SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿No te gustan los senos grandes? Hay solución

Por HolaDoctor -
¿No te gustan los senos grandes? Hay solución

Los senos excesivamente grandes no siempre son motivo de orgullo. Algunas mujeres, en especial las más jóvenes,se sienten avergonzadas y andan por la vida con ropa holgada o con los brazos cruzados para ocultar sus protuberancias. 

Problemas en común

Las mujeres con senos muy grandes suelen tener contracturas por asumir una postura encorvada que las ayude a disimular el volumen y en ocasiones se quejan de dolores de cuello o cervicales por cargar tanto peso. 

La ropa interior debe ser reforzada y con gruesos breteles que lastiman la piel y con el tiempo producen hendiduras y marcas en la zona de los hombros.

Hay mujeres que siempre han estado encantadas con tener senos grandes, pero ven que el peso, el embarazo, la lactancia y el paso de los años hicieron estirar la piel hasta hacer caer sus senos y que  ya no se vean tan bien como antes.

La cirugía puede ayudar en estos casos para lograr pechos proporcionados con el resto del cuerpo, y en muchos casos logran mejorar la autoestima de la mujer, que ella se vea mejor y sin complejos, tanto los de la  vida diaria como los que en ocasiones se suscitan en la vida amorosa cuando hay un poco de vergüenza o pudor.

¿Cuáles son los casos más frecuentes?  

  • Pechos desproporcionadamente grandes
  • Pechos caídos con areolas y pezones muy bajos
  • Mamas marcadamente asimétricas
  • Fuertes dolores de espalda, cuello y hombros por el peso exagerado
  • Piel frecuentemente irritada en la zona del pliegue inferior de las mamas
  • Limitación de actividades por la incomodidad o el dolor que produce el tamaño y el peso de las mamas  

¿En qué consiste la intervención?

Se realiza en una clínica ambulatoria o en un quirófano de hospital bajo efecto de anestesia general o local, según lo determine el cirujano. 

El método mas común consiste en realizar tres incisiones tratando de seguir los pliegues naturales de la piel: una en el contorno de la areola, otra desde el centro de la areola hasta el pliegue debajo del pecho y una tercera que sigue la curva  inferior del pecho, formando una “T” invertida.

El cirujano remueve el exceso de tejido, grasa y piel y reubica la areola y el pezón en una posición más elevada, tratando de no separarlas del resto de la mama para no dañar las terminales nerviosas que implicarían una posterior pérdida o disminución de sensibilidad. 

Luego se coloca vendajes elásticos y la paciente ya está en condiciones de volver a su casa en el día o  la víspera y retomar su vida normal a las 48 horas, a partir de las cuales deberá utilizar un top de material elástico que contenga bien los tejidos.

Alrededor de las 4 o 6 semanas se pueden reanudar las actividades habituales cuidando no hacer esfuerzos excesivos.

Riesgos

La operación puede tener los contratiempos comunes de la anestesia: problemas respiratorios, complicaciones del corazón y reacciones a los medicamentos. 

Respecto de la cirugía propiamente dicha, puede haber sangrado e infección, perder la sensibilidad erógena en esa zona, quedar con los pezones o los pechos ligeramente asimétricos o evidenciar posteriores dificultades al momento de amamantar si durante la operación no se tomó recaudo con las glándulas mamarias.  

Puede ocurrir que las cicatrices se desvanezcan al cabo de un año, pero también que no se borren nunca o persistan con una tonalidad rosada o violácea durante un lapso prolongado. 

Esto depende de cada paciente, pero de todos modos quedarán en la parte inferior de la mama y  no estarán a la vista aún si se usa un escote pronunciado.

Siete ejercicios para levantar el busto

¿Quiénes sí y quiénes no?

Las que no: las enfermas de diabetes, con deficiencias coronarias, pulmonares o hepáticas, las fumadoras, las que evidencian severos trastornos circulatorios o con un historial familiar de coágulos en la sangre, deben consultar con el cirujano si estos factores no constituyen un riesgo ante este tipo de intervención.

Las que sí: las pacientes con senos caídos, las delgadas, las que tienen pechos excesivamente grandes y las pre-menopáusicas, ya que en esta etapa la grasa va reemplazando el tejido glandular. 

Otra alternativa: la reducción por liposucción

Este procedimiento no deja cicatrices visibles y consiste en aspirar la grasa de las mamas mediante una pequeña cánula. 

Luego de la intervención lo senos se verán mas pequeños pero  conservarán su forma original y la piel se encogerá en el transcurso del tiempo hasta adaptarse al nuevo volumen.

Es ideal para pacientes con sobrepeso que no tengan los senos caídos, pero éstos no deben ser exageradamente grandes, ya que la intervención sólo permite reducir el volumen en un 50%. 

También son aptas las mujeres que han entrado en la menopausia, ya que en esta etapa la grasa reemplaza al tejido glandular. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad