SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar
Regístrate y pregúntale al experto
Explica en pocas palabras tu situación o duda y luego llena tus datos para poder ayudarte mejor.
* Campo requerido
* ¿Como te gustaría ser contactado? (Elige una opción)
Telefono
GRACIAS por registrarte y enviar tu pregunta
Un experto se pondrá en contacto contigo en los próximos días.
¿Prefieres hablar directamente con un experto de Salud Univision y HolaDoctor?
Llama al 1-844 SEGURO3. Es gratis y confidencial.
* Solo para uso en Estados Unidos

Neuropatía alcohólica

Por A.D.A.M. -

Definición

La neuropatía alcohólica es el daño a los nervios que resulta del consumo excesivo de alcohol.

Nombres alternativos

Polineuropatía alcohólica; Neuropatía de tipo alcohólica

Causas

La causa exacta de la neuropatía alcohólica se desconoce. Probablemente incluye tanto la intoxicación directa del nervio por alcohol como el efecto de una mala nutrición asociada con el alcoholismo. Hasta la mitad de todos los consumidores de alcohol empedernidos y que lo han hecho por mucho tiempo presentan esta afección.

En casos graves, los nervios que regulan las funciones corporales internas (nervios autónomos) pueden estar comprometidos.

Los riesgos de la neuropatía alcohólica incluyen:

  • Consumo excesivo y prolongado de alcohol.
  • Alcoholismo de 10 años o más.

Síntomas

Los síntomas de esta afección incluyen cualquiera de los siguientes:

  • Entumecimiento de brazos y piernas
  • Sensaciones anormales, "sensación de hormigueo"
  • Sensaciones dolorosas en brazos y piernas
  • Problemas musculares, incluso debilidad, calambres, dolores o espasmos
  • Intolerancia al calor, especialmente después de hacer ejercicio
  • Problemas de erección (impotencia)
  • Problemas para orinar, incontinencia (goteo de la orina), sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga, dificultad para empezar a orinar
  • Estreñimiento o diarrea
  • Náuseas, vómitos
  • Problemas para deglutir o hablar

Los cambios en la fuerza o la sensibilidad muscular generalmente ocurren en ambos lados del cuerpo y son más comunes en las piernas que en los brazos. Los síntomas por lo general se presentan en forma gradual y empeoran lentamente con el tiempo.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas. Un examen de los ojos puede mostrar problemas oculares.

El alcoholismo a menudo hace que el cuerpo sea incapaz de usar o almacenar ciertas vitaminas y minerales. Se harán exámenes de sangre para verificar una deficiencia (falta) de:

  • Tiamina (vitamina B1)
  • Piridoxina (vitamina B6)
  • Ácido pantoténico y biotina
  • Vitamina B12
  • Ácido fólico
  • Niacina (vitamina B3)
  • Vitamina A

Se pueden hacer otros exámenes para descartar otras posibles causas de neuropatía. Estos exámenes pueden incluir:

  • Niveles de electrólitos
  • Electromiografía (EMG)
  • Estudios de la actividad renal y hepática
  • Pruebas de la función tiroidea
  • Niveles de vitaminas y minerales en el cuerpo
  • Pruebas de conducción nerviosa
  • Biopsia del nervio
  • Tránsito esofagogastroduodenal
  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD)
  • Cistouretrograma miccional

Tratamiento

Una vez que se ha abordado el problema del alcohol, los objetivos del tratamiento incluyen:

  • Controlar los síntomas
  • Maximizar la capacidad para desempeñarse en forma independiente
  • Prevenir lesiones

Es importante suplementar la dieta con vitaminas, incluso tiamina y ácido fólico.

Puede ser necesario aplicar fisioterapia y usar elementos ortopédicos (tales como férulas) para mantener la actividad muscular y la posición de las extremidades.

Se pueden necesitar medicamentos para tratar el dolor o las sensaciones molestas. Las personas con neuropatía alcohólica tienen problemas con el consumo de alcohol. Se les recetará la menor dosis de medicamentos necesaria para reducir los síntomas, con el fin de ayudar a prevenir la dependencia de la droga y otros efectos secundarios del consumo crónico.

La posición o el uso de una estructura en la cama que impida el roce de las piernas con las frazadas puede ayudar a reducir el dolor.

Las personas que sufren de mareo o vértigo al ponerse de pie (hipotensión ortostática) puede requerir intentar varios tratamientos diferentes antes de que se encuentre uno que reduzca eficazmente los síntomas. Los tratamientos que pueden ayudar incluyen:

  • Usar medias de compresión
  • Aumentar el consumo de sal
  • Dormir con la cabeza elevada
  • Usar medicinas

Los problemas vesicales se pueden tratar con:

  • Expresión manual de la orina
  • Sondaje intermitente (hombre o mujer)
  • Medicamentos

La impotencia, la diarrea, el estreñimiento u otros síntomas se tratan cuando sea necesario. Estos síntomas a menudo no responden bien al tratamiento en personas con neuropatía alcohólica.

Es importante proteger las partes del cuerpo con reducción en la sensibilidad a causa de lesiones. Esto puede incluir:

  • Verificar la temperatura del agua del baño para evitar quemaduras
  • Cambiar de calzado
  • Revisar con frecuencia los pies y los zapatos para disminuir las heridas causadas por presión u objetos dentro de ellos
  • Cuidar las extremidades para prevenir lesiones por presión

Se debe suspender el consumo de alcohol para evitar que el daño empeore. El tratamiento del alcoholismo puede comprender asesoría, apoyo social como el de AA (Alcohólicos Anónimos) o medicamentos.

Expectativas (pronóstico)

El daño a los nervios por la neuropatía alcohólica por lo general es permanente. Es probable que empeore si la persona continúa consumiendo alcohol o si no se corrigen los problemas nutricionales. La neuropatía alcohólica por lo regular no es potencialmente mortal, pero puede afectar seriamente la calidad de vida.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita médica si presenta síntomas de neuropatía alcohólica.

Prevención

La única forma de prevenir la neuropatía alcohólica es no tomar alcohol en cantidades excesivas.

Referencias

Katri B, Koontz D. Disorders of the peripheral nerves. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 76.

Koppel BS. Nutritional and alcohol-related alcoholic disorders. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 416.

 

Publicidad