SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Tratamiento del cáncer: manejo del dolor

Por A.D.A.M. -

Descripción

En ocasiones, el cáncer puede provocar dolor. Este dolor puede venir del cáncer mismo o de los tratamientos para el cáncer.

Tratar su dolor debe ser parte de su tratamiento general para el cáncer. Usted tiene derecho de recibir tratamiento para el dolor provocado por el cáncer. Existen muchas medicinas y otros tratamientos que pueden ayudar. Si usted tiene dolor, asegúrese de hablar con su proveedor de atención médica sobre sus opciones.

Qué provoca dolor

El dolor del cáncer puede tener algunas causas distintas:

  • El cáncer. Cuando un tumor crece puede presionar nervios, huesos, órganos o la médula espinal, provocando dolor.
  • Pruebas médicas. Algunas pruebas médicas, como una biopsia o un examen de la médula ósea, pueden provocar dolor.
  • Tratamiento. Muchos tipos de tratamientos para el cáncer pueden causar dolor, por ejemplo, la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía.

El dolor de cada persona es distinto. Su dolor puede pasar de ligero a fuerte y puede durar poco o mucho tiempo.

Por qué tratar el dolor

Muchas personas que padecen cáncer no reciben suficiente tratamiento para su dolor. Esto puede deberse a que no desean tomar analgésicos, o a que no creen que funcionarán. Pero tratar su dolor es parte de tratar su cáncer. Usted debe recibir tratamiento para el dolor como lo recibiría para cualquier otro efecto secundario.

Manejar el dolor también puede ayudarle a sentirse mejor en general. El tratamiento le puede ayudar a:

  • Dormir mejor
  • Estar más activo
  • Desear comer
  • Sentir menos estrés y depresión
  • Mejorar su vida sexual

Inquietudes de adicción

Algunas personas tienen miedo de tomar analgésicos porque creen que se volverán adictos a estos. Con el tiempo, su cuerpo puede desarrollar una tolerancia a los analgésicos. Esto significa que puede necesitar una cantidad mayor para tratar su dolor. Esto es normal y puede suceder también con otros medicamentos. Eso no significa que usted sea adicto. Siempre y cuando esté tomando el medicamento como se lo recetó su médico, hay pocas probabilidades de desarrollar una adicción.

Cómo hablar sobre el dolor

Para garantizar que reciba el tratamiento correcto para su dolor, es importante ser tan honesto como sea posible con su proveedor de atención médica. Será necesario que le informe:

  • Cómo se siente su dolor (intenso, sordo, pulsátil, constante o agudo)
  • En dónde siente el dolor
  • La duración del dolor
  • La fuerza del dolor
  • Si hay un momento del día en el que se siente mejor o peor
  • Si hay cualquier otro factor que lo haga sentir mejor o peor
  • Si su dolor evita que haga alguna actividad

Su proveedor de atención puede pedirle que califique su dolor utilizando una escala o tabla. Puede ser útil llevar un diario del dolor para ayudar a llevar un registro de su dolor. También puede llevar registro de cuándo toma medicamentos para el dolor y qué tanto ayudan. Esto ayudará a su proveedor a saber qué tan bien está funcionando el medicamento.

Tipos de medicamentos para el dolor

Existen tres principales tipos de medicinas para el dolor del cáncer. Su proveedor trabajará con usted para encontrar el medicamento que le funcione mejor, con la menor cantidad de efectos secundarios. En general, comenzará con la menor cantidad de la medicina que provoque menos efectos secundarios y que alivie su dolor. Si un medicamento no funciona, su proveedor de atención médica puede sugerirle otro. Puede llevar un poco de tiempo encontrar el medicamento correcto en la dosis correcta para usted.

