SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El estrés y su corazón

Por A.D.A.M. -

Descripción

El estrés es la manera como su mente y su cuerpo reaccionan ante una amenaza o un desafío. Las situaciones simples, como un niño llorando, pueden causar estrés. Usted también siente estrés cuando está en peligro, como durante un accidente automovilístico o un robo. Incluso las experiencias positivas, como casarse, pueden ser estresantes.

El estrés es una realidad de la vida, pero cuando se va acumulando, puede afectar su salud física y mental. Demasiado estrés también puede ser malo para su corazón.

Nombres alternativos

Cardiopatía y estrés; Arteriopatía coronaria y estrés

Su cuerpo y el estrés

Su cuerpo responde al estrés en muchos niveles. En primer lugar, libera las hormonas del estrés que lo hacen respirar más rápido. Su presión arterial sube. Sus músculos se tensan y su mente corre a gran velocidad. Todo esto lo pone en acción para enfrentar una amenaza inmediata.

El problema es que su cuerpo reacciona de la misma manera a todos los tipos de estrés, incluso cuando usted no está en peligro. Con el tiempo, estas reacciones relacionadas con el estrés pueden causar problemas de salud.

Los síntomas comunes del estrés abarcan:

  • Malestar estomacal
  • Incapacidad para concentrarse
  • Problemas para dormir
  • Dolores de cabeza
  • Ansiedad
  • Cambios del estado anímico

El estrés y las enfermedades del corazón

Cuando usted está estresado, también es más propenso a hacer cosas que son malas para el corazón, tales como fumar, beber demasiado o comer alimentos ricos en grasa, azúcar y sal.

Incluso por sí solo, el estrés constante puede tensionar su corazón de varias maneras.

  • El estrés aumenta la presión arterial.
  • El estrés aumenta la inflamación en su cuerpo.
  • El estrés puede aumentar el colesterol y los triglicéridos en la sangre.
  • El estrés extremo puede hacer que su corazón palpite fuera de ritmo.

Tipos de estrés dañinos para su corazón

Algunas fuentes de estrés lo atacan rápido. Otras están con usted todos los días. Usted se puede proteger de cierto estrés, pero otros factores estresantes están más allá de su control. Todos estos factores tienen un impacto en la forma como se siente estresado y por cuánto tiempo.

Los siguientes tipos de estrés son los peores para su corazón.

  • El estrés crónico. El estrés diario de un mal jefe o las tristezas por una relación pueden ejercer presión constante sobre su corazón.
  • La impotencia. El estrés crónico es incluso más perjudicial cuando usted se siente incapaz de hacer algo al respecto.
  • La soledad. El estrés puede ser más perjudicial si usted no tiene un sistema de apoyo que le ayude a hacerle frente.
  • La ira. Las personas que estallan en cólera tienen un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.
  • El estrés agudo. En casos raros, las noticias muy malas pueden provocar síntomas de ataque al corazón. Esto se denomina síndrome del corazón roto. Esto no es lo mismo que un ataque al corazón y la mayoría de las personas se recuperan completamente.

Cuando tenga una cardiopatía

Una cardiopatía en sí puede ser estresante. Muchas personas se sienten ansiosas y deprimidas después de un ataque al corazón o una cirugía. Esto es natural, pero también puede obstaculizar la recuperación.

El estrés puede ser más perjudicial si usted tiene una cardiopatía. Usted podría sentir más dolor, tener más problemas para dormir y tener menos energía para la rehabilitación. La depresión también puede aumentar el riesgo de otro ataque al corazón y puede hacer que sea más difícil para usted creer que va a estar sano de nuevo.

Lo que puede hacer

Es importante aprender a manejar el estrés. Encontrar formas saludables de hacerle frente al estrés puede mejorar su estado de ánimo y ayudarle a evitar comportamientos malsanos, como comer en exceso o fumar. Pruebe diferentes maneras de relajarse y mire qué le funciona mejor, como por ejemplo:

  • Practicar yoga o meditación.
  • Pasar tiempo al aire libre en la naturaleza.
  • Hacer ejercicio regular.
  • Sentarse en silencio y concentrarse en su respiración durante 10 minutos cada día.
  • Pasar tiempo con amigos.
  • Escaparse con una película o un buen libro.
  • Sacar tiempo todos los días para las actividades que reducen el estrés.

Si está teniendo problemas para manejar el estrés por su cuenta, contemple la posibilidad de asistir a un curso para el manejo del estrés. Usted puede encontrar cursos en los hospitales locales, los centros comunitarios o los programas de educación para adultos.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si el estrés o la depresión le dificultan la realización de las actividades diarias. El médico puede recomendarle terapia que le ayude a mantener las situaciones o los sentimientos estresantes bajo control.

Referencias

Aboa-Éboulé C, Brisson C, Maunsell E, et al. Job Strain and Risk of Acute Recurrent Coronary Heart Disease Events. JAMA. 2007;298(14):1652-1660.

Crum-Cianflone NF, Bagnell ME, Schaller E, et al. Impact of Combat Deployment and Posttraumatic Stress Disorder on Newly Reported Coronary Heart Disease Among US Active Duty and Reserve Forces. Circulation. 2014;129(18):1813-1820.

Everson-Rose SA, Lewis TT. Psychosocial Factors and Cardiovascular Diseases. Annu Rev Public Health. 2005;26:469-500.

Kivimäki M, Nyberg ST, Batty GD, et al. Job strain as a risk factor for coronary heart disease: a collaborative meta-analysis of individual participant data. The Lancet. 2012;380(9852):1491-1497.

Strike PC, Steptoe A. Psychosocial Factors in the Development of Coronary Artery Disease. Progress in Cardiovascular Diseases. 2004;46(4):337-347.

Terrill AL, Garofalo JP, Soliday E, Craft R. Multiple Roles and Stress Burden in Women: A Conceptual Model of Heart Disease Risk. Journal of Applied Biobehavioral Research. 2012;17(1):4-22.

Wang H-X, Leineweber C, Kirkeeide R, et al. Psychosocial Stress and Atherosclerosis: Family and Work Stress Accelerate Progression of Coronary Disease in Women. The Stockholm Female Coronary Angiography Study. Journal of Internal Medicine. 2007;261(3):245-254.

 

Publicidad