SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Dónde ir cuando necesita atención urgente?

Por Consumer Reports -
¿Dónde ir cuando necesita atención urgente?
CRÉDITO: THINKSTOCK

Todos deberíamos saber que hay que correr a la sala de urgencias en caso de un problema de salud grave, como por ejemplo, dolor de pecho, un golpe en la cabeza o si sospecha que sufre un ACV.

Pero, según los datos otorgados en agosto pasado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) , muchos de los casos que se atienden en las salas de urgencias en realidad no lo son, lo que provoca esperas largas y gran cantidad de pacientes, además de costos innecesarios, ya que los tratamientos en las guardias cuestan más que en los consultorios médicos.

¿Adónde se dirige cuando necesita atención médica por la noche o en los fines de semana, cuando el consultorio de su médico está cerrado o cuando no lo puede atender enseguida? Para cubrir la necesidad de una atención rápida, han surgido dos nuevas opciones: las clínicas dentro de las tiendas y los centros de atención de urgencias. Le brindamos un resumen de lo que ofrece cada una y cuándo acudir a ellas, además, le recordamos cuando debe acudir a la sala de urgencias.

Clínicas en las tiendas

¿Qué son? Son centros médicos que tratan una cantidad limitada de enfermedades comunes y también ofrecen algunos servicios preventivos, tales como la vacunación; se encuentran en las farmacias, los supermercados y en las grandes tiendas, como, por ejemplo, en Walmart. Los precios son razonables (por lo general, los cubren los seguros médicos), están abiertos a la noche y los fines de semana, no hay que concertar citas y, en muchos casos, están ubicadas en lugares en donde se pueden adquirir medicamentos. Por lo general, el personal está compuesto por enfermeros prácticos, con entrenamiento avanzado, que pueden recetar medicamentos. Su fácil acceso y su bajo costo las convirtieron en una opción popular para los que no cuentan con seguro médico.

En los últimos años, las clínicas en las tiendas se extendieron rápidamente: de sólo 60 a principios de 2006 pasaron a ser 1090 a fines de 2008. Sin embargo, tienen sus detractores: en 2007, la Asociación Médica de EE.UU (American Medical Association) pidió que los organismos municipales y estatales investiguen posibles puntos de conflicto debido a emprendimientos llevados a cabo entre las clínicas y las farmacias de las tiendas. Y la Academia Norteamericana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) aconseja no llevar a niños ni a adolescentes a dichos centros. No obstante, cubren una necesidad importante: cuando, por ejemplo, padece una infección del tracto urinario o si tiene la garganta inflamada un sábado y no puede esperar hasta el lunes para ver a su médico.

Cuándo ir: Si tiene un problema que no sea grave y no puede ir a ver a su médico, o para vacunarse contra la gripe u otras enfermedades. Lleve la tarjeta de su seguro médico y una lista de los medicamentos y suplementos que toma e informe al médico clínico que lo atiende si tiene alergia a alguna droga o si alguna vez tuvo una reacción adversa. Pida el informe de su visita y que la clínica lo envíe por fax o por correo electrónico a su médico.

Costo: Bajo: un promedio de entre $55 a $75, si paga de su bolsillo o el monto habitual de copago de la visita, si lo cubre su seguro.

Clínicas de urgencias

¿Qué son? Clínicas con médicos que ofrecen horarios extendidos y atención sin turno en el caso de heridas o enfermedades agudas. Según la Asociación Norteamericana de Cuidados Urgentes (Urgent Care Association of America), en los EE.UU., en 2008, había más de 8000 clínicas de este tipo. Los hospitales son dueños de alrededor de un 15% de estas clínicas y las administran; el resto son privadas.

Cuándo ir: En el caso de problemas graves, como, por ejemplo, los que están fuera del campo de atención de una clínica en una tienda, cuando no consigue concertar una cita con su médico de cabecera. Pero no sirven para atender emergencias: por ejemplo: le conviene ir cuando tiene un esguince, quemaduras menores, cortes que requieran puntos, huesos rotos o un ataque de asma leve, así como problemas menos graves.

Nuestros consultores médicos afirman que es mejor asistir a una clínica de atención urgente asociada con un hospital, lo ideal sería la misma a la que pertenece su médico de cabecera, ya que le resultará más fácil conseguir el informe de su visita al médico. Si donde vive no hay clínicas para atención de urgencias, diríjase a la sala de urgencias -munido de paciencia, por si hay mucha gente.

Las clínicas en las tiendas sirven para resolver problemas sencillos, tales como la vacunación contra la gripe.

Costo: Moderado, similar a lo que cobran los médicos por las visitas en el consultorio (alrededor de $120), pero más económico que las salas de urgencias. Y, probablemente, el copago del seguro sea más bajo que el de la sala de urgencias.

La sala de urgencias

¿Qué es? Una división del hospital que está abierta las 24 horas, los siete días de la semana, los 365 días del año, de acuerdo con lo exigido por las leyes federales vigentes, para atender a cualquier persona que se presente, sin importar si puede pagar o no. Normalmente, las salas de urgencias atienden a los pacientes según la gravedad de los casos, no por orden de llegada. En 2006 (el último año sobre el que contamos con información nacional), en los EE.UU. había más de 119 millones de salas de urgencias. Constituye un aumento de casi un tercio desde 1995. Los expertos atribuyen este crecimiento en parte a la población creciente de gente mayor y a la falta de médicos y enfermeras en todo el país.

Cuándo ir: Para una emergencia con riesgo de vida: por ejemplo, cuando los síntomas son dolor de pecho o dificultad para respirar, cuando hay hemorragias graves, golpes en la cabeza o envenenamiento, Si necesita atención rápida, pero no urgente, visite una de las opciones descriptas anteriormente.

Costo: Alto: un promedio de $ 400.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad