SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Luego de un ACV se deja más fácil de fumar

Luego de un ACV se deja más fácil de fumar

La parte del cerebro afectada por el evento parece plantear una diferencia, hallan investigadores

JUEVES, 3 de noviembre (HealthDay News) -- Los fumadores son más propensos a abandonar el hábito tras un accidente cerebrovascular (ACV) si el área del cerebro que procesa las emociones es afectada por la enfermedad, afirman investigadores.

El estudio también halló que las personas que planificaban dejar de fumar antes de sufrir el ACV eran mucho más propensas a hacerlo exitosamente que las que no habían pensado en ello.

Estos hallazgos podrían llevar a nuevas formas de personalizar el tratamiento del tabaquismo y los programas educativos, según el estudio, que aparece en la edición del 3 de noviembre de la revista Stroke.

"Hallamos que factores tanto biológicos como psicológicos podrían influir sobre el estatus de tabaquismo de una persona tras un ACV", señaló en un comunicado de prensa de la revista la autora líder Rosa Suner, investigadora del Hospital Josep Trueta y profesora de enfermería de la Universidad de Gerona, en España.

El estudio incluyó a 110 supervivientes de accidente cerebrovascular que eran fumadores cuando tuvieron el ACV. Se dio seguimiento a los pacientes durante hasta un año tras el alta hospitalaria.

Aunque 76 de los pacientes habían dejado de fumar en el momento del alta, apenas 44 seguían siendo no fumadores un año más tarde. Los que sufrieron daño relacionado con el ACV en la corteza insular (que procesa las emociones) del cerebro tenían más del doble de probabilidades de ser no fumadores un año después que los pacientes que sufrieron daños en otras áreas del cerebro.

Los investigadores también hallaron que los pacientes que habían decidido dejar de fumar antes de sufrir el ACV tenían más del doble de probabilidades de ser no fumadores un año tras el alta hospitalaria que los que no habían planificado dejar de fumar.

Antes de los ACV, un tercio de los pacientes sabía que fumar era un factor de riesgo de la afección, un tercio no sabía que era un factor de riesgo, y un tercio pensaba que fumar no era un factor de riesgo, hallaron los investigadores.

"Muchos estudios que se están llevando a cabo sobre la relación entre las distintas áreas del cerebro y la adicción están descubriendo que la corteza insular desempeña un papel muy importante", apuntó Suner. "El conocimiento público sobre la relación entre el tabaquismo y el accidente cerebrovascular no es tan firme como con otras enfermedades. La información obtenida de este estudio podría ayudar a individualizar el tratamiento y los programas educativos para los fumadores tras un ACV".

Los autores del estudio anotaron en el comunicado de prensa que los fumadores tienen entre dos y tres veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que los no fumadores. Sin embargo, si un fumador abandona el hábito, el riesgo de ACV regresa a la normalidad en un plazo de dos a cinco años.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de EE. UU. ofrece más información sobre el accidente cerebrovascular y su prevención.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad