SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Nueva forma de medir la glucosa

Por -
Nueva forma de medir la glucosa
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Monitorear y controlar el nivel de azúcar en la sangre en forma periódica son clave para prevenir las complicaciones de la diabetes, en busca de aumentar la precisión y mantener el nivel de glucosa en un rango de valores normales, investigadores de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, desarrollaron un nuevo tipo de glucómetro que cambia de color cuando los valores fluctúan.

El nuevo monitor de glucosa opera mediante cambios de longitud de onda y es tan preciso que los médicos y pacientes podrían utilizarlo para la dosificación automática de insulina, algo que no es posible actualmente sólo con el uso de las tiras reactivas.

"Todos los sistemas disponibles en la actualidad tienen alguna combinación de sensibilidad y precisión limitada, y frecuente recalibración. Los monitores que hay en el mercado no tiene la exactitud o fiabilidad para tomar decisiones de dosificación de insulina o de accionamiento de dosificación autónoma" destacó Paul Braun, líder del estudio en un comunicado difundido por la institución académica.

El sensor está hecho de hidrogel, un material similar a la gelatina, mismo que se mezcló con un compuesto de ácido borónico que se une a la glucosa, lo que provoca que el gel se expanda a medida que se eleva la concentración de glucosa. El hidrogel se encuentra incrustado en un cristal fotónico que refleja una longitud de onda de la luz. A medida que el hidrogel se expande, el color refleja cambia de azul a verde o a rojo.

"El sensor se pone en el extremo de un cable de fibra óptica, por ejemplo, y se ensarta en el torrente sanguíneo junto con otros monitores", explicó Braun.

El material que cambia de color es de bajo costo de fabricación, y de acuerdo con Braun, una pulgada cuadrada de hidrogel podría ser suficiente para un máximo de 25 pacientes.

La temible diabetes

La diabetes se ha convertido en una epidemia que afecta a casi 350 millones de personas en todo el mundo según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se prevé que se convierta en la séptima causa de muerte en 2030 y el número de casos alcance los 552 millones, o un adulto de cada 10 en el mundo.

Según las estadísticas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés), unos 26 millones de personas en los Estados Unidos (hombres, mujeres y niños) han sido diagnosticados con diabetes y estima que 79 millones de adultos tienen pre diabetes, una afección que incrementa el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Los CDC calculan que para el año 2050, si las tendencias actuales continúan, 1 de cada 3 adultos en los EE. UU. podría sufrir de diabetes. La diabetes tipo 2, en la cual el organismo pierde en forma gradual la capacidad de producir y utilizar la insulina, representa entre el 90 y el 95% del total de los casos.

La diabetes es la séptima causa principal de muerte y puede provocar discapacidad permanente y mal estado de salud. Las personas con diabetes pueden sufrir numerosas complicaciones graves y mortales, como enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, ceguera, enfermedad renal crónica y amputaciones.

El riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares es 2 a 4 veces más alto en las personas con diabetes. Los adultos con diabetes tienen tasas de mortalidad por enfermedades cardiacas aproximadamente 2 a 4 veces más altas que los adultos que no tienen diabetes.

La diabetes es la causa principal de nuevos casos de ceguera en adultos entre 20 a 74 años de edad.

La diabetes es también la causa principal de la insuficiencia renal y fue responsable del 44% de los casos nuevos en el 2008.

Más del 60% de las amputaciones de piernas y pies no relacionadas con accidentes y lesiones, fueron procedimientos realizados en personas con diabetes. En el 2006, estos casos llegaron a una cantidad de 65,700 amputaciones.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad