SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar
Regístrate y pregúntale al experto
Explica en pocas palabras tu situación o duda y luego llena tus datos para poder ayudarte mejor.
* Campo requerido
* ¿Como te gustaría ser contactado? (Elige una opción)
Telefono
GRACIAS por registrarte y enviar tu pregunta
Un experto se pondrá en contacto contigo en los próximos días.
¿Prefieres hablar directamente con un experto de Salud Univision y HolaDoctor?
Llama al 1-844 SEGURO3. Es gratis y confidencial.
* Solo para uso en Estados Unidos

Estenosis raquídea

Por A.D.A.M. -

Definición

Es el estrechamiento de la columna vertebral que provoca presión sobre la médula espinal o estrechamiento de las aberturas (llamadas agujeros intervertebrales) por donde los nervios raquídeos salen de la columna vertebral.

Nombres alternativos

Seudoclaudicación; Estenosis raquídea central; Estenosis del agujero vertebral; Enfermedad degenerativa de la columna; Dolor de espalda - estenosis raquídea; Dolor de la espalda baja - estenosis; DEB - estenosis

Causas

La estenosis raquídea por lo general ocurre a medida que una persona envejece.

  • Los discos espinales se vuelven más resecos y empiezan a sobresalir.
  • Los huesos y los ligamentos de la columna vertebral se engruesan o crecen. Esto es causado por artritis o inflamación prolongada.

La estenosis raquídea también puede ser causada por:

  • Artritis de la columna, usualmente en personas de mediana edad o mayores
  • Enfermedades óseas, como la enfermedad de Paget
  • Defecto o crecimiento en la columna presente desde el nacimiento
  • Hernia discal, lo cual con frecuencia ocurrió en el pasado
  • Lesión que causa presión sobre las raíces de los nervios o la médula espinal
  • Tumores en la columna
  • Fractura o lesión de una vértebra

Síntomas

Con frecuencia, los síntomas empeoran lentamente con el tiempo. Muy a menudo, los síntomas estarán en un lado del cuerpo, pero pueden comprometer ambas piernas.

Los síntomas incluyen:

  • Entumecimiento, calambres o dolor en la espalda, los glúteos, los muslos o las pantorrillas, o en el cuello, los hombros o los brazos
  • Debilidad en parte de una pierna o brazo

Los síntomas tienen mayor probabilidad de estar presentes o empeorar al estar de pie o caminar. Con frecuencia, disminuirán o desaparecerán al sentarse o inclinarse hacia delante. La mayoría de las personas con estenosis raquídea no pueden caminar durante un período prolongado.

Los síntomas más serios incluyen:

  • Dificultad o poco equilibrio al caminar
  • Problemas con el control de esfínteres

Pruebas y exámenes

Durante el examen físico, el médico tratará de encontrar la localización del dolor y determinar cómo afecta su movimiento. A usted le solicitarán:

  • Sentarse, pararse y caminar. Mientras camina, el médico puede pedirle que trate de caminar sobre los dedos de los pies y luego con los talones.
  • Inclinarse hacia adelante, hacia atrás y hacia los lados. El dolor puede empeorar con estos movimientos.
  • Levantar las piernas estiradas mientras está acostado. Si el dolor empeora cuando usted hace esto, usted puede tener ciática, especialmente si también siente entumecimiento u hormigueo en una de las piernas.

El médico también le moverá las piernas en diferentes posiciones, incluso doblando y enderezando las rodillas. Esto se hace para evaluar la fuerza y capacidad para moverse.

Para evaluar la función nerviosa, el médico usará un martillo de caucho para verificar los reflejos. Para evaluar qué tan bien perciben los nervios las sensaciones, el médico le tocará las piernas en muchos lugares con un alfiler, un hisopo o una pluma.

Una evaluación (neurológica) del cerebro y del sistema nervioso ayuda a confirmar la debilidad de la pierna y la disminución de la sensibilidad en las piernas. Se pueden hacer los siguientes exámenes:

  • Electromiografía
  • Resonancia magnética de la columna vertebral o tomografía computarizada de la columna vertebral
  • Radiografías de la columna vertebral

Tratamiento

Su médico y otros profesionales de la salud lo ayudarán a manejar el dolor y a mantenerse tan activo como sea posible.

  • Su médico puede referirlo a fisioterapia. El fisioterapista le enseñará estiramientos y ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda.
  • Usted también puede acudir a un quiropráctico, a un masajista terapista y a alguien que realice acupuntura. Algunas veces, unas pocas visitas ayudarán a su dolor de cuello o espalda.
  • Las compresas frías y la terapia con calor pueden aliviar su dolor durante las reagudizaciones.

Los tratamientos para el dolor de espalda causado por estenosis raquídea incluyen:

  • Medicamentos que pueden ayudarlo con su dolor de espalda.
  • Un tipo de psicoterapia, llamada terapia conductual cognitiva para ayudarlo a entender mejor su dolor y enseñarle cómo manejar el dolor de espalda.
  • Una inyección epidural en la columna (IEC) que implica inyectar medicamento directamente dentro del espacio alrededor de los nervios raquídeos o la médula espinal.

Los síntomas de la estenosis raquídea con frecuencia empeoran con el tiempo, pero esto puede suceder muy lentamente. Si el dolor no responde a estos tratamientos o usted pierde movimiento o sensibilidad, puede necesitar cirugía.

  • La cirugía se hace para aliviar la presión sobre los nervios o la médula espinal.
  • Usted y su médico decidirán cuándo necesita hacerse la cirugía para estos síntomas.

La cirugía puede incluir extirpar un disco herniado, extirpar parte de una vértebra o ensanchar la abertura donde están localizados los nervios raquídeos.

Durante algunas cirugías de la columna, el cirujano extirpará algo de hueso para crear más espacio para los nervios raquídeos o la columna vertebral. El cirujano luego fusionará algunas de las vértebras para lograr mayor estabilidad de la columna vertebral. Pero esto hará que su espalda quede más rígida.

Expectativas (pronóstico)

Muchas personas con estenosis raquídea son capaces de mantenerse activas teniendo esta afección, aunque tal vez deban hacer algunos cambios en sus actividades o trabajo.

La cirugía de la columna vertebral con frecuencia aliviará los síntomas en los brazos o piernas de manera parcial o total. Es difícil predecir si usted mejorará y cuánto alivio le brindará la cirugía.

  • Las personas que tenían dolor de espalda crónico antes de la cirugía son propensas a presentar algo de dolor después de la cirugía.
  • Si usted necesitara más de un tipo de cirugía de la espalda, tiene mayor probabilidad de tener problemas futuros.
  • El área de la columna vertebral por encima y por debajo de la fusión vertebral es más propensa a tensionarse y tener problemas y artritis en el futuro. Esto puede llevar a cirugías adicionales posteriormente.

En raras ocasiones, las lesiones causadas por la compresión en los nervios son permanentes, incluso si la compresión se alivia.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor de atención médica si tiene síntomas de estenosis raquídea.

Los síntomas más serios que necesitan atención inmediata incluyen:

  • Dificultad o poco equilibrio al caminar
  • Debilidad y entumecimiento de la extremidad que empeoran
  • Problemas con el control de esfínteres
  • Problemas para orinar o defecar

Referencias

Chou R, Baisden J, Carragee EJ, Resnick DK, Shaffer WO, Loeser JD. Surgery for low back pain: a review of the evidence for an American Pain Society clinical practice guideline. Spine (Phila Pa 1976). 2009;34(10):1094-1109. PMID: 19363455 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19363455.

Försth P, Ólafsson G, Carlsson T, et al. A randomized, controlled trial of fusion surgery for lumbar spinal stenosis. N Engl J Med. 2016;374(15):1413-1423. PMID: 27074066 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27074066.

Ghogawala Z, Dziura J, Butler WE, et al. Laminectomy plus fusion versus laminectomy alone for lumbar spondylolisthesis. N Engl J Med. 2016;374(15):1424-1434. PMID: 27074067 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27074067.

Kreiner DS, Shaffer WO, Baisden JL, et al. An evidence-based clinical guideline for the diagnosis and treatment of degenerative lumbar spinal stenosis (update). Spine J. 2013;13(7):734-743. PMID: 23830297 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23830297.

Van Zundert J, Vanelderen P, Kessels AG. Re: Chou R, Atlas SJ, Stanos SP, et al. Nonsurgical interventional therapies for low back pain: a review of the evidence for an American Pain Society clinical practice guideline. Spine (Phila Pa 1976). 2009;34:1078-1093. Spine (Phila Pa 1976). 2010;35(7):841. PMID: 20357643 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20357643.

Zacharia I, Lopez E. Lumbar spinal stenosis. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 50.

 

Publicidad