  • Analgésicos no opioides. Estos medicamentos incluyen el paracetamol (Tylenol) y los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin y otros) y el naproxeno (Aleve). Estos medicamentos son mejores para tratar el dolor leve a moderado. Es posible comprar la mayoría de estos medicamentos sin receta médica.
  • Opioides o narcóticos. Estos son medicamentos más potentes que se utilizan para tratar el dolor de moderado a intenso. Es necesaria una receta para poder tomarlos. Algunos opioides comunes incluyen codeína, fentanilo, morfina y oxicodona. Usted puede tomar estos medicamentos junto con otros analgésicos.
  • Otros tipos de medicinas. Su proveedor puede recetarle otros medicamentos para ayudar con su dolor. Estos puede incluir anticonvulsivos o antidepresivos para el dolor neural o esteroides para tratar el dolor de la hinchazón.

Cómo tomar los medicamentos para el dolor

Es importante tomar sus analgésicos exactamente como se lo indique su proveedor de atención. Estos son algunos consejos para aprovechar al máximo sus analgésicos:

  • Coméntele a su proveedor de atención sobre todos los medicamentos que esté tomando. Algunos analgésicos pueden interactuar con otros medicamentos.
  • NO omita dosis ni intente pasar más tiempo entre una dosis y otra. El dolor es más fácil de tratar cuando se trata temprano. NO espere hasta que el dolor sea intenso antes de tomar su medicamento. Esto puede hacer que su dolor sea más difícil de tratar y puede provocar que necesite dosis más grandes.
  • NO deje de tomar su medicina por decisión propia. Notifíquele a su proveedor de atención médica si tiene efectos secundarios u otros asuntos. Su proveedor puede ayudar a buscar formas de lidiar con los efectos secundarios y otros problemas. Si los efectos secundarios son muy graves, es posible que necesite probar otro medicamento.
  • Coméntele a su proveedor si el medicamento no está funcionando. Es posible que aumente su dosis, le pida que lo tome con mayor frecuencia o que intente con otro medicamento.

Otros tratamientos para el dolor del cáncer

En algunos casos, su proveedor puede sugerir otro tipo de tratamiento para su dolor de cáncer. Algunas opciones incluyen:

  • Neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés). La TENS es una ligera corriente eléctrica que puede ayudar a aliviar el dolor. Usted la coloca en la parte del cuerpo en la que siente dolor.
  • Bloqueo nervioso. Este es un tipo especial de medicamento que se inyecta en la cercanía o directamente en el nervio para aliviar el dolor.
  • Radioterapia. Este tratamiento puede encoger un tumor que está provocando dolor.
  • Quimioterapia. Estos medicamentos también pueden encoger un tumor para reducir el dolor.
  • Cirugía. Su proveedor de atención puede utilizar la cirugía para extirpar un tumor que está causando dolor. En algunos casos, un tipo de cirugía cerebral puede cortar los nervios que llevan los mensajes de dolor a su cerebro.
  • Tratamientos alternativos o complementarios. Usted también puede elegir probar tratamientos como la acupuntura, la meditación o la biorretroalimentación para ayudarle a tratar su dolor. En la mayoría de los casos, los pacientes utilizan estos métodos junto con los medicamentos u otros tipos de alivio del dolor.

Referencias

American Cancer Society. Pain Control: A Guide for Those With Cancer and Their Loved Ones. June 2014. Available at: www.cancer.org/acs/groups/cid/documents/webcontent/002906-pdf.pdf. Accessed June 17, 2014.

Auret K, Schug SA. Pain management for the cancer patient - current practice and future developments. Best Pract Res Clin Anaesthesiol. 2013 Dec;27(4):545-61.

National Cancer Institute. Pain. January 2014. Available at: www.cancer.gov/cancertopics/pdq/supportivecare/pain/HealthProfessional. Accessed June 17, 2014.

National Comprehensive Cancer Network Clinical Practice Guidelines in Oncology. Adult Cancer Pain, V.1.2014. Available at: www.nccn.org/professionals/physician_gl%20s/f_guidelines.asp. Accessed June 17, 2014.

Miaskowski C, Cleary J, Burney R, et al. Guideline for the management of cancer pain in adults and children. Glenview (IL): American Pain Society (APS). 2005; Clinical Practice Guideline: no. 3.

World Health Organization (WHO). WHO's pain relief ladder. World Health Organization: Programmes and projects: Cancer. 2010. Available at: www.who.int/cancer/palliative/painladder/en. Accessed on: 6/19/14.

 

Publicidad