SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Caminar con regularidad podría ralentizar el declive en el Alzheimer

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Caminar con regularidad podría ralentizar el declive en el Alzheimer

Los investigadores también encuentran que caminar seis millas por semana puede ayudar a prevenir el inicio de la enfermedad

Una investigación reciente sugiere que caminar unas cinco millas (ocho KM) por semana podría ayudar a ralentizar el avance de la enfermedad cognitiva entre los adultos mayores que ya sufren de formas leves de deterioro cognitivo o enfermedad de Alzheimer.

De hecho, incluso las personas saludables que aún no muestran señales de declive cognitivo podrían ayudar a mantener la enfermedad del cerebro a raya si llevan a cabo un nivel similar de actividad física, anotó el equipo del estudio.

Se calcula que entre 2.4 y 5.1 millones de personas en EE. UU. sufren de enfermedad de Alzheimer, que causa un declive devastador e irreversible en la memoria y el razonamiento, según el Instituto Nacional del Envejecimiento.

Se esperaba que los investigadores presentaran los hallazgos el lunes en la reunión anual de la Asociación de Radiología de América del Norte (Radiological Society of North America, RSNA) en Chicago.

"Dado que la cura para el Alzheimer aún no se ha hecho realidad, esperamos encontrar formas de aliviar el avance o los síntomas de la enfermedad el personas que ya presentan deterioro cognitivo", señaló en un comunicado de prensa de la RSNA el autor líder Cyrus Raji, del departamento de radiología de la Universidad de Pittsburgh.

"Encontramos que caminar cinco millas por semana protege la estructura cerebral en un periodo de diez años en personas que tienen Alzheimer y deterioro cognitivo leve, sobre todo en áreas de los centros claves de memoria y aprendizaje del cerebro", aseguró. "También encontramos que estas personas tuvieron un declive más lento en la pérdida de memoria en cinco años".

Para evaluar el impacto que el ejercicio físico podría tener sobre el avance del Alzheimer, además de enfermedades cerebrales menos graves, los investigadores analizaron datos de un estudio continuo de veinte años que medía los patrones semanales de caminata de 426 adultos.

Entre los participantes, 127 fueron diagnosticados con deterioro cognitivo (83 con deterioro cognitivo leve y 44 con Alzheimer). Los demás se consideraron cognitivamente saludables, con una edad promedio general de 78 a 81 años.

Una década tras el inicio del estudio, todos los pacientes se sometieron a escáneres tridimensionales por IRM para evaluar el volumen del cerebro. Además, el equipo administró una prueba llamada mini examen del estado mental (MMSE, por su siga en inglés) para precisar el declive cognitivo en un periodo de cinco años.

Tras tomar en cuenta la edad, el sexo, la composición de la grasa corporal, el tamaño de la cabeza y la educación, Raji y colegas determinaron que mientras más actividad física hacía un individuo, mayor era su volumen cerebral. Anotaron que un mayor volumen cerebral es señal de un menor grado de muerte de las células del cerebro, además de salud cerebral en general.

Además, caminar unas cinco millas (ocho KM) por semana pareció proteger al cerebro contra un avance en el declive cognitivo (al mismo tiempo que se mantenía el volumen cerebral) entre los participantes que ya sufrían de ciertas formas de deterioro cognitivo.

Esta indicación fue fortalecida por los resultados del mini examen del estado mental, que revelaron que los pacientes con deterioro cognitivo que cumplían con el umbral de caminata experimentaron un declive de apenas un punto en las puntuaciones cognitivas durante un periodo de cinco años. En comparación, los que no caminaron lo suficiente experimentaron un declive promedio de cinco puntos.

La actividad física tuvo un impacto similar sobre la protección de las capacidades cognitivas en adultos saludables, aunque se consideró que su umbral de ejercicio era de una seis millas (9.7 KM) de caminata a la semana.

"El Alzheimer es una enfermedad devastadora, y desafortunadamente, caminar no es una cura", señaló el Dr. Raji. "Pero caminar puede mejorar la resistencia del cerebro a la enfermedad, y reducir la pérdida de memoria con el tiempo".

El Dr. Robert Friedland, catedrático del departamento de neurología de la Facultad de medicina de la Universidad de Louisville en Kentucky, expresó poca sorpresa ante los hallazgos, pero advirtió que no se debe inferir una relación directa de causa y efecto entre caminar y la protección contra el declive cognitivo.

"En un estudio observacional como este, sin duda las personas que desarrollan enfermedad cognitiva o tienen probabilidades de estar en las primeras etapas también son propensas a hacerse menos activas", anotó. "Así que no es posible estar seguro de si observan un efecto directo de caminar sobre la enfermedad, ya que el grupo que avanza más rápido camine menos podría ser resultado directo de la enfermedad misma".

"Eso no quiere decir que piense que caminar no sea una buena idea", añadió Friedland. "Muchas personas, incluso mi grupo, han mostrado que la actividad física igual que la mental podría proteger contra desarrollar la enfermedad en la etapa media de la vida, o sea entre los 20 y los 60 [años de edad]. Y estoy seguro de que lo mismo ocurre más adelante en la vida".

"Y hay muchas razones. La actividad física mejora el flujo sanguíneo al cerebro, cambia los neurotransmisores y mejora la función cardiaca", señaló. "Reduce el riesgo de obesidad, mejora la resistencia a la insulina, reduce el riesgo de diabetes y disminuye la presión arterial. Y todos esos son factores de riesgo del Alzheimer".

"Yo diría que se debe exhortar a todas las personas de todas las edades a hacer tanto ejercicio físico como puedan tolerar", concluyó Friedland. "Por supuesto, no deseamos que la gente se ejercite en exceso si, por ejemplo, sufren de enfermedad cardiaca. Pero con el consejo y la supervisión de un médico, caminar es una forma excelente de actividad física".

Dado que la investigación fue presentada en una reunión médica, los datos y conclusiones deben considerarse como preliminares hasta que sean publicados en una revista reseñada por profesionales.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Alzheimer y la actividad física, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad