SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Proteína combatiría la diabetes tipo 2

Por -
Proteína combatiría la diabetes tipo 2
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Una inyección de la proteína FGF1 (factor de crecimiento fibroblastos 1) ofrece una nueva esperanza para el tratamiento de la diabetes tipo 2. Con ella, científicos del Instituto Salk, en La Jolla, California, Estados Unidos, lograron mantener bajo control los niveles de azúcar en sangre y favorecer la sensibilidad a la insulina en ratones con diabetes inducida por la dieta, el equivalente de la diabetes tipo 2 en los seres humanos.

Los hallazgos publicados en la revista Nature, refieren que una sola inyección de la proteína FGF1 es suficiente para restablecer los niveles de azúcar en la sangre a un nivel saludable y el tratamiento continuo revierte la insensibilidad a la insulina, la causa fisiológica subyacente de la diabetes. Este descubrimiento podría conducir a una nueva generación de medicamentos para la diabetes tipo 2.

"El control de la glucosa es un problema dominante en nuestra sociedad", destacó el Dr. Ronald M. Evans, autor principal de la investigación en un comunicado difundido en línea por el Instituto Salk. "FGF1 ofrece un nuevo método para controlar la glucosa de una manera poderosa e inesperada", agregó el experto.

En el año 2012, Evans y su equipo descubrió que los ratones que carecen del factor de crecimiento, llamado FGF1, desarrollan rápidamente la diabetes cuando llevan una dieta alta en grasas, por lo que decidieron inyectar una dosis de FGF1 en roedores obesos con diabetes para evaluar el impacto de la proteína en el metabolismo. Encontraron que con una sola inyección los niveles de azúcar en la sangre se redujeron rápidamente a niveles normales en todos los ratones diabéticos.

Una mejora drámatica

"Muchos estudios anteriores que han inyectado FGF1 no mostraron ningún efecto en ratones sanos --precisó Michael Downes, coautor del estudio--. Sin embargo, cuando se inyecta en un ratón diabético, vimos una mejora dramática en la glucosa".

Los autores del trabajo resaltan que incluso a altas dosis, la dosis de FGF1 no desencadena efectos secundarios ni provoca que los niveles de glucosa caigan a niveles peligrosamente bajos, un factor de riesgo asociado con muchos agentes reductores de la glucosa. En cambio, afirman, restaura la capacidad propia del cuerpo de regular de forma natural los niveles de insulina y azúcar en la sangre, manteniendo las cantidades de glucosa en un rango seguro.

"Con FGF1, no hemos visto hipoglucemia u otros efectos secundarios comunes", subrayó Salk Jae Myoung Suh, otro de los autores del trabajo. "Puede ser que FGF1 conduce a un tipo más normal de respuesta en comparación con otros fármacos, ya que se metaboliza rápidamente en el cuerpo y se dirige a ciertos tipos de células", argumentó.

Metabolismo de la glucosa

Y aunque el mecanismo de acción de FGF1 no está comprendido del todo, el equipo de Evans descubrió que la FGF1 tenía la habilidad de estimular el crecimiento siendo independiente de sus efectos sobre la glucosa, con lo que la proteína se encuentra más cerca de un uso terapéutico.

"Queremos trasladar esto a la gente mediante el desarrollo de una nueva generación de variantes de la FGF1 que afectan exclusivamente el crecimiento celular de la glucosa", comentó Evans. "Si podemos encontrar la variante perfecta, creo que vamos a tener en nuestras manos una nueva herramienta, muy eficaz para el control de la glucosa", concluyó el investigador.

La temible diabetes

La diabetes se ha convertido en una epidemia que afecta a casi 350 millones de personas en todo el mundo según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se prevé que se convierta en la séptima causa de muerte en 2030 y el número de casos alcance los 552 millones, o un adulto de cada 10 en el mundo.

Según las estadísticas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés), unos 26 millones de personas en los Estados Unidos (hombres, mujeres y niños) han sido diagnosticados con diabetes y estima que 79 millones de adultos tienen pre diabetes, una afección que incrementa el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Los CDC calculan que para el año 2050, si las tendencias actuales continúan, 1 de cada 3 adultos en los EE. UU. podría sufrir de diabetes. La diabetes tipo 2, en la cual el organismo pierde en forma gradual la capacidad de producir y utilizar la insulina, representa entre el 90 y el 95% del total de los casos.

La diabetes es la séptima causa principal de muerte y puede provocar discapacidad permanente y mal estado de salud. Las personas con diabetes pueden sufrir numerosas complicaciones graves y mortales, como enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, ceguera, enfermedad renal crónica y amputaciones.

El riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares es 2 a 4 veces más alto en las personas con diabetes. Los adultos con diabetes tienen tasas de mortalidad por enfermedades cardiacas aproximadamente 2 a 4 veces más altas que los adultos que no tienen diabetes.

La diabetes es la causa principal de nuevos casos de ceguera en adultos entre 20 a 74 años de edad.

La diabetes es también la causa principal de la insuficiencia renal y fue responsable del 44% de los casos nuevos en el 2008.

Más del 60% de las amputaciones de piernas y pies no relacionadas con accidentes y lesiones, fueron procedimientos realizados en personas con diabetes. En el 2006, estos casos llegaron a una cantidad de 65,700 amputaciones.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad