SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Consumo excesivo de cerveza eleva riesgo de cáncer de estómago

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Consumo excesivo de cerveza eleva riesgo de cáncer de estómago

Sin embargo, los investigadores señalaron que no se observó la misma relación con el vino o los licores fuertes

LUNES, 4 de abril (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación europea reciente sugiere que los que consumen cerveza en exceso y portan una mutación génica relacionada con el metabolismo del alcohol podrían enfrentarse a mayor riesgo que otros de desarrollar cáncer de estómago.

Un estudio halla que portar una determinada variante genética y beber unas tres latas de 355 ml (12 onzas) o más diarias de cerveza parece incrementar de manera marcada el riesgo de cáncer gástrico no cardial.

"Es la primera vez que vemos esta variante genética relacionada con el riesgo de cáncer gástrico, así que necesitamos recalcar que este resultado debe replicarse en otras poblaciones", advirtió Eric Duell, autor líder del estudio y epidemiólogo principal del Instituto Catalán de Oncología de Barcelona (España).

"Por ahora, si la gente quiere saber si debe hacerse una prueba para saber si porta esta variante o si debe dejar de beber en caso de que beba mucha cerveza, básicamente diría que no hemos llegado a ese punto", agregó Duell.

"Lo único que podemos decir por ahora es que la variación genética se relaciona con un mayor riesgo, el consumo excesivo de bebida se relaciona con riesgo más alto y, cuando ambos se juntan, el riesgo empeora aún más", anotó.

El estudio se enfocó en la variante rs1230025, ubicada entre un grupo de tres genes ya relacionados con la digestión del alcohol.

Y aunque los resultados se concentran en la unión de la mutación y el consumo intenso de alcohol, los autores también hallaron que cada factor por su cuenta también eleva el riesgo de cáncer de estómago, aunque no de forma tan drástica. Específicamente, el riesgo de cáncer era elevado entre los no bebedores que portaban la mutación y también entre los bebedores empedernidos que no la tenían.

Duell y sus colegas deben presentar sus hallazgos el lunes en Orlando, Florida, en la reunión anual de la Asociación Estadounidense de Investigación Oncológica. Los hallazgos presentados en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por colegas.

En el mundo, el cáncer de estómago es la segunda causa principal de muerte por cáncer, según los autores, aunque es menos prevalente en los EE. UU. que en algunos otros países.

Esas diferencias han llevado a los investigadores a sospechar que hay factores potencialmente modificables, como los patrones de consumo de alcohol, que podrían influir en el riesgo.

Duell y su equipo analizaron información sobre un estudio de gran tamaño sobre el cáncer y la nutrición en el que participaron 521,000 residentes de diez países europeos entre 1992 y 1998. Estudiaron los patrones de consumo de cerveza, vino y licores, la incidencia del cáncer, y la información sobre evaluaciones genéticas de los participantes del estudio, que tenían entre 35 y 70 años de edad.

El estudio relacionó un aumento de 75 por ciento en el riesgo de cáncer gástrico con el consumo de 30 gramos o más de etanol puro a diario como cerveza. Aclararon que una lata común de 355 ml (12 onzas) contiene 13 gramos de etanol. El vino y los licores fuertes no parecieron incrementar el riesgo de cáncer.

Los investigadores hallaron que los europeos que bebían intensamente y también portaban la mutación genética en cuestión demostraron un riesgo aún más elevado de cáncer de estómago.

Las mutaciones analizadas son comunes, aseguró Duell. "No sé lo que sería en los EE. UU., pero entre nuestra poblaciones europea, cerca del 20 por ciento portaba la variante. No es poco común", explicó.

"Pero el cáncer gástrico es multifactorial", agregó. "Tiene muchísimas causas. Entonces, es importante anotar que alguien que beba intensamente quizá nunca adquiera cáncer gástrico y que claramente hay otros problemas de salud relacionados con este tipo de cáncer que tienen un papel".

El Dr. George Kim, profesor asistente de oncología del Colegio de Medicina de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, aseguró que las observaciones se deben considerar en contexto.

"Si usted es un estadounidense joven en un bar de Nueva York", dijo, "la pregunta es si esto aplica para usted de algún modo. Me preocupa que no sea así. Este problema genético parece ser más aplicable a ciertos europeos del norte y quizá a las poblaciones asiáticas", aseguró Kim.

"Además, beber tres cervezas diarias es mucho", anotó Kim. "Eso podría elevar el riesgo de muchos otros problemas, como enfermedad hepática. Entonces, yo diría que beber con moderación siempre es deseable. Pero en este momento, este hallazgo en particular no debe causar preocupaciones injustificadas".

Por su parte, la Dra. Janice Dutcher, oncóloga del Centro y Centros Oncológicos Continuos del Hospital St. Luke's-Roosevelt de la ciudad de Nueva York, consideró que los hallazgos "tienen sentido lógico".

"Sin duda, es lo suficientemente interesante como para analizarlo más a fondo", dijo. "Y es suficiente darle una pausa a la gente, por ejemplo si vienen de una familia que tenga antecedentes de cáncer gástrico porque por mucho tiempo hemos pensado que el alcohol se relaciona con ciertos tipos de cáncer. Simplemente ha sido muy difícil de probar.

Seguir este razonamiento con el tiempo podría explicar algo del riesgo y conducir a una prueba para las personas que puedan ser más susceptibles al daño inducido por el alcohol, agregó.

Más información

Para más información sobre el alcohol y el cáncer, visite la Sociedad Americana del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad