SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Promisorio tratamiento para el Alzheimer

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -
Promisorio tratamiento para el Alzheimer
CRÉDITO: THINKSTOCK

El Alzheimer afecta a cerca de 5 millones de personas en el país. Para ellos, se abre otra luz de esperanza, con nuevas terapias inmunológicas que, al parecer, podrían detener el avance del mal y aminorar sus síntomas.

Una terapia farmacológica-inmunológica que utiliza anticuerpos del plasma de la sangre logró retrasar la progresión del Alzheimer en un pequeño grupo de pacientes que recibieron este tratamiento durante tres años.

El ensayo, realizado en 16 pacientes, de un grupo de 24 que ya venía participando de pruebas clínicas, reveló un deterioro más lento de lo esperado en sus capacidades de pensamiento, conducta y funcionamiento diario luego de recibir transfusiones de inmunoglobulina intravenosa, o IGIV, dos veces al mes. 

La memoria, las actividades diarias, las capacidades cognitivas y el estado de ánimo resultaron menos deteriorados en aquéllos pacientes que tomaron dosis estandarizadas de esta medicación durante los 36 meses del ensayo. Y cuatro de ellos no sufrieron ningún deterioro de estos síntomas que son los típicos de este mal.

"Cuando los pacientes de Alzheimer no son tratados, por lo general hay declives claros y fácilmente medibles cada tres a seis meses... así que el hecho de que cuatro estuvieran estables durante un periodo de tres años es muy inesperado", señaló el Dr. Norman Relkin, autor del estudio y director del Programa de Trastornos de la Memoria Weill Cornell, en Nueva York. 

"Y aunque no es suficiente para decir que es un fármaco eficiente, es alentador. Ha habido tantas decepciones que no quiero crear esperanzas falsas, pero me siento muy animado", agregó.

Relkin presenteó sus hallazgos en la reunión de la Asociación de Alzheimer, en Vancouver, Canadá.

La enfermedad de Alzheimer afecta a unos cinco millones de estadounidenses. 

Existen varias medicaciones aprobadas por la  Administracion de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para aliviar los primeros síntomas de confusión y pérdida de memoria. Estos medicamentos son: el Donepezilo (Aricept), que en realidad se utiliza para las tres etapas de la enfermedad, la  Rivastimina (Exelon) que fue aprobado para tratar los casos de Alzheimer que van de leves a moderados y la Galantamina (Razadyne), que también se utiliza para los casos leves a moderados.

Se cree que la IGIV, cuyo nombre comercial es Gammagard y que ya se usa clínicamente para tratar ciertas deficiencias inmunitarias, cánceres y trastornos autoinmunes, ralentiza o evita la acumulación de las proteínas tóxicas beta amiloideas, que provocan las pegajosas placas cerebrales características del Alzheimer.

Las transfusiones de IGIV demostraron una escala variable de efectividad en los 16 pacientes. Cinco participantes inicialmente tratados con un placebo inactivo y que luego se cambiaron a la IGIV experimentaron un declive mientras estaban con el placebo, pero mostraron un declive menos rápido tras 18 meses de infusiones de IGIV. 

Once pacientes que recibieron dosis variantes de IGIV experimentaron resultados más favorables, y los mejores resultados fueron entre los cuatro pacientes tratados con una dosis estandarizada específica (un total de 0.4 gramos por kilogramo de peso corporal) cada dos semanas durante todo el estudio.

"Creo que es algo realmente emocionante, pero los números son bastante pequeños", señaló Catherine Roe, profesora asistente de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis. "Simplemente necesitamos más pacientes y más tiempo. Realmente espero que los resultados se sostengan a largo plazo".

Relkin está en medio de un ensayo en fase 3 de la IGIV con unos 400 participantes, y espera publicar resultados a principios del próximo año. Predijo que algunos pacientes de Alzheimer y sus médicos buscarían la IGIV como tratamiento "fuera de etiqueta", dado que ya está disponible comercialmente.

Pero la terapia no es barata. Es probable que tratar el Alzheimer con IGIV cueste entre 2,000 y 5,000 dólares cada dos semanas, con unas dosis (y costos) más altas para los pacientes con más peso, señaló Relkin.

Su ensayo actual en fase 2 indicó que el tratamiento es bien tolerado por los pacientes (los efectos menores incluyeron sarpullido, escalofríos y dolor de cabeza) y el fármaco ya cuenta con un perfil de seguridad bien establecido, anotó.

"Creo que esto nos da una dirección clara en términos de nuestros esfuerzos por desarrollar tratamientos mejores, más eficaces y menos costosos", planteó Relkin. "Hasta ahora, como campo hemos avanzado torpemente en esa dirección. Lo más importante es que el estudio nos daría un talón de Aquiles claro para el Alzheimer, algo a lo que podamos dirigirnos y usar para alterar el curso subyacente de la enfermedad".

Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad