SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Formación del rostro humano

Por A.D.A.M. -
VISTA RÁPIDA

Quizás no estén al tanto de esto, pero durante el inicio de su desarrollo, el feto se parece muchísimo a una criatura prehistórica.

Su rostro comienza como una serie de pares de montículos de tejido llamados arcos branquiales. Ahí vemos la cabeza de un feto humano durante el primer mes de gestación, cuando todavía era un embrión.

Veamos una imagen frontal. El rostro del embrión se forma a partir del primer arco branquial, junto con el área que está justo encima del arco.

La frente y la nariz se forman a partir de esa área. (Pausa) Estas aéreas formarán los pómulos, mientras que estas áreas inferiores formarán la mandíbula. Y esta área formará la boca.

A los 28 días de gestación, se puede ver la mandíbula, que se ha formado a partir de la unión de los arcos branquiales. Con el tiempo, los engrosamientos que se ven aquí formarán los orificios nasales.

Para el día 31, se puede ver que los orificios nasales han empezado a formarse. Y algo bastante sorprendente es que los ojos ahora han aparecido a cada lado de la cabeza.

Dos días más tarde, los orificios nasales se han desplazado hacia el centro del rostro. También se puede ver que, a medida que las orejas comienzan a formarse, están ubicadas en un lugar bastante extraño. Pero no se preocupen, ya se desplazarán.

A los 35 días, los orificios nasales ya están más juntos, y se pueden ver mejor los ojos.

A los 40 días, el bebé ha desarrollado párpados, y la nariz se ve mucho más desarrollada.

Aquí lo tenemos a los 48 días, y ya se lo ve bastante bien. Las prominencias nasales se han unido en el centro del rostro, y los ojos se han desplazado a la parte anterior de la cabeza.

Tres semanas más tarde, el feto parece más humano que nunca. Después de eso, el rostro continúa desarrollando proporciones más normales hasta el momento del nacimiento. Observemos el proceso completo una vez más...

Como pueden ver, el desarrollo del rostro es un proceso fascinante que incluye algunos cambios muy marcados que se producen en un período de tiempo relativamente corto.

 

Publicidad