SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hormona del amor contrarresta embriaguez

Por -
Hormona del amor contrarresta embriaguez
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

La oxitocina, también llamada la hormona del amor, interviene en varios procesos fisiológicos, entre ellos algunos relacionados con el parto y la lactancia, la conducta sexual y el estado de ánimo, pero además tendría otro beneficio inesperado: bloquearía los efectos de la intoxicación alcohólica y los síntomas propios del estado de embriaguez, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Sidney, Australia.

La investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, refiere que al ser utilizada en ratas de laboratorio en estado de ebriedad, la oxitocina tenía una notable influencia en el efecto intoxicante del alcohol y los roedores actuaban como si estuvieran sobrios, es decir, no presentaron la falta de coordinación provocada por lo general por el alcohol.

"En el equivalente de una prueba de sobriedad, las ratas que recibieron el alcohol y la oxitocina pasaron con gran éxito, mientras que las que recibieron alcohol sin oxitocina se deterioraron seriamente," destacó Michael Bowen, autor principal del estudio.

"El alcohol afecta la coordinación mediante la inhibición de la actividad de las regiones cerebrales responsables del control motor. La oxitocina evita estos efectos al punto en que es imposible decir, si las ratas estaban borrachas. Es un efecto notable”, añadió.

El análisis del papel de la oxitocina mostró que la hormona impide que el alcohol llegue a zonas específicas del cerebro (receptores delta-subunidad GABA-A), sitios que son responsables de que el alcohol produzca los efectos que conducen a animarse a beberlo.

Su efecto aún debe ser estudiado en los seres humanos, pero podría abrir las puertas para futuros tratamientos contra el alcoholismo. "El primer paso será asegurarnos que tenemos un método de administración de la oxitocina en seres humanos que permita que cantidades suficientes de esta hormona lleguen al cerebro", señalo Bowen.

"Si lo logramos, pensamos que la oxitocina también podría permitir la neutralización de los efectos etílicos en la capacidad del habla y cognitiva", precisó el científico.

”Aquí hay un tratamiento que potencialmente puede hacer que uno consuma menos alcohol y si se ingiere quede menos intoxicado que antes y con menores probabilidades de quedar herido“ en un accidente vinculado al consumo de alcohol, resaltó Michael Bowen.

Los autores del trabajo advierten que la oxitocina no podrá evitar que la policía detenga a un individuo que tomó unos tragos de más, toda vez que, si bien reduciría los efectos del alcohol, no alterar la tasa de alcohol en la sangre ni hace que se elimine más rápido.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad