SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar
Regístrate y pregúntale al experto
Explica en pocas palabras tu situación o duda y luego llena tus datos para poder ayudarte mejor.
* Campo requerido
* ¿Como te gustaría ser contactado? (Elige una opción)
Telefono
GRACIAS por registrarte y enviar tu pregunta
Un experto se pondrá en contacto contigo en los próximos días.
¿Prefieres hablar directamente con un experto de Salud Univision y HolaDoctor?
Llama al 1-844 SEGURO3. Es gratis y confidencial.
* Solo para uso en Estados Unidos

Espasticidad

Por A.D.A.M. -

Definición

La espasticidad se refiere a músculos tensos y rígidos. También se puede llamar tensión inusual o aumento del tono muscular. Los reflejos (por ejemplo, un reflejo rotuliano) son más fuertes o exagerados. La afección puede interferir con la actividad de caminar, el movimiento o el habla.

Nombres alternativos

Rigidez muscular; Hipertonía

Consideraciones

La espasticidad generalmente es causada por daño a la parte del cerebro involucrada en movimientos bajo su control. También puede ocurrir a raíz de un daño a los nervios que van desde el cerebro hasta la médula espinal.

Los síntomas de espasticidad abarcan:

  • Postura anormal.
  • Llevar los hombros, los brazos, la muñeca y los dedos de las manos a un ángulo anormal debido a la rigidez muscular.
  • Reflejos tendinosos profundos y exagerados (el reflejo rotuliano y otros reflejos).
  • Movimientos espasmódicos repetitivos (clono), especialmente al tocarlo o moverlo.
  • Tijereteo (cruce de piernas como se cerrarían las puntas de unas tijeras).

La espasticidad puede también afectar el habla. La espasticidad grave y prolongada puede conducir a la contractura de los músculos, lo cual puede reducir el rango de movimiento o dejar las articulaciones flexionadas.

Causas

La espasticidad puede ser causada por cualquiera de las siguientes:

  • Adrenoleucodistrofia
  • Daño cerebral causado por falta de oxígeno, como puede ocurrir con asfixia o ahogamiento inminente
  • Parálisis cerebral
  • Traumatismo craneal
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad neurodegenerativa (afección que daña el cerebro y el sistema nervioso con el tiempo)
  • Fenilcetonuria
  • Lesión de la médula espinal
  • Accidente cerebrovascular

Esta lista no incluye todas las afecciones que pueden causar espasticidad.

Cuidados en el hogar

El ejercicio, incluso el estiramiento muscular, puede ayudar a que los síntomas sean menos intensos. La fisioterapia también es útil.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

  • La espasticidad empeora.
  • Nota deformidad de las áreas afectadas.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su médico llevará a cabo un examen físico y le preguntará sobre los síntomas, como:

  • ¿Cuándo se notó por primera vez?
  • ¿Cuánto ha durado?
  • ¿Está siempre presente?
  • ¿Qué tan grave es?
  • ¿Qué músculos están afectados?
  • ¿Qué la mejora?¿Qué la empeora?
  • ¿Qué otros síntomas se presentan?

Después de determinar la causa de su espasticidad, el médico puede referirlo a un fisioterapeuta. La fisioterapia consta de diferentes ejercicios, incluso estiramientos musculares y ejercicios de fortalecimiento. La ejercicios de la fisioterapia pueden enseñarse a los padres para que puedan ayudar a sus hijos a hacerlos en casa.

Otros tratamientos pueden incluir:

  • Se pueden prescribir medicamentos para tratar la espasticidad. Estos deben tomarse de acuerdo a las indicaciones.
  • La toxina botulínica se puede inyectar en los músculos espásticos.
  • En casos raros, se usa una bomba para suministrar el medicamento directamente a fluido cefalorraquídeo y al sistema nervioso.
  • A veces la cirugía es necesaria para liberar el tendón o para cortar la vía entre el nervio y el músculo.

Referencias

Dobkin BH. Principles and practices of neurological rehabilitation. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 48.

Griggs RC, Jozefowicz RF, Aminoff MJ. Approach to the patient with neurologic disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 396.

 

Publicidad