SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Terapias blanco, las últimas armas contra el cáncer

Por Violeta Merlo -
Terapias blanco, las últimas armas contra el cáncer
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Las terapias blanco moleculares (TBM) constituyen una de las alternativas más nuevas e individualizadas para el tratamiento del cáncer. Entre sus beneficios están la baja incidencia de efectos secundarios como las náuseas, los vómitos o la pérdida de cabello y principalmente, la mejoría en la calidad de vida de los pacientes.

El cáncer se origina cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control, las células, se transforman en cancerosas debido a un daño en su información genética (ADN), de ahí que la investigación oncológica este diseñando nuevas terapias basadas en el conocimiento del genoma humano y la identificación de las alteraciones en el ADN (como mutaciones, reordenamientos).

Así nacen las terapias dirigidas contra el cáncer que permiten actuar específicamente sobre las moléculas alteradas en los tumores (células malignas), bloquear su crecimiento y diseminación.

Eleazar Macedo Pérez, médico oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología de México (INCan) explicó a HolaDoctor que estas nuevas terapias, llamadas “blanco” porque atacan a las células tumorales de manera más específica, centran su mecanismo de acción en las células cancerígenas y en los factores que propician su desarrollo, por tanto, “pueden ser más efectivas que otros tratamientos tradicionales en donde se destruyen células cancerosas y células no cancerosas por igual”, enfatizó.

Además, Macedo Pérez destacó que las terapias blanco, disminuyen los efectos secundarios en comparación con las terapias tradicionales, como son las náuseas, vómitos, pérdida de cabello, deterioro del sistema de defensas del organismo, entre otros.

Las terapias dirigidas pueden ser de dos tipos:

Anticuerpos monoclonales: Son como misiles dirigidos que rastrean las células malignas por todo el cuerpo y actúan solo sobre ellas cuando las detectan. Se aplican por vía endovenosa.

Inhibidores de tirosín-quinasa: Son tabletas que inhiben el funcionamiento de la tirosín-quinasa, una enzima que al pasar información del exterior al interior de la célula maligna hace que ésta crezca e invada el cuerpo. Las hay disponibles para varios tipos de tumores.

El especialista precisó que este revolucionario tratamiento oncológico de momento sólo es aplicable para determinados tipos de tumores (de pulmón, de seno, colorrectal, de ovarios, de cuello uterino, linfomas y cerebrales, entre otros), toda vez que depende de una prueba de marcadores tumorales serológicos (sustancias que se encuentran en el cuerpo cuando hay presencia de cáncer, por lo general se encuentran en la sangre o la orina y pueden ser productos de las mismas células cancerosas, o del cuerpo en respuesta al cáncer).

“La terapias blanco ha mostrado muy buenos resultados en el cáncer de mama metastático, en neoplasias hematológicas (leucemias, linfomas y mieloma múltiple), en cáncer de colon, recto, pulmón, en tumores del estroma gastrointestinal y del sistema nervioso central, finalizó.

¿Cómo se utilizan los marcadores de tumores?

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer (NCI por sus siglas en inglés), los marcadores de tumores se usan para ayudar a detectar, a diagnosticar y a controlar algunos tipos de cáncer. Aunque una concentración elevada de un marcador de tumores puede sugerir la presencia de cáncer, este hecho solo no es suficiente para diagnosticar cáncer. Por lo tanto, las mediciones de los marcadores tumorales se combinan en general con otras pruebas, como con biopsias, para diagnosticar el cáncer.

Se pueden medir las concentraciones de los marcadores tumorales antes del tratamiento para que los médicos puedan planificar una terapia adecuada. En algunos tipos de cáncer, la concentración de un marcador de tumores refleja el estadio (extensión) de la enfermedad y el pronóstico del paciente (resultado probable o curso de una enfermedad).

Otros tratamientos

Debido a que el cáncer es una enfermedad ocasionada por múltiples factores no existe una única forma de tratarlo. Los tratamientos más comunes son:

Cirugía: Es una técnica utilizada para remover el tumor del organismo; sin embargo, no todos los tumores son operables. El objetivo de la cirugía dependerá de la etapa de la enfermedad y puede ser: extirpación total del tumor o bien, extirpación parcial del tumor para mejorar la calidad de vida del paciente y reducir el riesgo de desarrollo de la enfermedad.

Quimioterapia: Es un tratamiento que utiliza agentes químicos que atacan a las células cancerosas, pero también pueden afectar células sanas. Existen diferentes tipos de quimioterapias y pueden ser utilizadas solas o en combinación con otros tratamientos.

Radioterapia: Este tratamiento utiliza diferentes tipos de radiación para afectar el ADN de las células dañadas e inducir su muerte, sin embargo, algunas células sanas pueden resultar afectadas.

Terapia hormonal: Es un tratamiento que impide que las hormonas estimulen el crecimiento y proliferación del tumor y se utiliza sólo en los cánceres que son dependientes de hormonas.

Datos y cifras sobre el cáncer

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), el cáncer es la principal causa de muerte a escala mundial. Se le atribuyen 7,6 millones de las defunciones (aproximadamente el 13% del total) ocurridas en todo el mundo en 2008. Los que más muertes causan cada año son los cánceres de pulmón, estómago, hígado, colon y mama.

En México, las cifras del Instituto Nacional de Cancerología (INCan) indican que cada minuto son diagnosticadas 30 personas con algún tipo de cáncer, y al terminar el día, 222 mexicanos habrán perdido su batalla contra esta enfermedad.

Según las cifras más recientes, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la tasa de mortalidad por cáncer en es de 65 por cada 100,000 habitantes. Los datos indican indican que el mayor índice de mortalidad en el país, en el caso de las mujeres, es el cáncer de mama con 24.3 por ciento, seguido por el cervicouterino con 9.7 por ciento y el de colon 3.2 por ciento. En los varones adultos se concentran en cáncer de próstata 7.9 por ciento, bronquios y pulmón 4.9 por ciento y colon 4.6 por ciento.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad