SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Dietas Yoyo

Por -
 Dietas Yoyo

Algunas personas constantemente están en un ciclo vicioso de hacer una dieta y bajar de peso con éxito para luego recuperarlo rápidamente y volver a bajar de peso y subir nuevamente, como un yoyo que sube y baja.

El libro “The Yo-yo Diet Syndrome” escrito por Doreen Virtue, en 1989 (primera edición), describe este efecto y sus causas fisiológicas y emocionales que lo ocasionan.

Causas del efecto del “yoyo”

Si la dieta incluye ayunos prolongados, se omiten comidas o es muy baja en calorías, se crean las condiciones para el efecto del “yoyo”.

En un inicio de una dieta, perder peso rápido puede ser muy motivante, sin embargo el organismo se adapta a esta escasez de energía, el metabolismo disminuye y se puede llegar a una zona de “meseta” donde se disminuye de peso muy lentamente o incluso se deja de bajar de peso.

• Al llegar a esta fase de meseta, donde no se baja ya de peso, generalmente se abandona la dieta y se recupera rápidamente el peso perdido, incluso se gana más peso del que se tenía antes de empezar la dieta.
• Cada vez que se empieza una dieta nueva, el organismo es menos eficiente. La restricción severa de calorías causa pérdida de masa y tono muscular, lo que propicia que se disminuya aún más el metabolismo.

¿Qué hacer para evitar el síndrome del “yoyo”?

• Iniciar una dieta de reducción de peso que propicie que sea gradual la pérdida de peso.
• Seguir un régimen alimentario equilibrado conforme a la guía de alimentación de EE.UU.
• El contenido calórico de la dieta de reducción debe basarse en la historia clínica y dietética, así como en el peso actual, sexo, edad y actividad física.
• Mínimo deben consumirse 1300 calorías diarias distribuidas entre 3 y 6 comidas al día (deben pasar tres horas mínimo entre comidas).
• El régimen de alimentación debe contemplar eliminar gradualmente las calorías, por ejemplo no debe disminuirse de golpe 1000 calorías.
• Seleccionar una dieta personalizada en base a peso talla, índice de masa corporal, cintura y cadera.
• Cambio de hábitos alimentarios que propicien un seguimiento y mantenimiento del peso que se disminuyó.
• Establecer una rutina de ejercicio en conjunto al régimen alimentario.
• Estar consciente de qué se come, cuando y por qué se come.
• Para salir de la fase de “meseta” se debe incrementar la actividad física.
• Siempre desayunar y cenar, no omitir ninguna comida.

Pros:

  • No tiene ventajas el estar subiendo y bajando constantemente de peso.
Contras:
  • Dietas muy restringidas en calorías o el omitir comidas con frecuencia puede originar el efecto del "yoyo".
  • El síndrome del "yoyo" origina cambios en el metabolismo lo cual es dañino para la salud.
 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad