SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El ritmo de la terapia hormonal para el cáncer de próstata

Por E.J. Mundell, Reportera de Healthday -

El uso intermitente podría evitar efectos secundarios en los pacientes, pero también podría reducir la supervivencia

DOMINGO, 3 de junio (HealthDay News) -- Los hombres que sufren de cáncer de próstata metastásico que se someten a terapia de privación hormonal con frecuencia toman descansos para intentar minimizar sus efectos secundarios, que muchas veces resultan difíciles.

Sin embargo, un importante nuevo estudio que siguió a más de 1,500 hombres durante casi una década halla que optar por el tratamiento intermitente podría cobrar un precio a ciertos pacientes, en términos de una supervivencia más corta.

El estudio halló que para los hombres con cáncer de "propagación mínima", adoptar una programación de tratamiento con pausas se asociaba con un declive de dos años en la supervivencia, frente a los hombres que fueron tratados de forma continua.

Esta brecha en la supervivencia no apareció entre los hombres cuyos tumores de próstata mostraron una propagación más extensiva, pero los investigadores no llegaron a recomendar el tratamiento intermitente para este subconjunto de pacientes, en espera de mejores datos.

El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., se reportó el domingo en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO), en Chicago.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society), el cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres, tras el cáncer de piel, y cada año en EE. UU. se diagnostican casi 242,000 nuevos casos.

Hace mucho que los médicos saben que los tumores de próstata se "alimentan" de las hormonas masculinas en circulación, como la testosterona. Así, la terapia de privación hormonal, diseñada para desactivar la producción de la testosterona y por tanto detener el crecimiento del cáncer, sigue siendo un método común de primera línea para mantener al cáncer a raya.

Pero el tratamiento tiene desventajas, ya que "se asocia con efectos secundarios significativos, como pérdida de la libido, disfunción eréctil, osteoporosis, deterioro muscular, sofocos, depresión y problemas cardiovasculares", señaló el Dr. Herbert Lepor, presidente del departamento de urología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, en esa ciudad.

Apuntó que en estudios anteriores, "la terapia intermitente fue igual de eficaz que la continua, con menos efectos secundarios", así que a veces los pacientes han optado por este método.

Pero, ¿seguiría el método intermitente siendo igual de eficaz a largo plazo?

El nuevo ensayo en fase 3 buscaba responder a esa pregunta. En el estudio, los investigadores dieron seguimiento a más de 1,500 hombres con cánceres sensibles a las hormonas que se habían propagado más allá de la próstata. Todos los hombres primero recibieron siete meses de terapia de privación hormonal continua. Luego, la mitad se asignó al azar a tratamientos intermitentes, y la otra mitad siguió con el régimen continuo.

En general, los hombres que recibieron el tratamiento con pausas fueron expuestos a alrededor de la mitad del total de la terapia hormonal que los hombres en el grupo continuo, señalaron los investigadores.

Desafortunadamente, "la supervivencia con la terapia hormonal intermitente fue inferior que la supervivencia con la terapia hormonal continua", reportó la autora del estudio, la Dra. Maha Hussain, profesora de medicina y urología del Centro Oncológico Integral de la Universidad de Michigan.

En una conferencia de prensa de la ASCO, concluyó que "debido a estos hallazgos, la terapia continua sigue siendo el estándar de la atención".

Tras un seguimiento medio de más de nueve años, la supervivencia general de los hombres con enfermedad de propagación mínima (o sea, sin cáncer más allá de la espina dorsal, la pelvis y los ganglios linfáticos) fue de 7.1 años con la terapia continua, frente a 5.2 años entre los tratados de forma intermitente, una diferencia de dos años.

La brecha en la supervivencia se cerró entre los hombres con enfermedad más extensiva (con 4.4 años con la terapia continua frente a 5 años en el grupo intermitente). Sin embargo, Hussain tuvo cuidado de no recomendar las pausas en el tratamiento, incluso en este grupo de pacientes más enfermos, y señaló que el hallazgo es "sorprendente" y se necesitan más datos.

Para los pacientes con una propagación extensiva del cáncer, es mejor discutir las opciones de tratamiento con el médico antes de adoptar uno de los regímenes, recomendó.

El Dr. Bruce Roth, profesor de medicina de la división de oncología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en San Luis, dijo que los expertos habían esperado los resultados de este "importante" ensayo durante mucho tiempo.

"Antes, estudios poco potentes habían sugerido que no había desventajas con la terapia intermitente, que claramente provee menos toxicidad", planteó durante la conferencia de prensa. "Por primera vez, este estudio indica que hay un precio a pagar".

Lepor concurrió en que "en base a este estudio, la terapia intermitente de privación de andrógenos [hormonal] no se debe recomendar a los hombres que tienen enfermedad con propagación mínima".

Los hallazgos presentados en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre los tratamientos para el cáncer de próstata, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad