SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Restaurantes no informan bien sobre calorías

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -
Restaurantes no informan bien sobre calorías

Aunque son bastante precisos, hubo una 'inmensa variación', sobre todo en los alimentos bajos en calorías

MARTES, 19 de julio (HealthDay News) -- En algunos estados, los restaurantes con varios locales ya están obligados a publicar los conteos calóricos de la comida. Y pronto la ley federal obligará a más restaurantes de todo el país a proveer esa información a sus clientes.

Pero, ¿qué tan precisos son los conteos de calorías provistos por los restaurantes?

Eso depende de dónde coma. Un estudio reciente que evaluó la comida de 42 restaurantes, entre ellos de comida rápida, sugiere que en general los conteos calóricos son bastante precisos. Pero el estudio también halló que había muchas cosas que mejorar, sobre todo en los restaurantes más formales y para las comidas calificadas como bajas en calorías, por ejemplo las ensaladas.

"Hicimos un muestreo aleatorio de comidas de restaurantes en tres lugares de EE.UU., e incluimos comidas ricas y bajas en calorías, restaurantes formales y de comida rápida. El principal hallazgo fue que había una inmensa variación en las cifras para comidas individuales, sobre todo las presentadas como bajas en calorías", explicó la autora del estudio Susan Roberts, científica del Centro de Investigación en Nutrición Humana y Envejecimiento del USDA en la Universidad de Tufts, en Boston.

"También encontramos que los restaurantes formales tenían muchas más probabilidades de proveer cifras erróneas que los de comida rápida", señaló.

En los restaurantes en general, el 19 por ciento de las comidas (o sea, casi una de cada cinco) contenían al menos cien calorías más que lo que decía el menú. De esas comidas, el diez por ciento de las que tenían más calorías adicionales contenían un promedio de más de 250 calorías adicionales por comida. Una comida tenía mil calorías más de lo que el menú mencionaba, según Roberts.

"Y hay que tener en cuenta que nadie come una sola comida en los restaurantes, con todos esos acompañamientos gratis, y quizás bebidas [y] postres", continuó Roberts.

Aunque quizás cien calorías adicionales en un día no suenen como mucho, Roberts señaló que, en el transcurso de un año, cien calorías extras al día pueden llevar a un aumento de peso de 4.5 a 7 kilos (de diez a quince libras).

Y dado que a los estadounidenses les encanta comer en restaurantes, unos conteos calóricos imprecisos podrían realmente importar. Casi la mitad de los estadounidenses comen fuera de casa al menos tres veces por semana, mientras que uno de cada seis estadounidenses come fuera más de siete veces por semana, según la información de respaldo del estudio.

Además, las calorías de los restaurantes conforman alrededor del 35 por ciento de la ingesta energética diaria de los estadounidenses, anotó el estudio.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 20 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.

Los 42 restaurantes elegidos para el estudio se hallaban en Massachusetts, Arkansas e Indiana, y las 269 comidas muestreadas fueron compradas entre enero y junio de 2010.

En general, los investigadores encontraron una diferencia de unas diez calorías por porción. Sin embargo, hubo una variabilidad significativa entre las comidas. 26 comidas comunes contenían un promedio de 273 calorías más que las mencionadas en el menú.

"La variabilidad de las muestras individuales era inaceptable, en mi opinión", señaló Roberts. "El hecho de que la comida baja en calorías tuviera más calorías que las mencionadas también es un problema importante. Las personas que compran comida baja en calorías [podrían estar] intentando vigilar su peso, y nadie puede vigilar su peso eficazmente si reciben sin saberlo más calorías de las que piden".

"La buena noticia es que se está haciendo un esfuerzo y las cosas se mueven en la dirección correcta", aseguró Linda Van Horn, profesora de medicina preventiva de la Facultad de medicina de la Universidad de Northwestern, en Chicago. Van Horn también escribió un editorial acompañante en la misma edición de la revista.

"Creo que esto provee al sector de los restaurantes con una advertencia de que les falta mucho antes de que haya una estandarización", comentó Van Horn.

En cuanto a los consumidores que intentan controlar su ingesta calórica, señaló que es importante que tengan en cuenta que podría haber una variabilidad en los conteos calóricos, sobre todo en los restaurantes formales. "En los restaurantes formales, la comida se prepara de forma muy creativa, lo que podría aumentar los conteos calóricos, en comparación con los de comida rápida, donde se suministran la comida y los tamaños de las porciones", apuntó Van Horn.

"Ahora mismo, los restaurantes son un lugar en que resulta difícil comer si uno está vigilando el peso", lamentó Roberts. Comentó que si uno come fuera y le preocupa el contenido calórico de la comida, puede pedir la ensalada, pero sin queso, y pedir que el aderezo lo traigan aparte. Los aderezos pueden añadir cientos de calorías a las ensaladas si no se controlan las porciones, advirtió.

Más información

La American Heart Association ofrece consejos sobre cómo comer sano en los restaurantes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

HealthDay

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad