SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hipertensión maligna

Por A.D.A.M. -

Definición

Es la presión arterial muy alta que aparece de manera repentina y rápida.

Nombres alternativos

Hipertensión acelerada; Nefroesclerosis arteriolar; Nefroesclerosis de tipo arteriolar; Hipertensión arterial maligna; Tensión arterial alta y maligna

Causas

El trastorno afecta a una pequeña cantidad de personas hipertensas incluso a niños y adultos. Es más común en adultos jóvenes, especialmente en hombres de raza negra.

También puede ocurrir en personas con:

  • Trastornos vasculares del colágeno (como el lupus eritematoso sistémico, la esclerosis sistémica y la periarteritis nodosa)
  • Problemas renales
  • Hipertensión inducida por el embarazo (toxemia)

Usted está en alto riesgo de sufrir hipertensión maligna si ha padecido:

Síntomas

Los síntomas de la hipertensión maligna incluyen:

Pruebas y exámenes

La hipertensión maligna es una emergencia médica.

Un examen físico con frecuencia muestra:

  • Presión arterial extremadamente alta.
  • Hinchazón en la parte baja de las piernas y pies.
  • Ruidos cardíacos anormales y líquido en los pulmones.
  • Cambios en el estado mental, la sensibilidad y los reflejos.

Un examen de los ojos revelará cambios que indican la presencia de hipertensión arterial, incluso:

  • Sangrado de la retina (parte posterior del ojo)
  • Estrechamiento de los vasos sanguíneos en la zona ocular
  • Hinchazón del nervio óptico
  • Otros problemas con la retina

Se puede presentar insuficiencia renal, al igual que otras complicaciones.

Los exámenes para determinar el daño a los riñones pueden incluir:

Una radiografía de tórax puede mostrar congestión en los pulmones y agrandamiento del corazón.

Esta enfermedad también puede afectar los resultados estos exámenes:

Tratamiento

Será necesario que permanezca en el hospital hasta que su hipertensión grave esté bajo control. Usted recibirá medicinas por vía intravenosa (IV) para reducir la presión arterial.

Si hay líquido en los pulmones, le darán medicinas llamadas diuréticos que le ayudan al cuerpo a eliminar líquido. El médico puede darle medicinas para proteger el corazón si usted presenta signos de daño cardíaco.

Después de que su hipertensión arterial grave esté bajo control, las medicinas antihipertensivas orales podrán controlar la hipertensión. Algunas veces, podría ser necesario cambiar las medicinas. La hipertensión arterial puede ser difícil de controlar.

Expectativas (pronóstico)

Muchos sistemas corporales están en serio riesgo debido a la extrema elevación de la presión arterial. Órganos del cuerpo que incluyen el cerebro, los ojos, los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones pueden resultar dañados.

Los vasos sanguíneos de los riñones son muy propensos al daño causado por la presión arterial alta. Se puede desarrollar insuficiencia renal que puede ser permanente. Si esto sucede, usted puede requerir diálisis (una máquina que remueve los desechos de la sangre).

Si la hipertensión maligna se trata correctamente, a menudo se puede controlar sin causar problemas permanentes. Si no se trata correctamente, las complicaciones pueden ser graves y potencialmente mortales.

Posibles complicaciones

Se pueden presentar las siguientes complicaciones:

  • Daño cerebral (accidente cerebrovascular, convulsiones)
  • Daño cardíaco, lo que incluye ataque cardíaco, angina (dolor torácico debido al estrechamiento de los vasos sanguíneos o el debilitamiento del miocardio), perturbaciones del ritmo cardíaco
  • Insuficiencia renal
  • Ceguera permanente
  • Líquido en los pulmones

Cuándo contactar a un profesional médico

En caso de presentarse síntomas de hipertensión maligna, acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos). Esta es una situación de emergencia que puede ser mortal.

Llame a su proveedor de atención médica si sabe que presenta hipertensión arterial mal controlada.

Prevención

Si usted presenta hipertensión arterial, monitoree cuidadosamente su presión arterial y tome sus medicinas en forma apropiada para ayudar a reducir su riesgo. Consuma una dieta saludable que sea baja en sal y grasas.

Referencias

Badr KF, Brenner BM. Vascular injury to the kidney. In: Fauci A , Kasper D, Longo DL, et al, eds. Harrison's Principals of Internal Medicine. 17th ed. New York, NY: McGraw Hill; 2008:chap 280.

Linas SL. Hypertensive crisis: emergency and urgency. In: Vincent J-L, Abraham E, Moore FA, Kochanek PM, Fink MP, eds. Textbook of Critical Care. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 88.

Shayne P, Lynch CA. Hypertensive crisis. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine: Clinical Essentials. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 69.

Shayne P, Stettner E. Hypertension. In: Wolfson AB, Hendey GW, Ling LJ, et al, eds. Harwood-Nuss' Clinical Practice of Emergency Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 89.

 

Publicidad