SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hay ambivalencia ante las leyes dirigidas a una vida sana

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
Hay ambivalencia ante las leyes dirigidas a una vida sana

Una encuesta halla que la mayoría acepta las reglas de seguridad, tabaquismo y comida, pero también se preocupan sobre un 'estado niñera'

MARTES, 20 de marzo (HealthDay News) -- Recientemente en EE. UU. hay muchas nuevas regulaciones o propuestas que buscan gobernar las opciones de estilo de vida como fumar, comer o el uso de teléfonos celulares... ¿está el país en peligro de convertirse en un "estado niñera"?

Según una nueva encuesta de Harris Interactive/HealthDay, la mayoría de los estadounidenses siguen mostrándose ambivalentes sobre el tema, concurriendo en que las políticas que buscan proteger la salud y la seguridad públicas a veces son necesarias, pero opinando también que los adultos deben tomar responsabilidad por sus propios actos y por las consecuencias para la salud.

En una encuesta en línea de más de 2,200 adultos de EE. UU. llevada a cabo a finales de febrero, el 81 por ciento de los respondientes estuvieron de acuerdo, y 33 por ciento estuvieron muy de acuerdo, en que las leyes que buscan proteger la seguridad pública (como las regulaciones sobre una conducción segura o sobre las vacunas infantiles) son importantes para mantener a los estadounidenses a salvo.

Más de tres cuartas partes también estuvieron de acuerdo en que esas iniciativas en realidad funcionan.

Pero por otro lado, casi dos tercios (61 por ciento) se preocupaban de que esas mismas leyes podrían ser excesivamente coercitivas, impidiendo las libertades personales.

"El público se muestra algo esquizofrénico sobre las leyes y políticas que buscan mejorar la salud y la seguridad y reducir las lesiones y accidentes", apuntó Humphrey Taylor, presidente de The Harris Poll. "La mayoría de personas favorecen muchas regulaciones que las protegen, pero se preocupan de que nos convirtamos en un 'estado niñera'".

Los encuestadores preguntaron a los respondientes sobre catorce políticas, leyes y programas distintos que buscan mejorar la salud y la seguridad.

"La mayor parte de las catorce políticas, programas y regulaciones de nuestra encuesta reciben el respaldo de una gran mayoría de adultos, y algunas reciben un respaldo fuerte", aseguró Taylor.

Por ejemplo, casi todos (91 por ciento) respaldaban una prohibición de los mensajes de texto mientras se conduce, mientras que 74 por ciento respaldaban esta iniciativa "fuertemente".

Otras iniciativas de seguridad vial que recibieron respaldo mayoritario fueron la prohibición de hablar por teléfonos celulares mientras se conduce (70 por ciento de respaldo, 43 por ciento de respaldo fuerte); obligar a los motociclistas a usar cascos (82 por ciento de respaldo, 57 por ciento de respaldo fuerte), obligar a los ciclistas a usar cascos (73 por ciento de respaldo, 42 por ciento de respaldo fuerte); y la obligación de usar cinturones de seguridad (86 por ciento a favor, 66 por ciento fuertemente a favor).

Los respondientes también respaldaron muchas medidas relacionadas con la nutrición, como las que requieren que los restaurantes revelen la información nutricional en los menús (78 por ciento de respaldo, 34 por ciento de respaldo fuerte); las regulaciones que se están preparando para reducir el contenido de sal de las comidas empacadas (68 por ciento de respaldo, 27 por ciento de respaldo fuerte); y la eliminación de las grasas trans malsanas en los restaurantes (62 por ciento a favor, 26 por ciento fuertemente a favor).

La programación regular de vacunas infantiles (paperas, sarampión, tos ferina, tuberculosis y polio) también recibió un 86 por ciento de votos positivos y un 55 por ciento de votos fuertemente positivos.

Una mayoría más pequeña (61 por ciento) también favoreció la controversial vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), que protege del cáncer del cuello uterino y otros cánceres, para los niños de once y doce años de edad, y alrededor de una cuarta parte mostró un apoyo fuerte a la idea.

La prohibición de fumar en restaurantes y lugares públicos, una regulación que gradualmente se vuelve predominante en distintas regiones de EE. UU., recibió un 80 por ciento de votos "a favor". El 58 por ciento respaldó fuertemente estos tipos de prohibiciones.

Pero la mayoría se opuso a tres políticas: que las empresas citen la obesidad como un motivo para no contratar (76 por ciento se opusieron, 43 por ciento se opusieron fuertemente); que las empresas no contraten a fumadores (65 por ciento se opusieron, 34 por ciento se opusieron fuertemente); y los impuestos sobre los refrescos azucarados (62 por ciento se opusieron, 37 por ciento se opusieron fuertemente).

E incluso aunque respaldaran muchas iniciativas individuales dirigidas a proteger el bien común, 81 por ciento de los respondientes estuvieron de acuerdo en que los individuos deben responsabilizarse por sus propias acciones y "ser libres de tomar sus propias decisiones, aunque sufran como resultado".

Un experto enfatizó que se debe lograr un equilibrio entre mantener tanto la salud pública como las libertades individuales.

"En una sociedad interdependiente, debe haber protocolos que protejan a las personas de los demás y que también nos permitan protegernos a nosotros mismos", aseguró Philip Howard, presidente de Common Good, una organización sin fines de lucro que defiende la reforma legal.

Aunque la mayoría de regulaciones mencionadas en esa encuesta obtuvieron respaldo, Howard, que también es autor de The Death of Common Sense (La muerte del sentido común), dijo que "los estadounidenses se mostrarían de acuerdo en que hay un millón de regulaciones que resultan absurdas".

Estas pueden incluir que los maestros tengan que rellenar tantos formularios que no les quede tiempo para enseñar, o las políticas de reembolso extremadamente complejas para el seguro financiado por el gobierno.

"Hablar por teléfono y enviar mensajes mientras se conduce es activamente peligroso para otras personas", razonó. "Los niños sin vacunar aumentan dramáticamente el riesgo de que otras personas se enfermen".

Sin embargo, la regulación también puede ir demasiado lejos, anotó Howard. "En una sociedad hacinada, los protocolos y regulaciones que nos protegen los unos de los otros, y nos dan información, son deseables", aseguró. "Lo que no queremos es la microgestión".

Más información

Para más información sobre el peligro de distraerse mientras conduce, visite la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en las Autopistas de los EE.UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad