SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vivir cerca de carreteras, nocivo para el corazón

Por -
Vivir cerca de carreteras, nocivo para el corazón
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

La exposición ambiental que provoca vivir cerca de una carretera, autopista o una vía muy transitada durante largos períodos de tiempo, aumenta el riesgo de sufrir muerte cardíaca súbita (pérdida abrupta de la función cardiaca), así lo advierte un informe de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

La investigación publicada en la revista Circulation, se desprende del análisis de los datos de 107,130 mujeres (predominantemente de raza blanca con una edad promedio de 60 años) que formaban parte del Nurses' Health Study 1986-2012. 

“Es importante que los profesionales de la salud reconozcan que la exposición ambiental puede ser un factor de riesgo subestimado”, señaló Jaime E. Hart, autor principal del estudio, quien además afirmó que “desde un punto de vista población, vivir cerca de carreteras es un factor de riesgo tan importante como el tabaquismo, la dieta o la obesidad”.

Los investigadores calcularon la distancia entre la vivienda y la autopista, carretera o vía y luego de ajustar un gran número de factores, como la edad, la raza, la actividad física y la dieta, descubrieron que el hecho de residir a 50 metros aumentaba el riesgo de muerte súbita cardiaca en un 38% en comparación con las que vivían a más de 500 metros y por cada 100 metros de cercanía el riesgo de muerte cardiaca se elevaba en 6%.

Si bien los autores del trabajo consideran que la exposición a las vías de comunicación es un factor de riesgo comparable a otros asociados muerte súbita cardíaca, reconocen que se necesita más investigación que incluya a hombres y mujeres de diferentes edades, razas y niveles de ingresos, para tener conclusiones solidas.

De acuerdo con cálculos de la Agencia de Protección Ambiental, 35 millones de personas en los Estados Unidos viven a menos de 300 metros (984 pies) de una carretera principal.

Muerte cardíaca súbita

La muerte cardíaca súbita, también denominada paro cardíaco súbito, se produce cuando el corazón deja de latir repentinamente, impidiendo que la sangre rica en oxígeno llegue al cerebro y otros órganos. Una persona puede morir de muerte cardíaca súbita en cuestión de minutos si no recibe tratamiento inmediato.

La muerte cardíaca súbita no es un ataque cardíaco, aunque a veces se empleen los términos “ataque cardíaco” o “ataque cardíaco masivo” para describirlo. En un ataque cardíaco se reduce o detiene por completo el flujo de sangre a una parte del corazón, típicamente debido a la ruptura de la placa en una de las arterias coronarias. Esto produce la muerte del músculo cardíaco. Pero un ataque al corazón no siempre implica que el corazón deja de latir. Un ataque cardíaco puede causar un PCS, pero los dos términos no tienen el mismo significado.

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI), entre 250,000 y 450,000 estadounidenses sufren muerte cardíaca súbita cada año. Casi el 95% de ellos muere en cuestión de minutos.

La muerte cardíaca súbita es más común en adultos de entre 35 y 45 años de edad. Es dos veces más común en los hombres que en las mujeres. Casi nunca afecta a los niños, a menos que hayan heredado un problema que aumente su riesgo.

Las personas con enfermedades del corazón tienen una mayor probabilidad de sufrir un la muerte cardíaca súbita, pero puede producirse en personas que parecen sanas y no saben que tienen un problema cardíaco.

La mayoría de los casos son causados por un ritmo cardíaco muy rápido (taquicardia ventricular) o un ritmo cardíaco muy anormal (fibrilación ventricular). Estos ritmos cardíacos irregulares, denominados arritmias, pueden hacer que el corazón deje de latir. Otro tipo de arritmia, denominada bradicardia, que es un ritmo cardíaco muy lento, también puede causar la muerte cardíaca súbita.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad