicamente, toda el agua que Sandy trajo podría hacer que haya una escasez de agua potable limpia. Los residentes deben estar alertas a los anuncios públicos relacionados con el agua de parte del departamento de salud o las autoridades del agua locales. Aunque no haya alertas, quizás sea mejor beber agua embotellada o hervida hasta obtener más información.

Las personas también deben tener cuidado con el consumo de alimentos perecederos, como los huevos o la leche, que han estado en la nevera sin electricidad. "Enfermarse en medio de una crisis no es nada aconsejable", enfatizó Ram.

Las grandes tormentas también pueden aumentar las concentraciones de polen y moho, dos importantes alérgenos, según el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI).

"Las personas con sistemas inmunitarios débiles y los mayores probablemente estén en el mayor riesgo de complicaciones por la exposición al moho, y son las personas que deben evitar estar en edificios inundados, sobre todo por periodos prolongados de tiempo", señaló Ram.

Aún así, las alergias y el asma no estuvieron entre los principales problemas tras el huracán Katrina (2005) o el Isaac (2012), señaló el Dr. Joseph Guarisco, jefe de servicios de emergencias del Sistema de Salud Ochsner en Nueva Orleáns, que vivió ambos desastres en primera persona.

Su departamento recibió muchas lesiones provocadas por los esfuerzos de recuperación y limpieza. Esto incluyó lesiones por electricidad, lesiones en las manos, lesiones de los tejidos blandos por las caídas y los resbalones, y lesiones oculares.

"Nos inundaron las lesiones relacionadas con la recuperación y la limpieza, más que ningún otro tipo de cosa durante un tiempo tras la tormenta", señaló Guarisco. Aconsejó a las personas usar equipo protector durante la limpieza y la reconstrucción, y mantenerse lejos de los cables eléctricos.

Los pacientes mayores y los que sufren de enfermedades crónicas que dependen de las redes de atención de salud o de los medicamentos también sufrieron, apuntó Guarisco. "Esos recursos se interrumpen [tras una tormenta] y muchos de estos pacientes tienen dificultades para satisfacer sus necesidades básicas", advirtió Guarisco. "No tomaban sus fármacos. Su nutrición era mala, y se deshidrataban".

Más información

Para más información sobre cómo protegerse antes y después de las grandes tormentas, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad