SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El parto en casa plantea un peligro para los embarazos de alto riesgo, según un estudio

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
El parto en casa plantea un peligro para los embarazos de alto riesgo, según un estudio

Investigadores observaron las tasas de mortalidad infantil en Oregón

MARTES, 8 de mayo (HealthDay News) -- Un estudio de cinco años sobre los partos en casa en Oregón halló una tasa elevada de muertes entre bebés que tuvieron que ser transferidos al hospital debido a que algo salió mal durante el nacimiento.

Sin embargo, los expertos señalan que esto no necesariamente significa que los partos en casa sean peligrosos. Muchos de los bebés y de las madres tenían afecciones que los ponían en un mayor riesgo de complicaciones, como preeclampsia (hipertensión durante el parto) o posición de nalgas (cuando el bebé nace por los pies en lugar de la cabeza).

Los investigadores observaron los expedientes médicos de 223 partos en casa en Oregón de 2004 a 2008, en que los bebés fueron transferidos al hospital debido a problemas durante o justo después del parto. Ocho bebés murieron, según el estudio, que fue presentado el martes en la reunión anual del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) en San Diego.

Tres de los bebés estaban en posición de nalgas, cuatro de las madres sufrían de preeclampsia, y dos madres parieron después de término, lo que usualmente se define como un embarazo de 42 semanas o más (en general, 40 semanas se considera a término completo).

De los ocho bebés, uno tenía defectos congénitos "incompatibles con la vida", señalaron en un comunicado de prensa la Dra. Stella Dantas, del departamento de obstetricia y ginecología de Northwest Permanente, P.C. Physicians and Surgeons en Beaverton, Oregón, y colegas. Todas las mujeres excepto una fueron atendidas por una partera acreditada.

"Nuestro estudio mostró que cada una de las muertes neonatales tenía mayores... condiciones de riesgo asociadas, como presentación de nalga, trastornos hipertensivos, meconio [la primera evacuación intestinal de los recién nacidos], fechas después de término y/o una anomalía. Se necesitan más datos para examinar la forma en que las mujeres embarazadas que sufren de estas afecciones son gestionadas fuera del hospital, si hay evidencia de respaldo para las mujeres con estas afecciones que paren fuera del hospital, y cuáles son las barreras para el transporte al hospital", señaló Dantas.

Casi 30,000 mujeres dieron a luz en casa en Estados Unidos en 2009, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Aunque siguen dando cuenta de poco menos del uno por ciento de todos los nacimientos, en EE. UU. los partos en casa aumentaron en 29 por ciento entre 2004 y 2009.

En EE. UU., los partos en casa tienden a ser más comunes entre las mujeres blancas (uno de cada 90 nacimientos fue en casa), pero menos comunes entre otros grupos raciales o étnicos, muestran las estadísticas de los CDC.

Además, la popularidad de los partos en casa varía entre los estados. Montana tiene el porcentaje más alto de partos en casa, con casi 2.6 por ciento, seguido por Oregón y Vermont, con casi dos por ciento cada uno.

Las mujeres que eligen dar a luz en casa con frecuencia tienen objeciones contra convertir un proceso natural en un problema médico que amerite doctores y hospitales, señaló la Dra. Mary Norton, directora de investigación perinatal del Centro Médico de la Universidad de Stanford.

Algunas mujeres desean dar a luz sin analgésicos como las epidurales, apuntó Norton. Desean tener "más control" sobre su experiencia de parto, quizás se sientan más cómodas en su propio ambiente, o tal vez deseen tener varias personas en la habitación mientras paren, algo que muchos hospitales limitan, añadió Norton.

"Hay un pequeño porcentaje de mujeres que opinan muy firmemente que no desean todo el aparataje que parir en el hospital conlleva, y sienten suficiente desconfianza del sistema médico para que su mejor opción sea parir en casa", explicó Norton.

Aunque muchas mujeres pueden dar a luz en casa de forma segura, las mujeres que eligen el parto en casa deben reconocer que hay riesgos, dijo Norton.

"Para la mayoría de mujeres sanas, el parto es un procedimiento seguro y de bajo riesgo, y para muchas mujeres, puede ocurrir en casa sin peligro", apuntó Norton. "Pero hay veces que las cosas salen mal, y pueden ser difíciles de anticipar, y son mucho más comunes cuando hay una situación de alto riesgo, como hipertensión, preeclampsia, la presentación de nalgas y pasarse de la fecha de término".

Si bien los centros de parto con frecuencia cuentan con sistemas para transferir a una mujer a un hospital en caso de emergencias, las mujeres que paren en casa quizás tengan que esperar más por una ambulancia, o tal vez sea difícil subir a una mujer que esté de parto a una camilla y llevarla al hospital.

En las muertes de Oregón, no se sabe si las mujeres estaban conscientes de sus afecciones antes de decidir parir en casa, o si los problemas surgieron durante el parto. De cualquier forma, esas mujeres deberían haber estado en un hospital, aseguró Norton.

"Todas eran afecciones de muy alto riesgo. Eran pacientes que no debían parir en casa", sentenció Norton.

Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación Americana del Embarazo (American Pregnancy Association) ofrece más información sobre el parto en casa.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad